24/5/2008

Atentado al patrimonio

por José Álvarez


Fotografías: Ars Operandi

La reforma de la Ronda del Marrubial en Córdoba es asunto que lleva ya años sin apenas avance alguno. En junio de 2007 La Junta de Andalucía informó en un comunicado de que el jurado designado a tal efecto había elegido la propuesta Haz y Envés, de los arquitectos sevillanos José Morales Sánchez y Sara de Giles, como primer premio del concurso de ideas para la reforma del entorno de la muralla. Del proyecto destaca el tratamiento del lienzo de la muralla en el colegio de los Trinitarios, proponiendo la liberación total del mismo, eliminando las construcciones adosadas y planteando nuevos equipamientos, algo muy necesario. Hasta el presente momento, no se ha acometido obra alguna.

La Muralla del Marrubial es edificación almorávide, erigida entre los siglos XI al XII. Al ser de tapial y no de sillares de piedra o mampostería, es decir, que es obra hecha con tierra amasada, su conservación ofrece unas características propias, siempre que se lleve a cabo. Para conservar este tipo de construcciones es preciso revestirlas periódicamente. Para ello, en la antigüedad se recubrían las paredes exteriores con una manta de barro mezclado con paja, en una operación denominada embarrar o enlodar, y esta operación debía ser repetida anualmente. Otro revestimiento muy frecuente en las construcciones populares de tapial era el encalado, generalmente sobre los enlodados anteriores o sobre morteros de cal de muy baja dosificación. En las edificaciones de tapial de carácter histórico, el revestimiento más empleado es el denominado calicastro, que consiste en extender a lo largo de los tableros del encofrado un mortero de cal y arena gruesa de 3 o 4 centímetros de espesor que se ejecuta simultáneamente al apisonado del tapial. De no llevarse a cabo ningún tipo de conservación, existe peligro de derrumbe, como ya ocurrió hace unos años en la zona norte del lienzo. Hasta principios de la década de los ochenta, la muralla estaba cubierta en su totalidad de hiedra. Con muy buen criterio, estas excrecencias se eliminaron y se dejó una zona de césped que separaba la muralla de la acera. En los noventa, el césped se perdió, quedando en su lugar una amplia franja de terrizo. En la actualidad, la zona sur está destinada a basurero, mientras que el resto del terreno se ocupa como aparcamiento ilegal.


Como parte de las murallas que cercaban la antigua ciudad de Qurtuba, está tipificada en el Registro de Patrimonio Histórico Andaluz en Córdoba como monumento, siendo su Régimen de Protección el de Bien de Interés Cultural (BIC). La Ley 14/2007, de 26 de noviembre, de Patrimonio Histórico de Andalucía (BOJA número 248, de 19/12/2007), en su Título I. Protección del Patrimonio Histórico, Capítulo III, Artículo 14. 1, dice: "Las personas propietarias, titulares de derechos o simples poseedores de bienes integrantes del Patrimonio Histórico Andaluz, se hallen o no catalogados, tienen el deber de conservarlos, mantenerlos y custodiarlos de manera que se garantice la salvaguarda de sus valores". Item más: Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía. Título XIII. Régimen sancionador. Capítulo I. Infracciones. Art. 106.1 "Salvo que sean constitutivas de delito, constituyen infracciones administrativas en materia de protección del Patrimonio Histórico Andaluz las acciones u omisiones que supongan incumplimiento de las obligaciones establecidas en esta Ley y las que lleven aparejado daño en los bienes del Patrimonio Histórico".



Si la administración no cumple y el ciudadano no valora su patrimonio, mal camino llevamos, y no sólo para metas relativamentes cercanas, como el 2016, sino que deberemos rendir cuentas a las generaciones posteriores de nuestros actos en defensa del legado histórico. Sirva como colofón a esta denuncia el texto de Luis María de las Casas Deza que en su Indicador Cordobés (1837) dedica a la pérdida del patrimonio, adaptado ligeramente para este caso:

"Mengua y baldón es de la época presente que reconociendo todos cuán recomendable era esta antigua y célebre muralla por todas sus circunstancias, haya visto esta ciudad la consumación de su ruina con la más completa indiferencia, sin que se moviesen ni hiciesen un esfuerzo para evitarla los que cuentan con poder y medios para ello".