.

.
.

18 abr. 2009

Pesos y contrapesos



Fotografía de Chema Madoz, de cuyo taller realizado en Córdoba en el ciclo Cosmoarte se pueden ver los resultados en la Casa Góngora

Tete Álvarez / Ars Operandi

Alicia Martín, Gordon & Parreno, Rasero, Villa-Toro, García Parody o Moreno Carretero son sólo algunos de los nombres que encarnan las propuestas artísticas durante estas últimas semanas. Una oferta que, lejos de decaer, se ha visto aumentada recientemente con dos exposiciones que pueden darnos algo de juego. Por un lado Hierro y poesía, una muestra conjunta de artistas y poetas en la Casa Góngora que cuenta con el principal atractivo de poder contemplar obras realizadas en hierro y metal por un grupo de artistas cordobeses que, a excepción del maestro Lara, no trabaja habitualmente este tipo de materiales. Por otro, una esperada producción propia de la Sala Vimcorsa. Comisariada por José María Báez: La enfermedad, la muerte. Reflejos y visiones en el arte cordobés. Un recorrido transversal por el arte realizado en Córdoba que nos conduce desde las estelas funerarias del Arqueológico hasta los Carrying de Espaliú pasando por Antonio del Castillo, Miguel del Moral o Rita Rutkowsky. Una exposición con un formato muy poco habitual en nuestra ciudad y que a buen seguro no va a pasar desapercibida.

Extramuros, el próximo 4 de mayo se presentan en Madrid las credenciales para aspirar a la capitalidad cultural. Un programa de actividades de evidente sesgo contemporáneo (Premio Pilar Citoler, Scarpia, Modernstarts, Cosmopoética, Cuatro culturas x cuatro elementos, etc.) que incluye propuestas tan suculentas como en la que ya trabaja Gerardo Mosquera, curador entre otras de la Bienal de La Habana, que invitará a artistas internacionales a realizar trabajos específicos en dieciséis patios del casco histórico de Córdoba. Una iniciativa que aúna arte contemporáneo y patrimonio que ya ha levantado críticas entre los sectores más tradicionalistas de la ciudad que auguran el peligro de que “la capitalidad se convierta en el negocio de los comisarios de turno y los artistas pseudoprogres”.

Pesos y contrapesos en unas políticas culturales en las que toman valor las prácticas artísticas contemporáneas tal vez para ejercer de contrabalanza en una ciudad donde a veces resulta lastre el elevado peso de la historia.

Publicado en El Semanario La Calle de Córdoba

2 comentarios:

o-o dijo...

¿Quién es ese pseudoprofeta catastrofista nostradamuniano tradicionalista y de las JONS?

Gerardo Pedros dijo...

En la Casa Gongora no hay quien lea los poemas, son Times New Roman 10, solo aptos para aguilas de gran agudeza visual.

En Vincorsa sí poseen una letra adecuada los poemas.