.

.

14 ene. 2009

Paco Daroca y Tomás Egea en Agujas de Pino

.
El próximo viernes 16 a las 20:30 horas, como parte de la exposición La Esperanza, de Miguel Gómez Losada, actualmente en la Galería Carmen del Campo, tendrá lugar el último encuentro de Agujas de pino. Esta actividad contará con la presencia del arquitecto Paco Daroca y del artista Tomás Egea, que charlarán sobre arquitectura y pintura, dando también la palabra al público asistente.

Miguel Gómez Losada
La Esperanza
Galería Carmen del Campo
Conde de Robledo, 5
14008, Córdoba
Hasta el 17 de enero
m

3 comentarios:

miguel gómez losada dijo...

gracias por el cariño, un abrazo ars operandi

casandra dijo...

Todos los movimientos artísticos del siglo XX incluyen en su nómina un nombre propio que ejerce, más que otros, las labores de imagen y reproducción de las ideas generadas dentro de él.
Por mi oficio y por mis afinidades con ellos, siempre me han interesado estos artistas-diseñadores: Josep Tarrats como editor y diseñador gráfico del grupo Dau al Set, o Johannes Itten, Moholy-Nagy o el mismísimo Klee para la Bauhaus, por poner unos ejemplos, han desarrollado, muchas veces en segundo plano, una ingente producción artística y artesana que en muchos casos no está bien ponderada.
En este grupo de artistas se mueve Tomás Egea. Totalmente olvidado por la oficialidad del arte, su obra esta desparramada por todo el paisaje de la ciudad, a veces en lugares, y a veces en no lugares que la hacen desaparecer si apenas derecho de inventario. Así el derribo del viejo Palace se llevó por delante algunas de sus cerámicas amén de esculturas del Equipo 57.
Saber de la obra de Egea, es difícil porque no existe, que yo conozca, ninguna publicación que la recopile. Afortunadamente su estilo geométrico, limpio e infantil es perfectamente reconocible, por lo que un simple paseo por la ciudad servirá para ver infinidad de murales de este excelente diseñador que se ha movido a caballo entre los números 57 y 64. Logotipos tan populares como el de las Bodegas Campos o El Pimpi en Málaga, barras de bar y frescos en los bares y restaurantes más populares de la ciudad, vidrieras, altares de templos, comics y un sinfín de obras más, que en muchos casos destroza la picota sin que al menos se disponga, a día de hoy, de un catálogo que a modo de inventario rescate del olvido su interesante aportación a la gráfica de la Córdoba del siglo XX.
Tomás Egea es un hombre sencillo y privado al que muy acertadamente, Miguel Gómez Losada, en su programación “Agujas de Pino” hace público en un coloquío que tendrá lugar en la Galería Carmen del Campo mañana viernes, en el que junto a el arquitecto Francisco Daroca charlarán sobre arquitectura y pintura. Una excelente oportunidad para revindicar de los caudales públicos una pajita que permita rescatar la obra de este fecundo creador para que al menos quede registro de él en las bibliotecas.

miguel gómez losada dijo...

Hola Casandra, la importancia de la obra de Tomás Egea está ahora amparada por la celebración y justicia de tu escrito. Ahí queda. Gracias por tu alegría, es lo que necesita esta Córdoba creciente. Hay algunas fotos para recordar en el blog Agujas de pino.

Un saludo cómplice