.

.
.

29 ago. 2009

Carlos Aires, sin censuras

Intervención de Carlos Aires en la Avenida de Ámerica. Foto: Ars Operandi


Redacción / Ars Operandi

Tres obras del artista Carlos Aires (Ronda, 1974) instaladas en vallas publicitarias de diferentes puntos de la ciudad, anuncian que Scarpia´09, las octavas jornadas de intervención artística en el espacio natural y urbano que se celebran en El Carpio, están a punto de comenzar.

La intervención del artista malagueño consiste en la instalación de tres vallas publicitarias que promocionan eventos culturales falsos mediante las imágenes de jóvenes de zonas desfavorecidas. Así, en la Avenida de Ámeríca, dos niñas del barrio del Cerro anuncian la inminente inauguración de la "1ª Bienal de Arte Contemporáneo de Córdoba" a celebrar en el "Centro de Arte Contemporáneo del Sector Sur".

A la entrada del Polígono de Pedroche, otra joven publicita "Siete Noches de Ópera" que se han de celebrar en el "Palacete del Cerro". Una tercera valla, en la glorieta Zahira, que anuncia un "Festival Internacional de Cine", completa una intervención que cuestiona de manera crítica la celebración de eventos culturales denunciando la centralización y el elitismo con que habitualmente estos se producen.

Intervención de Carlos Aires en la entrada noreste de la ciudad. Foto: Ars Operandi

Se da la circunstancia que estas mismas obras de Carlos Aires fueron retiradas de la programación de Eutopia en septiembre de 2006, aduciendo argumentos legales referidos a la Ley de Protección del Menor "porque en ellas se utilizan imágenes de menores". El artista, por su parte, manifestó que podía aportar contratos firmados con los padres que demostraban el consentimiento de éstos en el uso de las imágenes de los menores. Desde Scarpia los organizadores puntualizan que "justamente lo que se plantea es una reflexión sobre la imagen y la publicidad" y que de todas formas y para evitar cualquier problema legal "se han vuelto a firmar los contratos que autorizan la utilización de las imágenes".

Carlos Aires, artista malagueño residente en Ámberes saltó, muy a su pesar, al circo mediático por la polémica generada también por la censura de las imágenes en las que aparecen tres personas desnudas, en posturas sexuales explícitas, con máscaras de los presidentes de EEUU y Francia, George W. Bush y Jacques Chirac, y la reina Isabel II de Inglaterra.

Las vallas publicitarias formaban parte de una exposición de 73 artistas europeos inaugurada en Viena con motivo del inicio de la presidencia austriaca de la Unión Europea. Las imágenes fueron retiradas dos días después.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Una bienal de arte "cani", qué bueno

Anónimo dijo...

muy bueno lo de los canis pero hubiera preferido una de sexo y caretas pero con políticos/as locales.

da hasta miedo pensarlo...

Anónimo dijo...

Lo que hay de fondo, además de la pertinencia o vigencia de la fórmula de epatar al común de los mortales desde la instancia artística, es la permisividad o connivencia de las distintas administraciones culturales para prestarse a la complicidad o para apostar por una decisión artística como esta.
Hace unos años el IAJ tomó la decisión de censurar la obra de Aires y hoy la dirección de Scarpia ha conseguido el beneplácito de las instituciones para poder exhibirlas. A qué se debe el cambio, sólo al color político de los responsables de turno de las administraciones, al talante de éstos, a la situación concreta de crisis económica que padecemos?. Supongo que hay más de una razón pero en cualquier caso está claro que el artista ha conseguido su objetivo, quizá después de unos años aunque más vale tarde que nunca.
Y también la organización de Scarpia se apunta otro tanto al llevar a buen puerto lo que en su momento se hizo naufragar con ardides legalistas. Estretegias que en realidad encubrían la falta de sintonía del tono general de las actividades de Eutopía´06 con la programación de las intervenciones en soportes publicitarios urbanos, que era donde se encajaba la obra de Aires.
Sara Pulido

Anónimo dijo...

y no preferiría el anónimo 2, ya puestos a epatar, una de sexo y caretas con su madre? Espero que el decorum siga intacto, a pesar del miedo.

Anónimo dijo...

Independientemente de los tantos que se apunten o desapunten unos y otros pienso que el arte debe siempre, siempre "embellecer", mostrar el lado bello de la vida, aún denunciándola, y hacerla más grande y más vivible. El cartel es feo, por los colores, por el tipo de letra... (Las niñas no, ni lo que representan... no me malinterpreten, por favor)
Qué quiere decir el artista? Que los pobres son así de "horteras" o "antiestéticos"? Cuadra esto con la denuncia "social" que pretende? Quiere decir el autor que la ópera no puede ser disfrutada por estas niñas? O que no se pueden permitir una entrada en el Liceo? (yo tampoco...) La belleza no precisa de dinero para hacerse visible. Ópera y Arte para todos!

Anónimo dijo...

OOhhh ahhh cuanta ironía!!!...