.

.

17 nov. 2009

Espectros, de Juan López, premiado en Imagenera


Redacción / Ars Operandi

El artista cordobés Juan López (La Rambla, Córdoba, 1980) ha resultado ganador del III Concurso Internacional de Creación Contemporánea sobre la Memoria de Andalucía, organizado por el Centro de Estudios Andaluces. Espectros, la obra premiada en el apartado de creación documental, es un video realizado a raíz de la concesión de la Beca de Artes Nobles que contó con una subvención de la Diputación de Córdoba.

El Concurso Internacional Imagenera tiene por objeto fomentar y difundir la creación contemporánea como medio para la reflexión y la investigación en torno a la Memoria de Andalucía. Bajo este paraguas se acogen las diversas manifestaciones, personajes, historias, relatos, sentimientos y vivencias que reflejen aspectos que definen Andalucía desde cualquier perspectiva y planteamiento estético o artístico.

Espectros narra las historias de Lorenzo, Antonia y Dolores que viven en una residencia de ancianos los últimos años de sus vidas y de Isabel y Rosa, dos mujeres casadas en segundas nupcias que afrontan la vejez de una manera muy distinta. 
Para Juan López "existe un malestar general en la sociedad a la hora de hablar sobre la muerte. Una actitud perturbadora y poco sincera nos sobrecoge. Cuando la realidad es bastante contundente, tanto como para mostrarla reiteradamente bajo innumerables formas. La muerte está en cada esquina de ahí afuera y es lo único inevitable en la vida. Reflexionar, hablar en voz alta sobre nuestra muerte es reflexionar sobre la vida".

Espectros es para su autor "un ensayo documental compuesto por, primero, las declaraciones de los entrevistados y, segundo, la consecución de una serie de paisajes urbanos y naturales –sin conexión con los propios personajes– donde la ausencia humana es total, aún cuando su presencia resulta indiscutible por la aparición de estratificaciones arquitectónicas en las paredes, de sedimentos humanos expuestos al público o de excavaciones casuales bajo las que duermen los cimientos del recuerdo individual y colectivo. Con este segundo tipo de planos, más abstractos, caracterizados por el abandonado y el descuido, en cierto modo, se pretende homenajear el concepto de ruina como supervivencia –fortuita o no– de la memoria individual y colectiva. En definitiva, con estas dos categorías visuales, lo importante es lo que las confronta y encadena, lo que esa unión genera en el espectador".

Un documento que para López "ahonda en cierta estética del horror o de lo feo, en las grietas e intersticios de la realidad, del tiempo y de la memoria, más allá de donde nadie se interesa hoy. Un alegato a la belleza madura, marchita, en oposición a la actual dictadura de lo joven y lo bello, que se enfrenta a la abolición de las restantes tradiciones para no acabar finalmente por expulsar al sujeto/objeto anciano de la comunidad. Retratos, paisajes y sonidos en torno a la muerte de gran sentido plástico y hondura poética con un conjunto de planos con entidad plástica, conectados entre sí por ciertos hilos no muy visibles y, a la vez, con salida a un banco de conceptos y teorías que no son tan estéticos y artísticos como ontológicos y fenomenológicos".

No hay comentarios: