.

.
.

17 ago. 2008

Berlusconi, Tiépolo y las Mamachicho

por José Álvarez

El equipo de asesores del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha decidido cubrir el pecho desnudo de una alegoría de la Verdad expuesta en la sala de prensa de la Sede del Gobierno. La obra, una copia de La Verdad desvelada por el Tiempo, de Giambattista Tiépolo (1696 - 1770), muestra a un anciano, alegoría de el Tiempo, que sostiene a una joven, la Verdad, quien porta un espejo y un disco solar, alegorías de la verdad que alumbra al mundo y que se contempla a sí misma. Como es convención en la iconografía, la Verdad ha de presentarse desnuda, como además señala el título de la obra: desvelada por el Tiempo.


Pues bien, los edecanes del magnate metido a político han decidido que una figura que forma parte del imaginario colectivo occidental puede herir la sensibilidad de algunos espectadores, ya que la figura aparece siempre tras los políticos que realizan una rueda de prensa, una escenografía que -lógicamente- un antecesor de Berlusconi consideró muy apropiada por su simbología: el político rindiendo cuentas ante la Verdad y el Tiempo, y han decidido tapar el pecho con un velo.



.
Sorprende que un individuo cuya gran parte de su fortuna esté basada en el modelo de televisión mamachicho, esto es, en el que la mujer se muestra como un simple objeto sexual, apareciendo de adorno en los platós, y semivestida, cuando no desnuda, se muestre ahora tan celoso de la sensibilidad de los espectadores. La acción es metafóricamente clara: tapar la Verdad.


Se me ocurre que Berlusconi y su gobierno podrían también actuar de forma tan celosa con esta otra imagen, la de una prostituta arrojada al suelo de una comisaría en Parma tras su detención el pasado 9 de agosto.


Imágenes: Web resources

.
Pero, evidentemente, para ellos, la imagen de una mujer, puta, negra y sin papeles, maltratada hasta el extremo que la fotografía evidencia, no daña la sensibilidad del espectador. Pues una cosa decimos desde aquí: esta imagen daña nuestra sensibilidad, y no la estupidez del cuadro.


.

1 comentario:

RAFAEL FERMIN dijo...

De un personaje como Silvio Berlusconi, cuya propia apariencia evidencia una mal disimulada-maquillada-intervenida decadencia, no se puede esperar no más que una aberración de esta índole. Las mamachicho, creadoras de toda una cultura del mal gusto en la España televisiva de principio de los 90, afortunadamente están enterradas en el olvido.
Insisto, no debe sorprendernos la doble moral de este sujeto. Y que todo lo malo (que bastante mal gusto demuestra con tal acción) sea ésto....