.

.
.

12 jul. 2008

Dalí y el cine en el MoMA

desde Nueva York: Fanelo Aguayo

.Fotografías de Fanelo Aguayo

Desde el 29 de junio se encuentra abierta en el Museo de Arte Moderno de Nueva York la exposición Dalí: Painting and Film, una vasta muestra diseñada para explorar el papel que el cine jugó en la obra del polémico artista catalán. Reune más de 130 pinturas, dibujos, guiones, cartas, escenarios, story boards y películas hechas por Salvador Dalí que muestran cómo el cine era su pasión y cómo la visión cinematográfica se convirtió en un modelo para su propio trabajo. La importancia de Dalí en el historia del celuloide ya fue asegurada tras colaborar con Luis Buñuel en la producción de Un Chien Andalou (1928) y L’Age D’Or (1930). En la exposición se pueden ver ambas películas, así como dibujos preliminares e incluso una carta escrita por Buñuel desde París insistiéndole a Dalí en que no olvide traerse de Cadaqués las hormigas que iban a utilizar para la escena de la mano.

.
Íntimo amigo de Jack Warner, presidente de la Warner Brothers, -a quien hizo un retrato expuesto en la muestra-, Dalí no fue un extraño en Hollywood. En 1941, durante una de sus visitas, Dalí organizó una fiesta de disfraces en Pebble Beach bajo el lema Noche de Surrealismo en un Bosque Encantado. Se trataba de una fiesta en beneficio de los artistas europeos refugiados y atrajo a estrellas como Bob Hope y Ginger Rogers. En esa fiesta el mismísimo Frizt Lang le ofreció hacer una secuencia/pesadilla de tres minutos para una película titulada Moontide. Lamentablemente, el ataque a Pearl Harbour mandaría el proyecto al garete. Sin embargo, años más tarde, Afred Hitchcock le encargaría un trabajo similar que ya es historia cinematográfica con letras mayúsculas: cinco escenas oníricas para su la película Spellbound (1945). Por esa colaboración Dalí recibiría la hoy ridícula cifra de 5.000 dólares y, de las cinco, sólo tres escenas acabarían en la cinta. A este trabajo se le ha dedicado una sala de la exposición en exclusiva, donde se proyectan las escenas en cuestión, así como pinturas preliminares y hasta el gigantesco fondo de uno de los decorados. No tan conocida, quizás, sea su colaboración con los Hermanos Marx en la película Giraffes on Horseback Salad and The Surrealist Woman. Dalí también escribió un guión para un film titulado Babaouo, originalmente pensado para ser protagonizado por Harpo a sólas, de quien era íntimo amigo. Aunque ninguna de esta dos obras llegaría a la fase de producción, la muestra exhibe buena parte del fascinante trabajo de preparación. Similar curiosidad inspira en el visitante la obra Destino, una cinta de animacion encargada por Walt Disney en la que el catalán trabajó durante 8 meses y de la que sólamente completaría quince segundos. El film fue finalmente distribuido en 2003, tras integrar en él las nuevas técnicas de animación por ordenador (CGI, Computer Generated Images). Otros trabajos expuestos son su video - experimento Chaos and Creation -realizado para ser proyectado en la Convención de Video Comunicaciones de Nueva York en 1946-, el documental Impressions From Upper Mongolia (1977) -en el que utiliza técnicas fotorrealistas para examinar la realidad microscópica-, y hasta un screen test hecho para Andy Warhol.


La exposición ha sido organizada por la Tate Modern en colaboración con La Fundación Gala - Salvador Dalí, y permanecerá abierta hasta el 15 de septiembre en la sexta planta del MoMa. Para aquellos de vosotros que visitéis Nueva York con un presupuesto ajustado, los viernes, de 4 a 8, la entrada es gratis.

Fotografías de Fanelo Aguayo

No hay comentarios: