.

.

9 jun. 2009

Tete Álvarez en el "Otras Salas" de Photoespaña 09.

Ciudades líquidas y Transurbancias de Tete Álvarez
Foto: Ars Operandi
Redacción / Ars Operandi

El Istituto Europeo di Design, IED Madrid, en su gabinete de exposiciones del Palacio de Altamira, presenta mañana Mapping Madrid, un proyecto comisariado por Pedro Medina con obras de Tete Álvarez y Javier Maseda. La muestra, que forma parte de las actividades del programa "Otras Salas" de Photoespaña 09, propone dos formas de cartografiar el territorio. Dos maneras de acercarse a él que comparten la idea de que "realizar un mapa no es una tarea neutra, siempre conlleva una mirada, una ideología". Javier Maseda despliega en su obra una pieza interactiva que generará un mapa colaborativo, visible a través de la red en www.mappingmadrid.com y convertida en una instalación en el Palacio de Altamira. Se trata de cartografiar el territorio sobre el que discurre el festival mediante la realización de un mapa participativo confeccionado en base a las imágenes que envíen los espectadores.

Tete Álvarez, por su parte, ha realizado dos obras expresas para la ocasión. En Transurbancias "se trata de cartografiar una configuración urbana construida a partir de lo que Castells llama “una nueva lógica espacial basada en flujos de información, frente a la lógica de la organización social arraigada en la historia de los lugares y territorios locales inmediatos. Otra cartografía que permita realizar una deriva, entendida como “técnica de paso ininterrumpido a través de ambientes diversos” y que gracias a los flujos nos desplace, por ejemplo, desde el barrio madrileño de Orcasitas hasta los suburbios de la ciudad india de Bombay. Al igual que los lugares de los que habla Augé “que se yuxtaponen, se encajan y por eso tienden a parecerse” , los fragmentos de tramas urbanas conforman una especie de tapiz uniforme, la “ciudad genérica” que Koolhass describe como “lo que queda una vez que unos vastos lienzos de vida urbana hayan pasado por el ciberespacio”.

Sobre este collage formado por numerosos fragmentos de imágenes satelitales - de tramas urbanas de diferentes lugares del mundo como paradigma de la calidad heterotópica del espacio urbano moderno - se superponen mapas de distintas épocas y procedencias, en alusión al tiempo de la historia, y planos sobreimpresionados de sistemas de comunicaciones, flujos de transportes, líneas de metro, etc. que tienen que ver con la nueva espacialidad de los flujos. Estos flujos forman parte de un sistema global y determinan un tiempo distinto, el de la atemporalidad, el de la aceleración y la simultaneidad, frente al tiempo de las estaciones o de la historia. Los espacios de conexión, vías de transporte o puntos de intercambio telemático son los verdaderos soportes de la identidad metropolitana. Mapas ácronos y heterotópicos y al igual que los de los situacionistas “ajenos a las fronteras administrativas de las ciudades que homogeneizan el espacio; de este modo, un mapa estaría compuesto por fragmentos de ciudades que se relacionan de forma aleatoria”.

Ciudades líquidas, 2009. Impresión digital sobre lona. 3 piezas
Foto: Ars Operandi

Ciudades líquidas. Madrid es la otra aportación de Tete Álvarez a la muestra. Se trata de tres piezas de gran tamaño, casi cinco metros de alto, realizada a partir de "imágenes satelitales de cascos históricos de ciudades, es este caso Madrid, para metamorfosear su trazado al convertirlo en un líquido denso pero a la vez fluido. Densidad y fluidez que hacen posible tomar el mapa como base cartográfica para iniciar una exploración de la ciudad, un itinerario en el que el ejercicio de perderse, la desorientación sea una nueva forma de reencuentro ante lo desconocido. Para el crítico Óscar Fernández "la metáfora de lo líquido y del fluir define la experiencia urbana actual. Tanto es así que está minando todos los resortes de la ciudad haciendo que la propia idea de urbe se desmorone y sea sustituida por núcleos de población más o menos informes. Lo más interesante de este proceso hacia lo líquido es que está afectando incluso a las viejas ciudades. Mientras la memoria de los lugares se fija cada vez más gracias al fenómeno turístico, la realidad de estos lugares se diluye cada vez más rápido. Resulta de ello una nueva forma de turismo-nostalgia que visita el recuerdo de lugares históricos. Sólo su recuerdo porque, en realidad, éstos nunca existieron o, como mucho, hace mucho tiempo han dejado de ser lo que nos cuentan de ellos".

2 comentarios:

virginia dijo...

que cambiado esta desde la última vez que entre.

Saludos

Anónimo dijo...

Enhorabuena a Tete, no para. A ver si podemos ver esta exposición en Córdoba.

Saludos desde Los Pedroches