.

.
.

7 feb. 2010

Sonic Youth etc.: Sensational Fix




Álvaro Tarik / Ars Operandi

El Centro de Arte Dos de Mayo, de la Comunidad de Madrid, recoge desde el pasado día 3 la exposición Sonic Youth etc.: Sensational Fix, una muestra donde se despliegan los retos que surgen en el corazón de las actividades artísticas de Sonic Youth, además de no sólo los artistas con quienes ellos han colaborado, sino también aquellos de quienes el grupo de Nueva York ha heredado su propia creatividad.

La historia de Sonic Youth empieza cuando el guitarrista Thurston Moore abandona Connecticut en 1976 para instalarse en Nueva York, con la ilusión de hacer música punk. Allí formaría The Coachmen, un cuarteto de rock. Más tarde conocería a Lee Ranaldo, un estudiante de arte en la Universidad de Binghamton que tocaba en el grupo de guitarras de Glenn Branca, y a Kim Gordon, bajista de la banda CKM. Gordon colaboraba entonces con algunas galerías de arte neoyorquinas y escribía regularmente ensayos sobre arte y música para publicaciones especializadas. Moore, tras disolverse The Coachmen, formaría con Gordon la banda Male Bonding, que cambiaría después el nombre por el de Red Milk y, posteriormente, por el de The Arcadians, a finales de 1980. Ranaldo se uniría a ellos y la formación se vería completada con el batería Richard Edson, para acabar llamándose Sonic Youth.

Desde entonces, la actividad del grupo se ha caracterizado por una política abierta de contacto y organización —basada en la afinidad artística unas veces, en la amistad otras— que ha abierto numerosas puertas a colaboraciones y a proyectos comunes, además de la línea de experimentación habitual que ha seguido su propia aventura musical. Lee Ranaldo lo llegó a sintetizar en estas palabras: “Nuestra carrera no consiste sólo en ir abriendo brecha en el mundo con nuestro pequeño grupo; es una especie de viaje en el que nos hemos embarcado y queremos llevar a bordo a tanta gente como sea posible”.

Las tres plantas del CA2M albergan una amplísima muestra de obras plásticas, fotografías, poemas, vídeos, archivos de audio y vídeo en disco duro, instalaciones acústicas y visuales, y parafernalia diversa. Obras cuyos autores, en unos casos, son los propios integrantes del grupo, como los collages de Thurston Moore o las pinturas de Lee Ranaldo; en otros casos se trata de trabajos de otros artistas como soporte visual a la actividad musical de la banda (diseños de carpetas, carteles, fotografías, etc.); finalmente, encontramos un tercer grupo de obras que Sonic Youth han seleccionado para la exposición y a cuyos autores están vinculados por amistad, afinidad o pura pleitesía.

Cabría destacar las pinturas de William S. Burroughs y D. A. Levy, las impresiones fotográficas de Allen Ginsberg, Sofia Coppola o Stefano Giovannini, las polaroids de Patti Smith, los dibujos de Glenn Branca, o esa inquietante escultura de Alan Vega en forma de cruz, hecha con madera, cables y bombillas eléctricas, una pequeña muestra de los más del centenar y medio de artistas con que cuenta Sensational Fix, entre los que se encuentran nombres como Dan Graham (con un pabellón diseñado especialmente para la muestra), Cindy Sherman, Ed Ruscha, John Miller, Rita Ackermann, John Cage, Mike Kelley, Todd Haynes, Dave Markey, Marnie Weber, Jim Carroll, Raymond Pettibon, Richard Kern, Maya Miller o Cameron Jamie.

Resulta interesante ver las fotografías, bocetos y diseños originales para carpetas de álbumes, como EVOL, Sister o Daydream Nation, así como otros diseños alternativos que no llegaron finalmente a usarse.

Ilustración de Raymond Pettibon para el LP Goo, de Sonic Youth (1990)

La colección de carteles viste las paredes de la planta baja del edificio con un tono pop underground del que siempre ha hecho gala la banda. Es muy representativo el que contiene la ilustración que Raymond Pettibon hizo para la portada del álbum Goo, basándose en la fotografía tomada por un paparazzo a Maureen Hindley y su primer marido David Smith, testigos en el caso de los “Asesinatos de Moors”, cuando son conducidos al juicio, en 1966.

Las instalaciones añaden la nota menos convencional a la exposición, como la habitación de paredes blancas, con el suelo totalmente cubierto de LPs de vinilo amontonados. El miedo inicial a pisar tan frágil y venerado elemento se transforma en una sensación agradable al comprobar que la “alfombra” resulta mullida y resistente. Llama la atención también la pequeña carpa circular denominada Reverse Karaoke, que contiene en su interior instrumentos y amplificadores para que los visitantes acompañen a la voz de Kim Gordon (como en un karaoke invertido) y puedan incluso grabar el resultado de la sesión en CD.

La exposición deja claro que estamos ante un grupo de artistas interesados, en particular, en la música, más que un grupo de músicos interesados en el arte. Sonic Youth forman parte de esa parcela de la historia del diálogo de las artes multidisciplinares, y encontraron en la música —quizá sólo de forma circunstancial— una vía de experimentación colectiva que les ha convertido en referente imprescindible a la hora de entender la evolución del pop desde el punk hasta nuestros días. En la época de gestación de su proyecto, las artes plásticas y la música estaban estrechamente vinculadas y ambas parecían compartir la misma esencia.

Nacidos en aquella América que soñaba con un mundo ideal —a surgir de las virtudes de la Paz y el Amor—, Sonic Youth pertenecen a esa generación decepcionada, que vive en un mundo resquebrajado por la injusticia, la codicia, el capital, la violencia. Ellos, como otros artistas coetáneos, han ido explorando temas que estremecen y afligen a los jóvenes, como la subversión, la curiosidad, el sexo, la moda o la religión.

Sonic Youth etc.: Sensational Fix ha sido organizada por el comisario Roland Groenenboom con el apoyo constante de Sonic Youth y está producida por la sala Life de St. Nazaire y el Museion de Bolzano, donde fue presentada al público por primera vez.

Sonic Youth etc.: Sensational Fix
Centro de Arte 2 de Mayo
Avda. Constitución, 23 – 25

28931 Móstoles (Madrid)

Del 3 de febrero al 2 de mayo de 2010


Fotografías de Álvaro Tarik

5 comentarios:

mercedes dijo...

Impresionante.

Anónimo dijo...

¡Bienvenido a casa, Maestro!

fanelo

Semari dijo...

Tarik. Buen aporte!!!!!!!!!!!!!
Saludos

Anónimo dijo...

no me la pierdo. Kool thing!!!!!!

CAROLVS II, REX HISPANIARVM dijo...

Los miticos Sonic Youth...junto a Nirvana e Hole, los reyes del rock!!!!!!

Un saludo