.

.

26 jul. 2008

IV Centenario de Pablo de Céspedes

TRIBUNA ABIERTA
por Manuel Pérez Lozano
Universidad de Córdoba

 

Francisco Pacheco, Pablo de Céspedes, Libro de Descripcion de Verdaderos Retratos de Ilustres y Memorables Varones

Han pasado 400 años sin eco alguno. El día 26 de julio de 1608, fallecía en Córdoba uno de sus más ilustres hijos, Pablo de Céspedes. Se había educado en Alcalá de Henares, bajo la tutela de Ambrosio de Morales, y puede considerársele uno de los principales humanistas españoles, buen conocedor de los autores griegos y latinos. También se formó allí como pintor, perfeccionándose luego en Roma, donde vivió bajo la protección del cordobés don Diego de Simancas. Allí destacó por las obras realizadas en la iglesia de la Trinitá dei Monti y fue bien reconocido por la crítica artística italiana.

De regreso a su patria fue uno de los introductores del Pleno Renacimiento en la poesía y las artes figurativas. Amigo de Fernando de Herrera y de Luis de Góngora, y maestro de algunos pintores cordobeses y sevillanos. A su mano e influencia se debe gran parte de la decoración renacentista de nuestra Catedral, incluida la obra de Cesare Arbasia en el Sagrario. Obras suyas pueden verse en el Museo de Bellas Artes, en la Iglesia de la Compañía, y los recientemente descubiertos cuatro delicados cuadritos del banco del retablo del Convento de Santa Marta. También pintó varios retablos para la Catedral cordobesa, de la que fue racionero. La Catedral y la Universidad hispalenses, el Monasterio de Guadalupe, o la Real Academia de San Fernando en Madrid, son otros lugares para admirar sus obras. Influyó mucho en la concepción de la pintura de Francisco Pacheco, el suegro de Velázquez, quien lo cita frecuentemente en su tratado Arte de la pintura, considerándolo una referencia asimilable a los grandes pintores del Renacimiento italiano.


Pablo de Céspedes, La Última Cena (circa 1595) Catedral de Córdoba

En 1908 su muerte se conmemoró con diversos actos culturales y una placa recuerda la casa donde murió. Hoy, como estamos tan empeñados en ser la Capital Cultural Europea, nos hemos olvidado absolutamente de él. Personalmente intenté, sin éxito obviamente, que las instituciones de más peso cultural de la ciudad se hicieran eco de esta efeméride; ni siquiera he logrado que apareciera un breve texto recordatorio en la prensa local. Al menos, sirva esta pequeña nota como homenaje a Céspedes en el Cuarto Centenario de su muerte y para reflexionar todos, políticos incluidos -aunque no creo que lleguen a leer estas cosas-, en qué dirección queremos que Córdoba sea reconocida: como "capital cultural" que potencia sus valores históricos, o como "pueblo cateto" que ignora su pasado a riesgo de borrarlo. ¿Qué es lo que podremos mostrar en 2016?


Imágenes: Web resources


Manuel Pérez Lozano (1955) es profesor de Historia del Arte en el Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Córdoba. Licenciado en Historia por di­cha Universidad, presentó su Memoria de Licenciatura con un estudio sobre los símbolos en el libro Empresas espiri­tuales y morales de Juan Francisco de Villava (Baeza 1613). Se doctoró en 1993 con la Tesis titulada El conceptis­mo en la pintura andaluza del Siglo de Oro, dirigida por el doctor Alberto Villar Movellán, catedrático de Historia del Arte en la Universidad de Córdoba. Miembro del Grupo de Investigación INTERBIC, ha dirigido sus trabajos princi­palmente al campo de la pintura del Si­glo de Oro y a su interpretación contextual.
(N. del E.)



7 comentarios:

Juan Ortega Anguita dijo...

Muy bien Manolo. En esta línea estoy contigo. Estos políticos actuales solo se andan por las ramas en vez de ahondar para encontrar la raíz. Una ciudad como Córdoba, que se debería de jactar por su pasado, de saber ordenar su presente y de aspirar a un mejor futuro para el 2016, no puede olvidar efemérides o hechos tan importantes de sus grandes personajes . Aunque sabéis que soy jiennense, me siento cordobés de adopción por muchas razones y si sirve de consuelo (mal de muchos: la peste, como decía un insigne profesor de Jaén) por estas tierras suele pasar lo mismo. Sirva como ejemplo que hasta hace dos años (V Centenario de su nacimiento) no se le levantó una estatua a quien tanto aportara en la provincia de Jaén en arquitectura: Andrés de Vandelvira. O como casi nadie sabe que el fundador de la dinastía Nasrí, época esplendorosa del Reino de Granada, fue Muhammed I ibn Nasr (conocido como Al-Hamar el Rojo) originario de Arjona. Por eso, y para que no se nos olvide, os invito a que ojeéis la Historia de Andalucía de la editorial Planeta, donde otro gran maestro andaluz, en este caso de la Historia: Antonio Domínguez Ortiz nos dice lo siguiente: "La historia surge cuando un pueblo toma conciencia de su identidad, quiere conocer sus orígenes y desea mantenerla. No podemos entender lo que somos sin saber lo que fuimos. Hemos de saber de dónde venimos para poder adivinar a dónde vamos", que yo me atrevo a "traducir" en: la historia del pasado sirve para entender mejor la del presente y prever la del futuro. Pero se ve, que con la gran mayoría de estos políticos que nos rigen estas aportaciones no van. Enhorabuena Manolo por esa reivindicación.

patricia dijo...

Felicidades, Manolo, por un artículo tan reivindicativo como este.
Son tantos los nombres olvidados de ilustres cordobeses...
Que Córdoba opte a la Capitalidad Cultural debería darnos la oportunidad de encumbrar a nuestros genios, hacer de nuestra cultura cordobesa un saber universal..
Sin duda creo que eso seguirá siendo una utopía.
Gracias a muestras como éstas, al menos, podemos decir que aún seguimos vivos.

José Álvarez dijo...

Una excelente ocasión para que la Universidad de Córdoba hubiese programado unas jornadas conmemorativas en Corduba 2008. Lo malo es que se habrían tenido que suspender por la falta de alumnos,una ausencia que este año ha supuesto la suspensión de una decena de cursos y un enorme descenso en la cifra de matriculados, que pasan de 2100 a 1100. ¡Más del 50 %!

José María Palencia dijo...

Bueno, amigos, no quiero incidir más en los argumentos que aportáis, con los que estoy totalmente de acuerdo.
así no seremos nunca nada, ni en España, ni por supuesto en Europa. Llegará 2016 y tampoco haremos nada con antonio del Castillo, que es centenario de su nacimiento. Pero aquí siguen discutiendo sobre quién será el magnífico comisario - de fuera, claro- que dirigirá una ciudad en la que ninguan de sus instituciones pone un duro na mas que pa folkloreo.
Bueno, todavía queda algo de año y Céspedes se merece que al menos alguno de sus "templos del saber" haga algo en tan signifcativa fecha.
Quedo a vuestra disposición para colaborar en lo que sea.

Manuel P dijo...

Gracias por los comentarios recibidos. Y gracias a Jose Álvarez por este huequecito de desahogo. Como parece que quedan algunas personas conscientes, creo que podríamos plantearnos en septiembre la creación de alguna asociación que podría llamarse: "Córdoba Pueblo Cateto 2016". Se podría dedicar a mostrar las tremendas deficiencias culturales de nuestra ciudad y sus instituciones, y promover actos, quizá no muy grandilocuentes, pero testimoniales que recuerden lo que fuimos. No harían falta comisarios ni sedes. El caso de Céspedes es paradigmático, y como dice J. M. Palencia, estoy seguro que en 2016, si algún capitoste se acuerda de Antonio del Castillo es para traernos de fuera a alguien que nos enseñe lo que de sobra sabemos, como han hecho con Romero de Torres, o Mateo Inurria. La investigación que se hace aquí tiene muy poco eco.
También se me ocurre que el 26 de septiembre podríamos hacer un pequeño homenaje a Céspedes, realizando un acto sencillo en la Catedral, junto a su tumba, para desagraviarlo por este imperdonable olvido. Si alguien se apunta... Y para no caer en el desánimo, una cita de Petrarca en su poema "África" en la que vaticina el renacimiento:
"Si como espera y desea mi corazón, me sobrevives, te esperan quizá tiempos mejores. Este sopor de olvido no ha de durar eternamente. Una vez disipadas las tinieblas, nuestros nietos retornarán al esplendor radiante del pasado".

Magdalena MM dijo...

Enhorabuena Manuel por el artículo. Estoy completamente de acuerdo con los comentarios anteriores. Continuamos con nuestra línea de ser la Capital Cultural más inculta de Europa. ¡Ánimo, ya nos queda menos!.

josé maría palencia dijo...

Perfecto. Ya que en principio parece que no podríamos hacer otra cosa, me parece magnífica la idea de Manolo de hacer un sencillo acto en la tumba. Contad conmigo. Propongo que Manolo Pérez diga unas palabras y que desde Ars Operandi se mande alguna nota de prensa.

Confirmad si el acto se celebrará - habría que pedir permiso o comunicárselo al Cabildo ?, si interferimos en horario de culto, etc.- para ir dandole publicidad boca a boca y convocar a otros compañeros.
Hay que preparar una buena estrategida de difusión con los medios de comunicación cuando comience septiembre.

Y ya que estamos en periodo olímpico, qué mejor que gritar con todas nuestras fuerzas ¡¡ A POR ELLOS...¡¡
Un saludo