3/11/2010

Dibujar y escribir. Cartas ilustradas de Rafael Romero de Torres en el Bellas Artes

.

El Museo de Bellas Artes de Córdoba ofrece al público una nueva exposición, titulada Dibujar y escribir. Cartas ilustradas de Rafael Romero de Torres, Córdoba, 1865-1898. La muestra, que se puede contemplar en la Sala de Dibujos y Estampas, está compuesta de un conjunto de 16 cartas enviadas por Rafael Romero de Torres a su familia, con objeto de demostrar sus progresos en el campo del dibujo, primero desde Madrid cuando se formaba en la Real Academia de San Fernando, y luego desde Roma, cuando se encontraba becado por la Diputación de Córdoba. Se exhiben además cuatro dibujos a mayor escala de otros tantos motivos que aparecen en las cartas y el manuscrito titulado Córdoba Monumental y Artística, original de su padre Rafael Romero Barros, que fue caligrafiado e ilustrado por el artista.

Nacido en 1865, Rafael Romero de Torres tuvo desde su infancia una vinculación directa con el arte. Su padre, pintor y director tanto del Museo como de la Escuela de Bellas Artes de Córdoba, le introdujo desde pequeño en el conocimiento de las distintas disciplinas artísticas, lo que posibilitó que Rafael pudiese ingresar en la Escuela de Bellas Artes a la temprana edad de ocho años, vistas las cualidades que por entonces ya apuntaba el joven artista, sobre todo en el campo del dibujo. Sus maestros, a más de su propio padre, pintores finiseculares como Muñoz Contreras, José Saló o José Mª de Montis, cultivan en el alumno el gusto por la observación y dibujo del natural, campo en el que Rafael Romero de Torres deja numerosos apuntes aún conservados, donde representa escenas costumbristas propias de su entorno. Con su padre trabaja en la realización de Córdoba Monumental y Artística, una obra manuscrita donde se da cuenta de los principales tesoros artísticos de la ciudad y en la que el joven Rafael deja su impronta en forma de numerosas ilustraciones a la plumilla de una gran calidad que ahora podemos contemplar en la exposición del Museo de Bellas Artes.

En 1884 se traslada a Madrid, donde, a instancias de su padre, y gracias a una beca de la Diputación de Córdoba, entra en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde estudia bajo la tutela de los más celebrados pintores del momento, como Madrazo, Dióscoro Puebla, Casto Plasencia o Carlos Luis de Ribera.

Rafael Romero de Torres alterna sus estudios en Madrid con sus frecuentes visitas a Córdoba, en las que sigue colaborando con su padre en los distintos viajes arqueológicos que este realiza, afianzándose con ellos su predilección por el naturalismo, apareciendo asimismo el interés del pintor por la temática social, realizando Sin trabajo en 1888, obra clave en su carrera, pues le proporciona la por tantos ansiada beca de la Diputación para ampliar sus estudios en Roma. Aún en Madrid, en 1889 envía otro importante cuadro de tema social como es El albañil herido o Los últimos sacramentos, la segunda obra de una trilogía de clara denuncia que cerrará con En busca de otra patria (emigrantes a bordo), ya en 1892. Es Rafael responsable asimismo del inicial interés de su hermano Julio por la temática social, campo en el que dejó diversas obras en los años del cambio de siglo, cuando su carrera se estaba ya afianzando. La temprana muerte de Rafael, en 1898, truncó la que podría haber sido una larga y brillante carrera artística.

Dibujar y escribir. Cartas ilustradas de Rafael Romero de Torres, Córdoba, 1865-1898
Museo de Bellas Artes de Córdoba
Plaza del Potro, 1, Córdoba
De noviembre de 2010 a mayo de 2011

Bookmark and Share