.

.
.

25 jul. 2009

Aterriza como puedas


La nave de los locos, obra de Matías Sánchez

Tete Álvarez / Ars Operandi


El proyecto que contempla la utilización de un avión DC-7 y dos autobuses como contenedores culturales podría resultar hasta gracioso si no fuera por la desidia con la que se acometen desde el Consistorio el resto de políticas culturales en materia de apoyo a la creación contemporánea. La aeronave, estacionada en el Plan Renfe, acogería obras de contenido audiovisual mientras que dos autobuses recorrerían la ciudad dedicados a la música y a la pintura. Acostumbrados como estamos a ver exposiciones realizadas en los sitios más insospechados, pasillos, zaguanes y refectorios, aún nos cuesta imaginar cómo podría llegar a ser una exposición de pintura dentro de un autobús de Aucorsa.

Pero vayamos por partes. Por un lado surge la extrañeza ante el origen de la iniciativa: no procede, como sería natural, de la Delegación de Cultura sino que es el Área de Presidencia quien auspicia la idea. Una paradoja ya habitual si tenemos en cuenta que, por ejemplo, el buque insignia en materia cultural es una sala que depende de Vimcorsa, la empresa de viviendas. Aunque quizás, lo importante no sea tanto atribuir la paternidad de la criatura, sino establecer las coordenadas en las que se inserta la propuesta. Sin una red propia de espacios expositivos, sin apenas ayudas de apoyo a la creación, sin talleres donde los artistas puedan desarrollar sus trabajos, sin medios de producción que faciliten la realización de las prácticas artísticas resultan, cuando menos, hilarantes este tipo de iniciativas. Propuestas de tal naturaleza sólo parecen sustentarse en la intención, legítima por otra parte, de obtener la portada, cien por cien asegurada, de los rotativos de circulación local. Aunque sólo fuera por decoro, convendría ir superando ya de una vez ejemplos como éste, que obedecen más a una concepción espectacular de las políticas culturales que a una intención decidida de crear verdadero tejido cultural.



7 comentarios:

Administrador dijo...

Si estas acciones estuvieran dentro de un desarrollo lógico de la expansión y difusión del arte contemporaneo seria como bien dice Tete hasta gracioso, pero si solo son cantos de sierna sin un coherente acercamiento de lo que se cuece en cualquier parte del mundo en materia de arte contemporaneo, mal vamos.
¿Mostrar en un itinerario ilogico las distintas maneras de entender todo lo relacionado con la creación al margen de los productores artisticos de esta ciudad donde nos lleva?
En esta ciudad el tejido artistico si que es por amor al arte, el circuito comercial es casi nulo -siendo un poco optimistas-, los artistas no salen de sus tenplos de cristal temiendo que se rompan,y los responsables culturales estan siempre de espaldas a todos aquellos que creemos que la educación es la base del conocimiento siguiendo el antiguo precepto de que la letra con sangre entra.
Cuando se acerca cualquier evento, politico, cultural, electoral... entonces se acuerdan del Arte, de los artistas, para traernos dudosos acontecimientos auspiciados por decreto, y a ser posible foraneos.
Este es uno mas y todos contentos y callados, o casi seguro que peligran las migajas que quedan para todos y cada uno de los artistas que trabajan durante una vida por esta ciudad.
Córdoba 20016.

Anónimo dijo...

A mi lo de lo del autobús me suena a campaña de prevención buco-dental.
Ahora en serio, creo que el desnorte de esta gente es absoluto

el picotazo dijo...

Hermanos, de esta cuestión lo único que saco claro es que cada vez es más evidente un renacimiento de gestores culturares que se van asentando en los puntos más estratégicos de nuestra cultura. Atentos al caos de la "descordina-dispersión".

virginia dijo...

toda una nave de locos

Lucía dijo...

Entiendo la postura de los artista, aunque estoy a favor de Lara cuando dice de lo subido del artista cordobés. Pero pienso que lo que realmente inresa es acercar el arte, el concepto a la sociedad, y ya me da igual como se haga, como si quieren exponer entre los lechones de la carnicería del barrio, o a los pies de una iglesia... incluso en la carreta de las hermitas o en los hospitales. Lo que se ha de hacer, en mi opinión, es saturar de ello a la reaccia población cordobesa que mira de resfilón las actuaciones artísticas y que no pisan las exposiciones de arte contemporáneo, sólo se visita el arte barroco, acorde, en la mayor parte de las veces, a un grupo añejo de personas de poco openmind.
Así que pienso que vosotros que estáis a disgusto, asesoreis a esta directiva perdida como sea, pero no rechaceis lo poco que se hace.

smArt dijo...

Eso es, Lucía bonita, que nos echen lo que nos echen que nos lo tragaremos sin problema. Con opiniones como la tuya se hacen las cosas que se hacen y encima aplaudiendo con las orejas. ¡Infraestructuras culturales ya!

Fernando M. Romero dijo...

Lo de "en cultura, todo suma" ya empieza a cansar y genera iniciativas de dudosa paternidad como ésta. En cultura todo sumaría si hubiera una infraestructura institucional y de mercado sólida, coherente y rigurosa. Si eso no es así, iniciativas como esta sólo son palos de ciego destinadas más a camuflar de forma barata la ausencia de infraestructuras y tejido cultural sostenible, que a generar las condiciones que lo hicieran posible.

En cuanto a lo de plantear una exposición de pintura en un autobús, creo que no merece más comentarios. Lo que sí me produce curiosidad es si esta iniciativa tendrá caracter anual, porque en ese caso me gustaría ver a mí quién es el mártir de la cultura que entraría a ver una pieza de video o similar en una aeronave o autobús en mitad del Vial en agosto con 42 grados a la sombra. Pero bueno, seguro que esos detalles para la foto de portada son irrelevantes.