.

.
.

3 jun. 2009

Comment la peinture vient

TRIBUNA ABIERTA
Nicole Muchnik
para Ars Operandi

Nicole Muchnik ante alguna de sus obras
«Comment l’esprit vient aux filles», escribió Colette. ¿Y cómo les llega la pintura a las mujeres? Fue a la vez temprano y tarde cuando la pintura llamó a mi puerta. Tenía doce años. Sin estímulo ni incitación externa alguna, intentaba copiar las reproducciones de Van Gogh recortadas de las revistas. Todavía las tengo. Sin embargo no fue sino años después cuando me puse verdaderamente a pintar. Mientras tanto, y con la salvedad de unos pocos y breves paréntesis, la vida real me empujaba siempre hacia actividades más lucrativas. Mi vida de pintora tiene apenas doce años. Pero el contenido de mis cuadros tiene la edad de toda una vida de experiencias, durante la cual me vi mezclada, como periodista o participante, en movimientos sociales o políticos de la época; y en la que, fuera de la esfera privada, a menudo me fue difícil adecuarme a las reglas del juego y hallé penosas las coacciones o las violencias del mundo.
mmmmm 
Mi pintura es eso. Hombres, que representan a la humanidad, que no saben bien a dónde van, indecisos, perplejos, flotando, arrinconados a veces en sus roles. Hombres lo más abstractos posible, desprovistos a menudo de algún atributo – boca, ojo, cabello – con ropas en extremo simplificadas. Es por eso, dicho sea de paso, que no hay casi mujeres, por ser más difícil reducirlas a un esquema, demasiado identificables y clasificables por sus ropas, sus melenas.
mmmmm 
Y animales, aquí a título de respiración, una puntuación, un instante de apaciguamiento y de puro placer del dibujo.
mmmmm 
¿Es literaria mi pintura? ¿Tiene, como dijeron algunos críticos, algo que ver con Lautréamont, François Villon y muchos otros? Las palabras y los libros forman parte de mi vida tanto como el carboncillo y los colores.
mmmmm 
Pero la pintura es también y sobre todo el placer sensual de trabajar con las propias manos, de respirar el óleo, el acrílico, el papel, el lienzo, la madera, y de realizar algo que, en definitiva, es también un objeto.



M

2 comentarios:

Penélope dijo...

¡Me ha encantado!

Anónimo dijo...

¿Va a exponer en Córdoba? Si es así, supongo que lo anunciaréis...