.

.
.

21 mar. 2009

Juan Luque en Ansorena

.
The clouds making machine. Óleo sobre lino encolado a tabla. 195 x 195 cm


La galería madrileña Ansorena expone durante estos días la obra más reciente del artista Juan Luque (Montilla,1964). Bajo el título Un paseo por la luz, la muestra recoge una veintena de pinturas en lino sobre tabla que abundan en la temática preferida por el autor, paisajes marinos donde los faros cobran un inusitado protagonismo. "El encuentro con los faros fue algo casual, nada intencionado, pero yo creo que estaba predestinado a sensibilizarme con este tipo de cosas. Luego empecé a meterme en Internet y descubrí que había mucha gente aficionada a los faros, que coleccionan piezas, imágenes..., y me aficioné yo también. Además el faro encierra desde símbolos históricos, como el faro de Alejandría, hasta esa sensación de hogar o refugio" afirma Luque.

Licenciado en Bellas Artes en la Universidad de Sevilla, Juan Luque trabaja habitualmente con las galerías cordobesas José Pedraza y Carmen del Campo y ha sido ganador en dos ocasiones de la medalla del premio BMW de pintura.

A propósito de la cita madrileña de Juan Luque, Virginia López escribe en el ABCD: " Una de las mayores grandezas del arte reside en su novedad cíclica, en la capacidad para reinterpretarse que posee en función del talento y la mirada del autor en concreto. Y, con ello, en el abanico de infinitas posibilidades que ofrece a quienes están "del otro lado": los espectadores. En este caso, el expresionismo que surge de entre las brumas en los lienzos de Juan Luque supone un ejercicio de originalidad y maestría incuestionables; en primer lugar, por la temática, y, en segundo, por la selección cromática. La fuerza se combina con el lirismo en unas obras de tonos apagados que ofrecen al descubierto paisajes solitarios, peculiares marinas donde el protagonismo recae en escogidos puntos industriales (faros, en su mayoría, un asunto recurrente de nuevo). Una selección a pesar de la cual, o quizá precisamente gracias a la cual, el sentimiento es obtenido sin esfuerzo durante la contemplación de la obra, predominando sobre cualquier otro la soledad, esa soledad previniente del frío, la madrugada y los oficios tan alejada de la visión más popular del mar hecho playas y descanso".

La memoria del viento num. II. Óleo sobre lino encolado a tabla. 39 x 39 cm

1 comentario:

Anónimo dijo...

enhorabuena, juan