.

.

12 dic. 2009

Ars et Labora


El pintor camino del trabajo. Arles, julio 1888. Obra de Matías Sánchez.

Tete Álvarez / Ars Operandi

Las transformaciones acaecidas en la economía del arte en los últimos años han producido cambios irreversibles en la naturaleza de ésta. Desde finales de los años sesenta las prácticas artísticas muestran una progresiva tendencia hacia la desmaterialización del objeto artístico y por ende una transformación en el rol del artista que pasa de ser productor material a productor inmaterial. Esto hace que lo que era una actividad centrada en exclusiva en la venta del objeto se haya convertido en otra, basada en la circulación y distribución, más parecida a la practicada por disciplinas artísticas como la música y el cine y en las que resulta un hecho natural la retribución por la exhibición o reproducción de la obra.

Esta visión marca la nueva perspectiva desde la que se ha de afrontar cualquier intento de redefinir las prácticas artísticas. En este sentido resultan muy enriquecedoras aportaciones como las manifestadas por la Societe Anonyme, un grupo de artistas y teóricos que mantiene que en las sociedades del siglo XXI, el artista no percibirá sus ingresos de la plusvalía que genera la mercantilización de su obra, sino que cobrará en función de los derechos asociados a la circulación pública de su trabajo. Sostienen que la nueva economía del arte no entenderá más al artista como productor de mercancías destinadas a los circuitos del lujo en las economías de la opulencia, sino como un generador de contenidos específicos destinados a su difusión social.

Para constatar lo paradójico de esta situación basta comprobar cómo el artista, primer eslabón de la cadena, es el único de los que componen el proceso de una exposición que no percibe retribución alguna en capital económico. El artista está pagado, como bien dice Juan Antonio Álvarez Reyes, en “capital simbólico”.

“Pensar políticamente sobre el trabajo del arte, trabajar políticamente sobre el trabajo artístico” son los fundamentos sobre los que se construye Ars et Labora, una propuesta de observación, investigación y pensamiento sobre los trabajos en el arte de la que muy pronto tendremos noticias en nuestra ciudad.

Artículo publicado en La Calle de Córdoba, num. 445


1 comentario:

diletante dijo...

tanto tete como miguel lo habeis expresado inmejorablemente. es hora ya de arreglar esta injusta situación.