.

.

1 de jul. de 2008

Divisionismo italiano en la National Gallery


Desde Londres: Magdalena Madueño
Imágenes: National Gallery

Hacia el final del siglo XIX, el recientemente creado Estado italiano tuvo que hacer frente a la crisis económica, la incertidumbre política y el profundo malestar social. La unificació
n de Italia, conseguida en 1871, proporcionó a los italianos una visión idealizada de la democracia y del progreso nacional. La realidad dio paso a una insatisfacción por el rumbo que tomaba la civilización moderna. Además, los artistas temieron que la pintura italiana contemporánea se quedara atrás con respecto al resto de las naciones europeas. Fue entonces cuando la historia y el arte llegaron a un momento decisivo.
Milán se convirtió en la sede de un pequeño grupo de artistas de la vanguardia, que deseaban ser conocidos como los Divisionistas. Deseaban representar una conciencia política que hiciera del arte un instrumento que permitiera el cambio social y artístico de las décadas finales del Novecento.
Dicho contexto sociocultural es el que podemos observar en Radical Light. Italy’s Divisionist painters, 1891-1901 (Luz Radical. Pintores Divisionistas italianos, 1891-1901) la mayor exposición sobre este movimiento artístico realizada fuera de Italia. Comprendiendo alrededor de sesenta obras de los pintores Divisionistas más influyentes y algunos Futuristas, la muestra – organizada por la National Gallery de Londres - incluye préstamos poco frecuentes de colecciones privadas (Talleres en Porta Romana, 1908; de Umberto Boccioni) y públicas de Europa y Norteamérica.
El objetivo del Divisionismo se centra en la “investigación del color en la luz” (Giovanni Segantini), gracias a la cual los artistas buscaban desafiar las paradojas del mundo moderno. Influenciados por el estudio de la ciencia óptica y el Puntillismo, creían que el espectador podía fusionar los colores a cierta distancia y así dar la máxima luminosidad y brillo a sus pinturas.
Muchos de los principales Divisionistas también fueron grandes activistas políticos. Desde 1890, Giovanni Segantini, Angelo Morbelli y Emilio Longoni, entre otros, adoptaron ideas socialistas y lucharon por “un arte que buscara el bien de la humanidad, no el de sí mismo”, como dijo Giuseppe Pellizza. Desde El orante de la huelga (1890­ - 1891) de Longoni hasta la hipnótica obra maestra de Boccioni, La ciudad se levanta (1910 - ­1911), la exposición explora la evolución del Divisionismo desde sus inicios hasta la formación del Futurismo italiano, el cual emergió orgánicamente del primero.
Mientras cientos de trabajadores se encontraban en pleno éxodo rural, muchos Divisionistas abandonaron la deprimente modernidad de Milán y Turín por el campo. Segantini escapó a los Alpes suizos donde la soledad de las montañas inspiró algunas de sus mejores obras, incluyendo la exultante Primavera en los Alpes (1897) y El castigo de la Lujuria (1896-1897).
Giuseppe Pellizza volvió a su pueblo natal, Volpedo, donde comenzó su andadura como defensor del movimiento obrero. En El cuarto Estado (1895-1896), el artista pinta el imparable progreso del proletariado – usando trabajadores reales como modelos - hacia la luz de la justicia social. Por su parte, Angelo Morbelli retornó al Piamonte para luchar a favor de los derechos de las oprimidas mujeres que trabajaban en los arrozales de la zona (¡Por ochenta céntimos!, 1893-1895).
Más al norte, en el Lago Maggiore, el marchante de arte, pintor y crítico, Vittore Grubicy, creó una serie de paisajes bucólicos de una calidad magistral, incluyendo los ocho lienzos que forman el políptico Invierno en las montañas (1894-1911), considerado por muchos como el manifiesto del Divisionismo. Se piensa que Grubicy fue el primer apóstol y el mayor propagador del movimiento. Tras descubrir a Segantini a principios de 1880, actuó como mentor y patrón de varios Divisionistas como Longoni, Morbelli y Previati.
A pesar de tan vasto intercambio artístico, los Divisionistas no supieron tener la cohesión necesaria para hacerse un hueco en la conciencia internacional. No obstante, la pluralidad de su visión ha hecho que el Divisionismo sea considerado por su distinción y dinamismo. Radical Light es una oportunidad única para explorar un desconocido y, sin duda, importante movimiento de la Historia del Arte Universal.
Lugar: National Gallery, Londres. Sainsbury Wing.
Fecha: 18 de junio – 7 de septiembre de 2008
Horario: J – M, 10:00 – 18:00 h. X, 10:00 – 21:00 h.