.

.

21 abr. 2009

Acerca del arte de teñir y la artesanía

TRIBUNA ABIERTA
por 小川 泰彦 Yasuhiko Ogawa
Asociación de Artistas de Nihon Kougei
Profesor de la Universidad de Saga (Japón)

Obra de Yasuhiko Ogawa

 Sabemos que el paño más antiguo fue hilado en Egipto. Fue una tela de lino, utilizada para envolver una momia hace más de 5.000 años.

Ya por aquel entonces, en Japón, nuestros antepasados usaban telas de lana y de lino. Las primeras sedas aparecerían en China unos 1.200 años AC. En la India, la gente usaba el algodón, que luego fue introducido en Europa. El algodón era entonces un material raro y precioso, y la técnica de teñirlo estaba todavía en fase de desarrollo.

Con el paso del tiempo las nuevas técnicas para tejer y teñir los tejidos se fueron introduciendo en India e Indonesia, desde donde se extenderían a China y más tarde a Japón. En este último país se desarrollaron nuevas técnicas que mejoraron las primitivas, y que fueron aplicadas a telas de lana, de lino, de seda y de algodón, importadas al país.

La composición de los tintes también se fue desarrollando paulatinamente. Hasta el año 1887, sólo se usaban tintes naturales. En esa fecha un químico británico produjo los primeros tintes artificiales, y otros muchos químicos en distintos países comenzaron a estudiar las posibilidades de esta industria, creando una inmensa variedad de productos para la tintura de los tejidos.

El Kimono japonés debe parte de su belleza y exquisita elegancia a la artesanal fórmula empleada para teñir cada lazo, cada modelo, mediante técnicas como el batik o la conocida como teñido Yuzen. Estas técnicas siguen siendo utilizadas actualmente, y los artistas de la tintura exponen sus trabajos en exposiciones colectivas o individuales, gozando de gran prestigio social por a calidad de sus obras y lo artesanal del proceso.

Las principales muestras de tinturas japonesas se celebran en ciudades como Nitten, Gendai Kougei, Nihon Shinkougei, Dentou Kougei o Kokuten. Cada artista solicita participar en estas exposiciones y es muy difícil ser seleccionado para tomar parte en las mismas y más aun conseguir un premio o reconocimiento.

Los artistas que se dedican a teñir estas telas deben ser pacientes y tenaces en el esfuerzo. El proceso creativo de estos tejidos tintados se inicia con la observación de la naturaleza, que es uno de los temas fundamentales en sus obras. Cada trabajo es original y único en el mundo y aquí reside la importancia de la creatividad que nos muestran.
m