5/12/2009

El IAPH descubre un antiguo códice mexicano en el Crucificado del Capítulo de Bornos

.
 .
El Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH), entidad de la Consejería de Cultura, ha descubierto un antiguo códice en la imagen del Crucificado del Capítulo de Santo Domingo de Guzmán (parroquia de Bornos, Cádiz) durante el proceso de conservación-restauración que está llevando a cabo por encomienda de la Dirección General de Bienes Culturales.

Concretamente, se ha comprobado que parte del sudario del Cristo del Capítulo está realizado con un documento reutilizado que podría tratarse de un Códice de Tributos mexicano. Tras el hallazgo del códice, la intervención del IAPH va a permitir -en una segunda fase de trabajo- el estudio de su contenido, cuya transcripción será realizada por el Instituto de Investigaciones Estéticas (IEE), organismo dependiente de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y especializado, entre otras materias, en imaginería de caña de maíz en México y España.

Las investigaciones realizadas por el IAPH han puesto de manifiesto que el Cristo de Bornos está realizado según la técnica de la imaginería mexicana de la primera mitad del siglo XVI. El estudio radiográfico y el examen con endoscopia del interior de la escultura han revelado asimismo datos interesantes respecto a la técnica de ejecución, que ha encontrado referentes en otras piezas y textos mexicanos.

Gracias a la colaboración entre el IAPH y el IEE, se han podido caracterizar los diversos materiales que componen la escultura, principalmente caña de maíz y papel, soportes no tradicionales en la imaginería andaluza, aunque no inusuales ya que fueron incorporados a nuestro territorio a través de los intercambios comerciales con Indias.

Precisamente en 1553, en Jerez, la imagen del Cristo del Capítulo fue adquirida por los monjes del Monasterio jerónimo de Bornos en venta pública de mercancías procedentes de Indias. En el monasterio, se ubicó en la Sala del Capítulo, donde permaneció hasta el siglo XIX cuando, debido a la exclaustración del edificio, fue trasladado a la parroquia bornense de Santo Domingo. Ahora, gracias al hallazgo del códice mexicano, se podrá aportar mayor información respecto al lugar en que fue realizada la escultura.
m