.

.
.

24 oct. 2009

Esfuerzo y creación en Paso Doble de Barceló y Nadj


Barceló, junto a Nadj, se refugia del aluvión de flashes fotografiando él mismo a los periodistas y asistentes
Foto: Ars Operandi
.
José Álvarez / Ars Operandi

Se ha celebrado la performance Paso Doble, a cargo de Miquel Barceló y Josef Nadj, como cierre del proyecto La ciudad como escenario. 4 culturas + 4 elementos = 4 intervenciones de arte público en espacios urbanos. En un ambiente de expectación, con unas Caballerizas Reales repletas de público, la aparición de Nadj y Barceló perfectamente trajeados de negro, tomando posición ante una pared y un suelo de barro fresco, estaba claro que iba a resultar, cuanto menos, una experiencia estética absolutamente innovadora en lo que a artes performativas se refiere.

La intervención se inició con los artistas situados tras la pantalla de barro, quienes comenzaron a transformar la superficie de arcilla por medio de presiones con los puños, lo que le confirió el particular aspecto de fondo marino que ya había empleado el artista mallorquín en su intervención en la Catedral de Palma. En un continuo crescendo, apoyado enfáticamente por el técnico de sonido, quien dotaba a la actuación de un componente sonoro desasosegante, Barceló y Nadj se sirvieron de diferentes instrumentos a modo de enormes palillos de modelar para jugar con las diferentes texturas que produce la arcilla. Golpes, patadas, paletadas, extracciones, chapoteos y gestualidades varias comenzaros a causar un añadido de inquietud en los asistentes de las primeras filas, al ver volar en todas direcciones pedazos de barro proyectados por la extraordinaria violencia con la que los artistas golpeaban la superficie. Tras modificar totalmente la pared y el suelo de barro, en una suerte de lucha contra la materia que se evidenciaba en el manifiesto esfuerzo que realizaban los artistassiempre de una forma elegantemente pausadaun Barceló armado de una pistola de presión roció toda la pared con caolín, lo que dejó un uniforme tono blanco, adquiriendo así el conjunto un nuevo aspecto, que sirvió de preludio a la segunda parte de la actuación.

Si esta primera parte la pudimos interpretar como metáfora del esfuerzo asociado a la obra de creación, al surgimiento del objeto físico más allá de su vertiente conceptual, la segunda incidió mucho más en la mutabilidad de las cosas, en la transformación de las apariencias e incluso en el cambio de las personalidades. Barceló y Nadj se sirvieron de diferentes vasijas de barro fresco perfectamente torneadas como tinajas y cántaros para convertirse en seres fantásticos. Monstruos y animales se sucedieron así en una galería de personajes oníricos, creados a partir de la vasija en la que los artistas introducían sus cabezas o sus brazos. Un momento de especial tensión narrativa fue cuando Nadj comenzó a ser cubierto por Barceló con una vasija tras otra, superpuestas y modificadas sucesivamente, lo que obligó al coreógrafo a caer contra la pared rendido por el peso del barro. De nuevo Barceló se sirvió de la pistola de caolín para unificar la superficie, integrando a Nadj en la pared, ya convertido en un enorme amasijo de barro, y para proyectar la arcilla hacia lo alto a modo de gran surtidor. Vueltos a enfrentarse con la pared, Barceló y Nadj comenzaron a escarbar en el barro y a introducirse en él, siendo al final engullidos por la propia obra, en una suerte de metáfora del éxito que fagocita al creador materializado aquí por el barro como materia prima de la que parten todas las ideas. El barro, material primigenio al que multitud de culturas relacionan con el preciso instante de la creación del hombre como ser vivo, fue convertido aquí en el germen de la creación artística. Una actuación que, a tenor de las opiniones recogidas tras la performance, provocó en los asistentes reacciones de todas clases salvo una: la indiferencia.
m

17 comentarios:

Pandora dijo...

Gracias, José, por tu magnífica descripción. Se me ha quitado un poquito la pena por no haber conseguido asistir a la performance. Me encantaría ver un video, no obstante ¿hay alguna forma de conseguirlo?

Magdalena dijo...

Con esta descripción estoy deseando ir esta noche a ver la performance! Muchas gracias Jose!

viva los escenográfos del poder, viva!!! dijo...

Caleeentito, se lo lleva caleeentito. mientras mira su ombligo de oro. Viva el arte contemporáneo y los dineros públicos con lo que se paga. y mientras caleentito, miguelito se lo lleva caleeeentito

l'atelier [aXc] Miguel Segura dijo...

A una semana vista de el corto viaje que haremos a la Illa de Mallorca, –entre otras cosas para poder ver esa Seo con el mar de octubre a noviembre en tan Santas fechas–, conmueve leer cuanto cuentas y cuyas imágenes elocuentes hablan por sí mismas. Barcelò sigue siendo –muy a pesar de quienes detractan su obra–, fiel a sus propias creaciones. Osea, que ese origen que 'escribe la historia del arte de sus obras, nacen de él mismo', cosa que no pueden decir otros, a pesar de que fundamenten 'su arte' con honores y/o Fundaciones.

Gracias José.

Gerardo Pedros dijo...

Excelente cronica José, ahora me arrepiento de no haber intentado conseguir una entrada.

Muchas Gracias por las horas que le dedicas a tenernos informados.

Anónimo dijo...

Magnifica cronica José. Por más que busqué en internet sobre la obra, antes de verla, no conseguí ninguna descrpción como esta.

Me gustó mucho. Estar con uno de los grandes, tan cerca y verlo crear-trabajar de esa forma. Tanto lujo, que quizá algo elitista? Por el propio contenido de la obra, el reducido número de personas que lo disfrutamos (espacio y tiempo)y en relación, además, con el coste ( referido solo al montaje)

Un abrazo
Quino

Juan del Arco dijo...

Para "viva los escenográfos (sic, por escenógrafos) del poder, viva!!!": Hija mía, qué malita es la envidia y mira, plantéate buscar trabajo si es que Dios no te ha llamado al camino del arte.

Anónimo dijo...

me asombra comprobar como en córdoba hay personas a las que les salen ronchas cada vez que se hacen cosas interesantes.

Ronchas y envidias -1 PARTE dijo...

Decía Bertolt Brecht: “ El arte, cuando es bueno, es siempre entretenimiento”, así de contundente se mostraba, y no es para menos... hoy más que nunca el arte es puro entretenimiento, son muy pocos los que se atreven a enfrentarse al tan conseguido binomio de arte-mercado, el poder asimila el arte y lo hace suyo, compra la voluntad del artista y lo lleva a su terreno convirtiendo su obra en un simple artículo de compra-venta. De este modo, el sistema va calificando y encumbrando a “sus artistas”, que fácilmente se prestan a cambio de fama, prestigio y sobretodo dinero, mucho dinero. Dinero que se otorga a través a majestuosos encargos, que naturalmente al creador polémico, al que va contracorriente no se lo dan.
De esta manera, muchos artistas se convierten en escenógrafos del poder. Figura ha existido durante toda la historia. Pero, también han existido los que se han sublevado y se han opuesto a ser una pieza más dentro del sistema.
Hace pocos días vi el documental “The U.S versus John Lennon”. En plena años 70, durante las protestas de los universitarios americanos contra la guerra de Vietnam, el músico de Liverpool decía: “Me he dado cuenta de que cada vez que habló, vienen a escucharme periodistas de todo el mundo, tengo que utilizar mi voz para gritar más fuerte: PAZ. Mi voz será la voz de todos los que se manifiestan por la paz”. De esta forma, Lennon se convirtió en un incordio para la Administración Nixon, poco después componía Imagine.
Con esto quiero llegar a una fácil y clara conclusión. Cada uno es libre de interpretar su trabajo, su obra, su creación como quiera, pero uno debe ser consciente que es lo que pretende hacer con ello. No hay nada de malo en entretener a la masa, siempre y cuando uno sea consciente de ello, de la labor que esta representando. Por ejemplo, a Cristiano Ronaldo no se le puede criticar por ser un gladiador del siglo XXI, por distraer a las masas con sus bicicletas y sus goles, ni siquiera se le puede criticar por cobrar la indecente cantidad de millones que cobra, pero se puede criticar a quien se lo paga o más bien al sistema que necesita de estos maestros del entretenimiento para tener embelesado al personal.

Ronchas y envidias 2 PARTE dijo...

Pues equiparándolo al mundo del arte es exactamente igual, la crítica no va contra Miquel Barceló, allá él con su conciencia y su cuenta corriente. La crítica va dirigida al que gasta un cantidad indecente de dinero, y en este caso más aún si cabe, porque es dinero público, para contratar al “artista”. Eso sí, cabe decir a su favor que por los comentarios que han llegaodo hasta mi, consiguió entretener por un espacio de tiempo a un grupo de gente, que son demasiados cultos para entretenerse viendo un Madrid-Barça, sin darse cuenta que asisten a lo mismo, a un espectáculo, simplemente un espectáculo.
Y volviendo a Brecht, cuando el arte es “malo”, es especialmente malo para el sistema. Este arte se enfrenta a una batalla sin cuartel contra el mercado. Al tipo de artista que lo practica, no le importa si su obra se cotizará más o menos en el mundo de las galerías, simplemente intenta con ello, cambiar el mundo, incluso sabiendo que no lo conseguirá, pero es bastante triste ni siquiera intentarlo.
En la aldea global en la que hoy vivimos, es muy fácil entretener con éxito, incluso con éxito rentablemente económico, sólo hay que fijarse en las factorías hollywoodienses y su inconfundible sello Entertainment, pero también es verdad que cuando se quiere trabajar desde la crítica, se puede llegar fácilmente a muchas más personas, porque los problemas que nos afectan hoy, son los mismos en todo el planeta, afecta lo mismo a un japonés, a un español, un guineano o un islandés. Problemas como los medioambientales, la desnutrición de más de medio planeta o el irremediable desmoronamiento del sistema capitalista hacen que sea más fácil crear obras que lleguen a ser entendidas por cualquier persona en cualquier punto del globo. Pero, este corrupto e inmoral sistema capitalista se encargará de ponernos a sus vedettes delante de nuestro ojos para que no veamos lo podrido que hay entre bambalinas.
Simplemente todo esto es lo que definió Guy Debord como la Sociedad del Espectáculo. No hay más ciego que él que no quiere ver.

Anónimo dijo...

Yo pienso, que con este artículo, simplemente, plantea otra forma de entender el arte y el mundo, es un bonito debate, no sé porque se tiende al insulto personal contra él que escribe. Abramos ese debate, que es muy interesante, además pienso que esta ciudad lo necesita, en portales como e-barcelona.org o e-valencia.org ya lo tienen y es muy interesante leer estos debates. Aquí en Córdoba, si no te gusta lo que lees, no escribes tu opinión, sino lo simplificais todo con la envidia, ¡que obsesión! Desde Ibn Hazm que todo siga igual.

Anónimo dijo...

Manolo Garcés

Lo importante es que la función de Barcelo y Nadj fue de puta madre. Y es una suerte haberla visto en Córdoba y además gratis.

Enhorabuena a Jose y toda la gente que participa en este blog por el trabajo tan estupendo que estáis realizando.

un abrazo

José Álvarez dijo...

Siempre el arte ha estado relacionado con el poder político o económico, históricamente, esto no es nuevo. Y aquí está claro que no se trata de cuestionar la obra que Barceló ha traído a Córdoba, sino el uso que de ella se hace, según interpreto del comentario del amigo "ronchas y envidias". Y aquí Barceló viene asociado a un producto muy concreto: la Capitalidad Cultural. Que un artista como Barceló, objetivamente de una enorme proyección internacional, independientemente de lo que podamos opinar sobre su obra, apoye de forma explícita el proyecto 2016, pues dota a Córdoba de más argumentos con los que proseguir esta competición, que al cabo es lo que es. Considero que una inversión de este tipo es rentable para todos nosotros, ya hemos visto la repercusión mediática a nivel nacional del paso de Barceló por Córdoba. No creo que nadie dude de la importancia que tiene que nuestra ciudad sea Capital en 2016, es que es una cuestión de desarrollo necesario para Córdoba, que se convierta de una vez y de forma rotunda en el referente cultural que por su historia y sus capacidades está obligado a ser. Y no sólo hablo de cultura, hablo de un despegue económico de una ciudad tan escasa de recursos como Córdoba, por lo que este componente ético o de buenas prácticas que habla el trasfondo del comentario de nuestro amigo "ronchas y envidias" está asimismo justificado.

Y en cuanto a las opiniones de los lectores, pues pasa como con el culo, que todo el mundo tiene uno. Desde luego jamás censuramos nada, salvo si es un insulto personal, como un comentario que aparecía en esta columna anteriormente y que parecía estar dirigido contra alguien (que hemos eliminado); cosas así no tienen aquí cabida porque es que no nos sirven para nada, y lo que queremos es desde luego abrir debates de provecho, como bien dice el comentario anónimo "26 de octubre de 2009 8:10". Y gracias a todos por participar y por opinar.

¿De qué estamos hablando? dijo...

Querido y admirado amigo José, como hemos comentado más de alguna vez, tu blog es un formidable espacio para crear debate, que tan necesario es en nuestra ciudad. Te reconozco la labor tan importante que haces. Espacio que como bien sé, tu comenzaste con ese fin.
En tu comentario, defines claramente de lo que estamos hablando. Utilizas varios palabras que definen el hecho en cuestión, como son “producto”, “rentable” y “competición”. Palabras claramente reconocidas en argot económico. Palabras asociadas a mercado y más mercado.
En cuanto a Barcelo, no tengo nada en especial contra él, simplemente es el exponente de muchos y muchos que trabajan en la misma línea. Sin duda alguna, por las fotos que presentas junto a tu artículo, la belleza plástica es indudable. Cortaría cualquier pedazo de arcilla y lo pondría sobre mi sofá, sobre todo porque tiene los mismos colores. Lo difícil es encontrarle un matiz al fondo del barro, ¿porque verdaderamente tiene un fondo? ¿hay algo detrás de todo esto o simplemente son formas y plasticidad? ¿que nos esta contando Barcelo con todo este montaje? o se trata de pasar un tiempo DISTRAIDOS y FELICES con su arte. Si es así, creo por los comentarios que lo ha conseguido.
Y despues, apunta el bueno de Manolo Garcés: “Lo importante es que la función de Barcelo y Nadj fue de puta madre. Y es una suerte haberla visto en Córdoba y además gratis.” Para que vamos a plantearnos más interrogantes, si somos felices así. Yo lo que quiero es que arreglen dos, tres o cien veces El Arcangel, me da igual lo que se gasten, lo que quiero es que el Córdoba suba a primera y que venga aquí, el Madrid y el Barça con todas sus estrellas. Es exactamente lo mismo la comparación.
Como tu bien sabes, José, hemos hablado largo y tendido sobre la política de grandes faustos que el PSOE ha ejercido en los lugares que ha gobernado, siempre hemos dicho que estábamos en contra de las Expos, Olimpiadas y todo tipo de eventos sufragados con dinero público y destinado a hacer grandes y rápidas fortunas... así como los grandes museos (mausoleos) y creíamos que el dinero público tenía que ir dirigido a la formación y a educar a los jóvenes para ser más críticos y solidarios con el mundo que les rodea.
Por lo demás, pienso que es bueno que sigamos planteando nuestra inquietudes e interrogantes respecto a éste o otros temas, sobre la Cultura, la capitalidad, etc... 
Siempre sacaremos cada uno nuestra propias conclusiones, que no servirán para crecer... 

Un abrazo y sobretodo pensad.

Anónimo dijo...

Yo quiero que cuando venga el Madrid y el Barça también sea gratis. ¿Porque coño el futbol no se va a financiar con dinero público, ya puestos?

Anónimo dijo...

Sin discutir la calidad del espectaculo y el acierto que supone para la Capitalidad.
Que aforo tenía?
El viernes había más políticos e invitados que "publico". Y se preguntaban unos a otros ¿Cual de los dos es Barceló?

Ars Operandi dijo...

El aforo de espectadores sentados en gradas era de 300 personas por función, más una veintena de personas que, por circunstancias diversas, se hallaban de pie, lo que hace un total de unos 650 asistentes.