4/6/2009

Córdoba, ejemplo para Obama



Barack Obama recibe una distinción del rey Abdullah de Arabia Saudí en la visita que el presidente de EE. UU. efectúa a Oriente Medio. Foto AP
José Álvarez / Ars Operandi

En la conferencia que Barack Obama ha pronunciado hoy en la Universidad de El Cairo, como primer discurso de aproximación al mundo islámico por parte de los Estados Unidos de América, el presidente se ha referido al ejemplo de tolerancia de ciudades como Córdoba, en Andalucía, (aunque de una forma un tanto confusa, pues literalmente ha dicho: "Islam has a proud tradition of tolerance. We see it in the history of Andalusia and Cordoba during the Inquisition"). Sin caer en la omnipresente obamanía, no cabe duda de que estas palabras tendrán una enorme repercusión mundial, por tanto, pueden significar una importante ayuda para difundir por el mundo el nombre de nuestra ciudad, y es probable que puedan ayudarnos en nuestra carrera por la capitalidad, poniendo como ejemplo de la integración de las culturas a la que fuera capital del califato. Pero, como ya se publicó en Ars Operandi, la consecución de este objetivo ha de partir eminentemente de nosotros, políticos y ciudadanía trabajando por hacer realidad un deseo común a todos. Si los ciudadanos estamos al margen de la actividad cultural, y si desde las administraciones no se proporcionan los recursos necesarios para el normal desarrollo de éstas, comenzando por las tan necesarias infraestructuras, poco podremos hacer. Pero de todas formas, gracias, Mr. Obama.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Jose,

Felicidades por el año de ars operandi! Has creado una herramienta clave para visualizar el panorama cultural que se mueve en la capital.
Son experiencias como ésta las que veo fundamentales para crear redes sociales que se movilicen entorno a propuestas culturales que van apareciendo.
Y estoy totalmente deacuerdo con la necesidad de equipamientos e infraestruccturas que acojan y den desarrollo a las propuestas culturales de Córdoba. Pero querría insistir en que, previamente a ello, se hace necesario apoyar seriamente a los pequeños proyectos culturales que van surgiendo en la ciudad de una forma más humilde y no centralizada. Estos proyectos "previos" a la capital cultural, son el germen de una masa crítica de ciudadanos y profesionales de la cultura, que después llenarán las infraestructuras proyectadas.
Tu blog contribuye a ésto, al encuentro entre quien propone y la ciudadanía, aglutinante de la cultura y desde donde se debe empezar a pensar.
Gracias por trabajo que entre todos habeis desarrollado.

Saludos desde Madrid,
Vanessa

Anónimo dijo...

¡Hope!

Anónimo dijo...

No sé hasta qué punto el presidente de los Estados Unidos nos está haciendo un favor. De alguna forma está validando el viejo mito musulmán de que Al´Andalus aún les pertenece. ¡Y qué quieres que te diga, mis antepasados han sido todos andaluces durante siglos y yo no quiero vivir bajo sharia alguna!

José María Palencia dijo...

Sin duda tendrá una repercusión y un calado mundial que significará puntos para nuestra ciudad....aunque esa "tolerancia" esté basada en una falacia y aunque no fuese durante la época de la Inquisición. No por ello se conseguirá más fácilmente la capitalidad, que como es habitual entre nosotros, cada día está ya más en manos de gentes de fuera - esos llamados "expertos en capitalidades" que de los propios cordobeses...En todo caso Thank you, mister Obama ¡¡¡¡¡

J.A. dijo...

Generalmente se ha partido de mitos para llegar a la configuración de una idea de nación, de pueblo, de empresa común, de destino en lo universal o lo que sea. Si lo de las tres culturas (más bien tres religiones y una cultura) puede servir para avanzar hacia la convivencia en este mundo de fanatismo religioso - cristianos por un lado, no olvidemos quienes apoyan a Bush, el Bible Belt, sobre todo, y musulmanes por otro - pues a alimentar el mito si hace falta. Desde luego, lo principal, es la necesidad de una justicia social universal; aferrarse al Islam como aglutinante es sólo una forma de plantar frente a la opresión occidental de siglos. Esto es así y es culpa nuestra. A ver si un iraquí que viva en un estado libre, con comida, casa y trabajo, con un futuro por delante para él y su familia se va a reventar con un cinturón de dinamita. Lo de Obama, esa extraña mezcla entre Inquisición, tolerancia y Córdoba, es aún así una publicidad de gran importancia. Si ese mito sirve para avanzar, mejor. La cuestión está en que hay quien se niega a que Córdoba sea mostrada como ese ejemplo de integración, pues se antepone la supremacía de la visión cristiana, eurocéntrica, como se está viendo día a día en el proceso de desvinculación de nuestro pasado islámico. Véase si no cómo la Mezquita de Córdoba se está presentando poco menos que como un episodio aislado entre la continuación de la basílica de San Vicente y la catedral que vino a conformarse a partir del s XIII. Uno de los últimos episodios ha sido el intento de eliminar la celosía tastir (de De La-Hoz) que hay entre la Puerta de las Palmas y la de los Deanes, con el folklórico propósito de que los pasos puedan acceder y se paseen por la Mezquita.

Paco S. dijo...

PACO S.

Comparto bastante lo que indica J.A.
Es normal que Obama, en el discurso mas importante para la paz mundial de este siglo (seguro), y del pasado (quizás también),cometa semejante torpeza, y mezcle tolerancia e inquisición, y situe la cordoba califal en el siglo xv (300 años de diferencia). Y digo que es normal porque a fin de cuentas Obama es americano y para ellos solo existe Arkansas.
Lo que si es importante, es que nos miremos al ombligo (porque de ahí, es de donde comenzamos a alimentarnos) y reflexionemos sobre nuestra identidad y lo que somos, de nuesta influecia arabe que nos hace ser como somos, orgullo de tolerancia, sabiduría y buen gusto.
No puede ser que un americano, aunque sea de Chicago, venga a enseñarnos lo que somos.
Salud y viva Manolete.

Anónimo dijo...

Pobre Manolete! Todos los pájaros comen trigo y la culpa siempre al calamar!

Anónimo dijo...

El manoletismo ha hecho mucho daño

Juan Español dijo...

Bueno, volviendo a lo de Obama, y a lo de JM Palencia, si los que vienen vienen a ayudar, bienvenidos sean. Lo cierto es que se está viendo algo en los últimos tiempos, antes era este asunto algo muy diluido. Yo creo también que tenemos que trabajar la capitalidad entre todos, como dice el artículo, si no, dejamos a los políticos y pasa lo que pasa.
Un saludo