.

.

10 jul. 2008

Una obra de net-art de Tete Álvarez premiada por el Ministerio de Cultura

Tete Álvarez, El cambista o la nueva economía, 2002

Redacción / Ars Operandi
 
2008 Culturas es un proyecto del Ministerio de Cultura con el objetivo de generar una plataforma que permita y facilite la comunicación, el intercambio de experiencias y el diálogo entre las distintas culturas.  El proyecto, promovido por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC), incentiva el respeto por la diversidad cultural y pone en común el patrimonio cultural  en un marco en el que los ciudadanos sean los verdaderos los protagonistas.

En la web 2008Culturas.com es posible contemplar los trabajos presentados a concurso así como una exposición de 40 piezas que fueron seleccionadas por cuatro comisarios – Eugenio Ampudia, Bruno Galindo, María Rubín y Elena Vozmediano – para los cinco temas en los que se divide: Coordenadas, Lenguajes, Fronteras, Desplazamientos y Marcados. Además, incluye también obras de artistas como Joanna Quinn, Jonathan Browning, Arnaldo Antunes, Santiago Sierra, Joan Fontcuberta, Antoni Abad o Mateo Maté entre otros.

El jurado, compuesto por Carlota Álvarez Basso, Horacio Fernández, Mercedes Ortiz de Solórzano, Eugenio Ampudia, Bruno Galindo, María Rubín y Elena Vozmediano, otorgó premios por valor de 60.000 euros entre las más de 2.000 piezas de fotografías, música, videoarte, net.art y cortometraje presentadas  por artistas procedentes de trece países. 

La obra premiada de Tete Alvarez es una pieza de net-art titulada El Cambista o la nueva economía. La pieza ha formado parte de exposiciones como "Cyberia 02. Arte, interactividad y máquinas" que reun en la Fundación Marcelino Botín de Santander a los creadores de arte tecnológico más destacados del panorama nacional y con la que se se pretendía desencadenar un proceso de reflexión sobre cómo afecta la participación de la tecnología en la obra de arte. http://www.fundacionmbotin.org/cyberia02/index.html. Asímismo, El Cambista forma parte de The Rhizome Art Base, la organización más activa del llamado new media art y que contiene una base de datos de obras de net-art que son documentadas para su futura preservación. http://www.rhizome.org/object.php?o=4418&m=1007859

El Cambista o la nueva economía utiliza la obra de Marinus Van Reymerswaele convertida en mapa de bits y animada en flash para indagar acerca de los condicionantes económicos- mercantilistas que dominan las estructuras de poder creadas en torno a la sociedad del conocimiento y la información. En palabras de José Luis Brea, el trabajoen la red de Tete Álvarez "acepta otro orden de compromiso, se plantea en ese régimen de envolvimiento recíproco en que trabajo real y producción de imaginario se reconocen como momentos tensionales de un proceso continuo, sin rupturas. La recurrencia al estatuto escindido del arte se deja atrás, como rémora de una época en que la alianza de producción simbólica y poder permitía esa consagración de espacios separados, ajenos al orden de la normalidad de vida (y, debemos añadir, previos a la conquista de lo real por parte de la masa, del hombre ordinario y carente de poder específico, y por tanto de identidad preconstituida). Hoy, la colisión de los procesos de producción simbólica y producción tout court, de economía y cultura, conjura decisivamente esa transición del arte a su estatus difuso, inseparado, confundido y diseminado en una constelación de prácticas generadoras de, en el mismo golpe de dados, riqueza e intensidad, trabajo y vida psíquica, valor económico y formación de la identidad. El cambista o la nueva economía es, por ejemplo, una obra que refleja el interés del artista por indagar los misterios de ese nuevo modo de la transustanciación que es la intercambiabilidad ilimitada de valor simbólico y económico. El escenario de ese nuevo ritual secularizado es bien puesto en evidencia: el del flujo de la información, el de la convertibilidad instrumental de toda producción en la sociedad del conocimiento –al cero y uno que signa su estatus material último en la era de la telemática”.


El arte, que de la mano de los publicitarios, se convierte para Ivan de la Torre Amerighi en herramienta de mercado, "sirve -ahora en manos de los artistas- también para denunciar los vicios y aberraciones ocultos tras la fachada amena de estas estructuras mercantiles. En El cambista o la nueva economía (2002), e-work de Tete Alvarez (Cádiz, 1964) escenifica una crítica tanto a la sociedad post-capitalista, cuanto a las prácticas artísticas que inciden en la fetichización del objeto-mercancía. Y para ello, no duda en utilizar la imagen de una obra anterior, El cambista y su mujer (1539), de Marinus Claeszon Van Reymerswaele". Para Oscar Fernández los e-works de Tete Álvarez trabajan -como sus piezas de video de los años noventa- "sobre este propósito de subvertir la objetualidad fetichizada de lo artístico, inclinándose hacia la estética de la desaparición de Paul Virilio como impulso transcendental para una reconsideración cronopolítica de la sociedad post-capitalista. Esta desintegración de la obra se revela como un proceso de desmontaje tanto de sus anclajes geográficos, su naturaleza cosificada; como de su territorialización temporal. Desde este momento la experiencia del arte acontece en tiempo real, su entidad ya no es representacional, testimonial ni simulativa".



3 comentarios:

Jacinto Lara dijo...

Enhorabuena... va siendo hora.
Besos.

fanelo dijo...

Felicidades Tete! Tu dilatada labor artística y tu talento indomable se lo merecen. Eso y mucho más que está por vernir!

Rafael Montilla dijo...

Tete Alvarez es un artista comprometido con la sociedad que le ha tocado vivir. En su obra consigue plasmar,magnificamente, la simbiosis entre arte y compromiso. Felicidades Tete.