.

.

13 oct. 2008

Sobre las vigas. Consideraciones legales y algunas preguntas

TRIBUNA ABIERTA

por Juan Ortega Anguita
Profesor Asociado
Departamento de Historia del Arte, Arqueología y Música de la Universidad de Córdoba
Una vez seguida en estos días tanto la información de los diferentes medios como el interesante artículo a pie de calle de El Semanario La Calle de Córdoba sobre el asunto de la subasta de un lote de vigas de la Mezquita de Córdoba, me sorprende la normalidad con que estas grandes multinacionales del arte que son las galerías subastan obras o bienes patrimoniales incluso a sabiendas de la dudosa procedencia de los mismos. Estos hechos me hacen pensar que en la mente de todos hay una serie de preguntas: ¿Cómo han llegado allí las vigas? ¿Cómo se pueden esconder más de cinco metros de longitud sin que nadie pregunte por su procedencia y su certificado o contrato de compraventa, en definitiva por su legalidad? Es en este aspecto en el que me quisiera detener brevemente.
La legislación española protege y vela por nuestro Patrimonio, empezando por la Constitución en su Artículo 46: “Los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España y de los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen y su titularidad. La ley penal sancionará los atentados contra este patrimonio”; si miramos más cerca, siguiendo la Ley 14/2007 de 26 de noviembre de Patrimonio Histórico de Andalucía en su Artículo 2, nos dice: “La presente Ley es de aplicación al Patrimonio Histórico Andaluz, que se compone de todos los bienes de la cultura, materiales e inmateriales, en cuanto se encuentren en Andalucía y revelen un interés artístico, histórico, arqueológico, etnológico, documental, bibliográfico, científico o industrial para la Comunidad Autónoma, incluidas las particularidades lingüísticas” y acabando con el Reglamento (CEE) Nº 752/93 en su Artículo 1:.”El formulario en el que figurará la autorización de exportación de bienes culturales deberá corresponder al modelo que figura en el Anexo. La autorización de exportación deberá expedirse y utilizarse de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (CEE) no 3911/92, en sucesivo denominado “Reglamento de base”, y en el presente Reglamento.
Si todo parece ser que está perfectamente recogido en nuestras leyes y en el Reglamento europeo, ¿no se puede hacer nada de oficio? ¿No se puede apelar a la propiedad, - que en este caso al ser de la Iglesia no sabemos si se entraría en un conflicto legal público o privado - y paralizar la puesta en subasta ipso facto de las vigas? ¿No se considera un atentado para poder aplicar la ley penal a posteriori? Por último, ¿se conforma y se calla el Cabildo con el "diezmo" que según la noticia de El País, percibirá, aún destinando los 150.000 € a Cáritas? Si en nuestra Constitución se declara un Estado laico ¿Sigue teniendo privilegios la Iglesia - como institución - en ciertos aspectos de aplicación de la Ley? ¿Denunció alguien en su día en tiempo y forma la "desaparición" de las famosas vigas? Si así hubiera sido, ¿por qué la Interpol no ha seguido la pista y ha intentado paralizar la venta, traspaso, exportación o lo que haya sido? Porque yo no lo sé. Puede que no tengamos toda la información requerida porque se deja traslucir cierto oscurantismo (propio de las casas de subasta y más si se puede comprar bajo el anonimato), pero pienso que se nos ha escapado una buena ocasión para creer en la aplicación de la Legislación europea y en la coordinación entre estados miembros de la Unión Europea para frenar la esquilmación indebida de nuestro Patrimonio.
Fotografía de Carlos Sarmiento
l

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y yo me pregunto.Si tan importantes son las vigas --que creo que lo son--, ¿qué hacen colgadas a la intemperie en el Patio de los Naranjos?

Anónimo dijo...

Buena pregunta. Alguien con info debería responder.