.

.
.

6 jul. 2010

No construyan el palacio del sur

TRIBUNA ABIERTA
por Manuel Pérez Lozano
Departamento de Historia del Arte
Universidad de Córdoba

Imagen: Urbanity.es

¿Estamos locos o qué? Yo esperaba que la cordura se impusiera en nuestros políticos locales, pero por lo que estoy leyendo estos días en la prensa siguen erre que erre con un proyecto que nadie con sensatez quiere cargar sobre sus espaldas. Ya se dijo que no sería rentable, que sería insostenible, que estaba sobredimensionado para una ciudad como Córdoba. Aunque el edificio se ha reducido, sus escalas y previsiones de uso son desmedidas. Y más en los tiempos que corren, cuando ya no hay ni para pagar a los funcionarios. En no más de diez años, prácticamente todas las ciudades españolas de más de cien mil habitantes, se han convertido en "ciudad de congresos". El resultado ha sido un montón de "palacios" infrautilizados que terminan alquilándose para bodas y mítines de campaña. Amén de los escándalos que van destapándose sobre cobro de comisiones, adjudicaciones, etcétera.

Córdoba tiene desde hace muchos años un Palacio de Congresos, junto a la Mezquita nada menos. La realidad es que con sólo capacidad para unas 700 personas, también está infrautilizado. Y qué decir del gran edificio de Cajasur en el Parque Joyero, para 6.000 personas. Creo que sólo se llenó con motivo de un banquete-homenaje. Hoy está prácticamente sin uso, valorado actualmente en un millón y medio de euros, pero su construcción sólo costó unos 25 millones que contribuyeron al hundimiento de Cajasur. Esto por si sirve para escarmentar en cabeza ajena.

Y no digamos el problema estético. Koolhaas es un gran arquitecto, hace edificios emblemáticos. Con el C4 que está ya casi medio hecho, ya se dota a la zona de un buen espacio cultural, de proporciones sostenibles para nosotros. Aunque Córdoba tiene su "guggenheim" desde hace mil doscientos años. ¿Para qué poner casi enfrente de la Catedral-Mezquita un edificio de cristal de más de 25 metros de altura? ¿Han calculado el impacto visual? ¿Ustedes creen que los turistas vienen a Córdoba a ver arquitectura contemporánea? No, los turistas quieren ver una ciudad medieval, de casas blancas. Y se supone que con una sensibilidad y saber hacer de siglos en su conservación.

¿Por qué no lo construyen, en una futura época de bonanza económica, en Noreña o por Carlos III? Allí sí hacen falta edificios singulares y equipamientos culturales. Y por cierto, ¿no han pensado que con sólo la mitad de lo que quieren gastarse en el Palacio del Sur podrían restaurar montones de monumentos históricos y prepararlos para la visita del turismo que realmente ya está viniendo? ¿Por qué no dedicar parte de ese dinero a favorecer que grandes casas cordobesas puedan resurgir de su ruina adaptándose a hoteles con encanto, o a recuperar los antiguos patios? Estas fórmulas sí están teniendo éxito, porque ese es el tipo de oferta que busca el turista que desea venir a vernos. Ahí sí se está generando riqueza y hay que favorecer lo que funciona, lo mismo que hace falta formar a muchos jóvenes para ayudar a la gente a interpretar nuestro pasado, tanto a autóctonos -empezando por nuestro políticos- como a los foráneos.

Piénsenlo, todavía estamos a tiempo de hacerlo: evitar una ruina a cambio de invertir en nuestro verdadero futuro, y si no, como tituló Castilla del Pino un famoso artículo de Triunfo que les recomiendo: "Apresúrense a visitar Córdoba".

Publicado originalmente en Diario Córdoba

12 comentarios:

Gerardo dijo...

Este señor tiene razón.
Fijate lo que me encuentro en la Web de la biblioteca provincial:

"El servicio de sugerencias de compra de la Biblioteca Provincial de Córdoba queda suspendido durante 2010 debido a ajustes presupuestarios."

¿Cómo vamos a meternos en obras faraónicas si ya no hay dinero ni para comprar libros en las bibliotecas?

Anónimo dijo...

Ya en 2006 el reputado historiador y crítico de la arquitectura William J.R. Curtis proclamaba en el Babelia:
"El deseo de los alcaldes de provincias de ser focos instantáneos de atención y de contar con edificios "icónicos" de las grandes estrellas internacionales corre el riesgo de degenerar rápidamente en una obsesión superficial por los nombres, las marcas, las imágenes pasajeras y trucos formalistas tan fugaces como la publicidad. Tal vez la historia reciente de Córdoba sirva de "lección". En esa ciudad es en la que Rem Koolhaas, la estrella de las estrellas, se ha dignado construir una de sus apresuradas creaciones, el Nuevo Palacio de Congresos, un bloque rectangular de toscos detalles, toscamente, de más de 250 metros de longitud, completamente desproporcionado para el escenario histórico en el que se encuentra, enfrente de la Mezquita. Koolhaas ha proclamado a menudo su desdén por el "contexto" y aquí muestra lo que quiere decir.

Mientras tanto, en la otra orilla de ese río maravilloso y tranquilo, el Guadalquivir, Juan Navarro Baldeweg acaba de terminar la restauración de los antiguos molinos de agua y un nuevo paseo que consolida la ribera y ofrece un mesurado primer plano para la vista hacia el puente romano y la ciudad. Nieto y Sobejano han ganado hace poco el concurso para el nuevo Espacio de Creación Artística de Córdoba que estará en la orilla opuesta y que se funde de manera admirable con el paisaje ribereño. La ingeniosa geometría poligonal de los lucernarios es casi una abstracción de las decoraciones islámicas, pero sin recurrir al pastiche folclórico ni a la historia instantánea de fotografía. El contexto, histórico y geográfico, ha quedado absorbido y transformado en una obra que es totalmente actual. La arquitectura no es cuestión de imágenes superficiales y transitorias: constituye el telón de fondo de la vida social y está destinada a durar y, con el tiempo, a hacer una contribución a la memoria colectiva".

Rosa Colmenarejo dijo...

Felicidades por publicar el artículo. Ars Operandi precisa de más pensamiento crítico como el que representa este artículo de Manuel Pérez Lozano que suscribo. Creo que quienes pensamos como Curtis nunca hemos dicho mucho pensando que quizá, con suerte, el dinero nunca llegaría... Realmente Córdoba no precisa (más) palacios del sur precisa potenciar su cultura del sur... ¡empezando por las bibliotecas! (que, por cierto, es lo primero que ha suprimido Caja Madrid de su obra social, los populares "espacios para la lectura", en esta comunidad autónoma acogiéndose a la "crisis")

Anónimo dijo...

Bueno parece que es una historia inversa a la del Puente de Santiago Calatrava, pero muchos años después. Ese puente no se construyó al parecer por el "impacto" que ejercía en la zona aledaña a la Mequita. Y ahora se traspasan todos los límites, y se olvida nuestra historia reciente, con el Palacio del Sur. Que más que impactar, absorbe.
Por otro lado, ocurre algo parecido en cuanto a los plazos. El actual puente de Miraflores se ha construido casi veinte años después de que se resolviese el Proyecto de ideas, cuando el "estilo oxidado" era algo novedoso. Ahora, y recién construido, no lo es tanto, porque incluso muchos chalés del Brillante ya lo incorporan. Amén del nuevo Melia, la Nueva sede de Medina...
El Palacio del Sur va día a día pasándose de moda, en los papeles, desde hace ya unos años, como el Puente que le servirá de antesala.
Por eso, amén del gasto, y del arrabal de Saqunda que subyacerá bajo la obra de Koolhas quizás conviene reflexionar un poquito, o al menos, debatir con expertos en planificación urbana, antes que tener un fantasma infrautilizado como tantos "palacios del Sur" de la Costa del Sol.
La opinión de Manuel Pérez, como siempre,ofrece un buen camino a la reflexión.

Antonio Monterroso.

Anónimo dijo...

Sí al Palacio del Sur!!!. Seguramente muchas de las personas que están en contra también criticarán: “que aquí no se invierte”, “que hay mucho paro”, “que esta ciudad es una fu”, “que aquí no hay ná”, “que somos unos catetos”, etc. Cuando hace años los artistas pedían el centro de arte, poco después algunos de ellos decían que lo importante era educar, que ese edificio no era tan necesario. Si Obama habla de Córdoba, criticamos su imprecisión histórica y no valoramos la repercusión mediática y el consiguiente beneficio para la ciudad, incluso criticamos a nuestro alcalde por la invitación.
Y seguimos atracándonos en nuestros propios pensamientos, muchas críticas bien argumentadas pero con pocas soluciones.

Manolo Garcés

Lucía dijo...

Le doy las gracias M.pérez por escribir estas líneas. LLeva toda la razón. pero debemos de tener cuídado en no confundir, que aquí Manolo no lo hace, progreso con respeto. Este proyecto no tiene respeto por el Patrimonio Cordobés, ni por el paisaje (tb patrimonio), no hay escalas para él, parece creado tras una tabula rasa (por cierto he oído que es un proyecto reciclado, sabes ustedes algo?)
También es verdad que por vivir en ua ciudad patrimonial no se puede negar el paso al progreso, entonces caeríamos en el error de mantener una ciudad muerta, en formol!?!?!? Además, que hubiera pensado eso todos nuestros antecesores, qué nos hubiera llegado? Lo que se debe de realizar es un proyecto sostenible y respetuoso, en zonas degradadas (me refiero con ello a que no son focos emisores de interés) y ello se puede hacer muy bien con la arquitectura o cualquier otra intervención. Claro todos sabemos que con este proyecto se quería realizar una cortina, como si de un teatro se tratase, para tapar la imagen q no encajaba con la que se quiere vender (vergonzosa esta postura).
Espero que el escrito de M.pérez sirva de algo, aunque nuestros dirigentes creo que van a sufrir de ceguera pasajera

PD. tb merecen la pena leer los comentarios en el Diario

Maperez dijo...

Por si sirviera para la reflexión. Podemos ver el caso de Palma de Mallorca. Un destino típico de congresos que también quiere construir un nuevo Palacio de Congresos, de unas proporciones menores que el de Córdoba. La construcción está teniendo problemas. El principal es este:

http://www.diariodemallorca.es/turismo/2010/04/13/turismo-reuniones-cayo-mallorca-2009/561454.html

Anónimo dijo...

manuel, que los turistas no vengan a córdoba a ver arquitectura contemporánea no significa que en córdoba no se pueda hacer arquitectura contemporánea. ¿qué hacemos entonces? ¿arquitectura pastiche? ¿arcos de medio punto?

agnodice

Mayo Florido dijo...

Mira Gerardo si estás tan preocupado con la falta de fondos para comprar libros debes llamar a Don Joaquín Dobladez y le dices que vas a hacer una donación de 300 euritos para que puedan seguir comprando libros y películas.

A cambio convences al señor Dobladez de que en esa nueva biblioteca de la Rosaleda, que tantísimo te gusta, pues pongan en la fachada un azulejito con tu nombre, así sigues el modelo de las bibliotecas anglosajonas cuyas fachadas están con los nombres de todos los donantes.

Anónimo dijo...

Este último comentario no aporta nada, es un ataque personal sin más.

Anónimo dijo...

Más de un artículo así hubiera sido necesario años atrás,para frenar unas cuantas aberraciones urbanísticas e históricas, que acometieron hace unos años arquitectos de 2ª división y próximos al poder local cuando fabricaron el puente o "pasarela" Miraflores, una autentico delito contra el patrimonio y el buen gusto. O cuando se permitio desde la Junta regional la transformación y no restauración del llamado "Puente Romano", precisamente a un arquitecto poco apropiado teniendo en cuenta sus antecedentes urbanísticos. (Hay quien se empeña en hacer historia, aunque sea la mala).
Además citar los aparcamientos en plena Rivera que hoy dan cabida a una famosa franquicia de hosteleria. Así podríamos seguir un largo rato, eso también es denunciable señores. No estoy a favor del Palacio de Congresos, pero tampoco de aquellos que siempre se oponen a proyectos algo más ambiciosos, por que al final se sustituyen por proyectos igual de transgresores con el medio pero mediocres (Cito el antiguo Hotel Meliá). Saludos y seamos mas contructivos!!!!!!

Anónimo dijo...

Anda, ¡qué buen ejemplo de recepción!
Gracias a Dios que la arquitectura y en general el mundo del arte no nos ha escuchado nunca ni a los historiadores del arte ni al público en general, sólo a los promotores. En caso contrario no existiría la Mezquita, las pirámides de Giza, ni Picasso, ni el dadaísmo, etc. A Manuel pérez seguro que se le ocurren muchos ejemplos de arte no aceptado. Viva la creación!!!!!!!!!!!