.

.

13 ene. 2011

La Bienal que mira a Asia


A poco de inaugurarse la Bienal Internacional de Fotografía de Córdoba se ha hecho público el cartel que conforma su programa de exposiciones. Dos son los platos principales que Juan Carlos Limia y Alicia Reguera han preparado como directores generales de esta duodécima edición. Por un lado, en la sala Vimcorsa, el Centro Andaluz de Fotografía presenta Follow me, la retrospectiva del artista chino Wang Qingsong que ya durante 2010 se pudo contemplar en el claustro del Palacio Provincial de Cádiz y en la sede del CAF en Almería. Por otro, de la mano de la galerista Blanca Berlin, el proyecto Façade del coreano Han Sungpil, ocupará las paredes de la Sala Orive.

A través de construcciones corales plasmadas en imágenes de gran formato, Qingsong reflexiona sobre "la transformación y los rápidos cambios por los que está atravesando China, centrándose en las contradicciones de la realidad social contemporánea china generada por el acelerado desarrollo económico del país, y realizando una crítica al culto a iconos globales que define en gran medida la sociedad consumista y la pérdida de espiritualidad en la China de hoy". Han Sungpil, por su parte, muestra  una serie de trabajos estructurados según la comisaria Blanca Berlin a partir de un doble registro: "Por un lado, nos encontramos ante un conjunto de reproducciones de los grandes lienzos de lona que recubren algunos edificios históricos mientras sus fachadas están siendo restauradas. Réplicas efímeras destinadas a desaparecer una vez concluidas las obras y a las que sólo la fotografía de Hang confiere la cualidad de permanencia. Por otro, lo que el autor coreano nos muestra son fotografías de aquellos trampantojos de carácter durable que adornan las paredes de ciertos inmuebles, en definitiva, graffitis con vocación de pervivencia que se convierten en parte del edificio desde el instante mismo de su creación".

Future, obra de  Wang Qinsong en la sala Vimcorsa

El Teatro Cómico Principal acoge otra de las exposiciones ya producidas en 2005 por el CAF, se trata de Caminos del corazón, una muestra de fotografías en blanco y negro de José Manuel Ochoa que según su autor va más allá de "una guía fotográfica personal de India, Pakistán, Irán, campamentos Saharauis de Tinduf (Argelia) o China, por mucho que pretenda referirla a vivencias turísticas, aventureras o místicas"

La sala Galatea presentará Jardines de arena, un proyecto expositivo procedente del MuVIM y encabezado por el investigador neoyorquino Clark Worswick quien ha recuperado cien fotos originales, tomadas entre 1859 y 1905 por un buen número de fotógrafos comerciales que viajaron o establecieron sus estudios en Oriente Medio, los cuales realizaron cientos de miles de fotografías destinadas al consumo masivo o a la ensoñación de Occidente.

Al Palacio de la Merced llega el trabajo de las fotógrafas turcas Ilke Veral Coskuner y Zülal Ersen. Bajo el título Imagine... imagine Istanbul reúnen una serie de imágenes que comparten  su visión pictorialista de la ciudad turca y que según sus autoras plantean "un viaje mágico para comprender los mensajes secretos de aquellos fantasmas del pasado, que se levantan de sus lechos de muerte para deambular por el silencioso fondo del Bósforo".

Autumn Farewell in Station, fotografía de Ilke Veral Cokuner en el Palacio de la Merced

La sala  del Colegio de Arquitectos acogerá Diapositivas tejidas,  exposición del joven fotógrafo Julien Dit Khanh, comisariada por José Luis de la Fuente, que trae a Córdoba "un trabajo centrado en la experimentación con el espacio mediante una búsqueda personal de aproximación artística basada en la reflexión".

El Circulo de la Amistad presentará la exposición Gaudí: formas y color, del fotógrafo cordobés Manuel Lama. La muestra recoge instantáneas de edificios emblemáticos del arquitecto catalán como La Sagrada Familia, la Casa Batlló, la Casa Milá o Parque Güell, en las que el autor "ha querido sentir a modo de medium del mundo espírita la fuerza anímica de este poliédrico e incomparable artista universal, transmutando en su interior los referentes formales que no le son propios para convertirlos a su vez en nuevas obras artísticas, en un ejercicio conceptual muy interesante cuya finalidad es la mitificación del arte".

La Escuela de Arte Mateo Inurria contará con la presencia de las obras de José Julián Ochoa, quien bajo el título El tercer ojo presenta una serie de fotografías en blanco y negro que para Díaz Burgos suponen "una reflexión en donde el tiempo y la memoria habitan. Donde lo mágico se hace cotidiano, y en donde lo irreal se transforma en naturaleza de vida. Cargadas de una potente narrativa, y exentas de esos barnices tan al uso hoy en día, maniqueístas, fáciles y superfluos, nos propone por el contrario una reflexión a unos mundos construidos desde la mirada ajena, pero al mismo tiempo, cercana".

Una antológica conformada por una selección de obras del fotógrafo sevillano Luis Ortiz Lara ocupará la sala de exposiciones de la Fundación Gala. Según la información suministrada por la organización se trata de "una bonita colección de fotografías, cuya técnica de coloreado, la forma con que el hábil y paciente artista ha dado esa mágica y entrañable luz a sus imágenes, invita a la huida de un costumbrismo de tema"

La baranda, fotografía de Luis Ortiz Lara en la Fundación Gala

Las salas privadas de la ciudad también incluyen en su programación exposiciones que forman parte del catálogo de la bienal cordobesa. Así en la galería Arte21 se podrán contemplar los últimos trabajos del fotógrafo cordobés Fernando Sendra. Bajo el título de Pensamientos, Sendra reúne una serie de obras manipuladas digitalmente que para su autor constituyen "una asignatura pendiente, el dar rienda suelta al mundo surrealista que sólo podía crear en un lienzo, a golpe de pincel". Por su parte la sala Aires presenta Pasiones, una selección de fotografías de Cris Agulló, obras en las que para su autor  resulta fundamental el componente emocional. "El factor emocional, me parece vital a la hora de realizar una foto. En cada una de ellas pretendo trasmitir el sentimiento que me evoca el momento, siempre intentando causar el impacto deseado. Por lo general suelo rodearme de naturaleza y exteriores como fuente de fuga a la hora de hacer fotos, porque la fotografía es el método de abrir espacios o sentimientos en lugar de ser tan sólo la representación de un objeto”. La sala Ignacio Barceló, sede de la asociación AFOCO, acogerá Welcome, un proyecto fotográfico de Javier Arcenillas y Cristina De Middel realizado a partir de un viaje a Bangladesh para documentar un proyecto que la ONG Médicos Sin Fronteras desarrolla en la frontera entre este país y Myanmar.

Los espacios públicos toman también protagonismo en el programa de la bienal. El Jardín de Orive acogerá la proyección de fotografías del cordobés Francisco González que presentará una serie de imágenes bajo el título Estambul- Córdoba. El mismo escenario de Orive servirá para albergar una exposición colectiva sobre fauna y flora bajo el título Jardín escondido, Jardín encontrado. Por último en la Avenida de la Libertad el colectivo de socios de AFOCO desplegará Paso a Paso, una iniciativa que pretende "sorprender al caminante que se ve inmerso en las obras de los fotógrafos traspasando la barrera del cuadro para encontrársela a sus pies". Para Juan Manuel de Toro, presidente de la asociación cordobesa, "las imágenes contempladas en diferente perspectiva a la habitual, no deja de ser un nuevo ejercicio de comprensión visual traduciendo percepción vertical a horizontal, lo que nos dará en alguna ocasión sensación de caída al vacio, situaciones imposibles que deberemos situar en su espacio original".



Bookmark and Share

26 comentarios:

f/63 dijo...

Vaya nivelaso

Perutz dijo...

la verdad es que no tiene desperdicio. dos de las fotos que ilustran el reportaje son inefables.

Anónimo dijo...

Entre el nivel de las fotos y el de los textos de la organización ("una bonita colección de fotografías", "sorprender al caminante", por no hablar de la sintaxis), ganas me dan de quedarme en casa. ¿No había una pizca de presupuesto para contratar a un comisario no ya digno, sino a un comisario sin más? Orive es el submundo de la cultura de Córdoba.

Anónimo dijo...

un magnífico ejemplo de la deriva de una concejalía de cultura que desde que echaron a david luque, no ha dado una a derechas

Vladimiro dijo...

Ni a izquierdas

Mao Tse-Tung dijo...

¿Ni para una web tienen? Llamad a Puntoreklamo, que son amiguitos.

inquirer dijo...

¿dónde está la producción propia?

Anónimo dijo...

bueno, Vimcorsa está programando excelentes exposiciones que no son de producción propia, bienvenidas sean

desenfocado dijo...

Una vuelta al orden. Queda claro que la experiencia aperturista y profesionalizadora de la bienal anterior no les resultó demasiado grata...

Anónimo dijo...

"sensación de caída al vacío" es lo yo que he experimentado al leer el artículo de lo que viene a la bienal

Mehr Licht!

Anónimo dijo...

Pues veo que a nadie llama la atención la tarjeta de invitación. Cuando abrí el sobre y la ví pensé que se trataba de publicidad de tele pizza. Y si pensamos que esa imagen es la que se proyecta...

desenfocado dijo...

después de ver la baranda de geranios no me han quedado fuerzas ni para abrir el sobre, pero gracias por el aviso. ya no está uno para sobresaltos...

Anónimo dijo...

tú has podido llegar al balcón de geranios, yo quedé entumecido no más ver a la bella durmiente del bósforo

casandra dijo...

Restos de serie sin alma de ciudad y sin personalidad propia.
Productos envasados al vacío y políticamente correctos. No está el mundo para tanta cursilada, los artistas tienen una responsabilidad social y aquí no hay ni palabras.
Hará gasto pero no historia.

Anónimo dijo...

25 millones de las antiguas pesetas

Anónimo dijo...

más de 14 millones para el hombre río

Anónimo dijo...

Enterarse de los contenidos y actividades de la bienal ha sido un reto frustrado; de nuevo fallamos en comunicación ¿y queremos público?.
Amarillo Photoespaña en la imagen de la bienal, para parecerse al mayor festival de fotografía. El resto, un intento de hacer algo digno, pero sin sentido unitario, y eso que es cada dos años.
Se lo estamos poniendo fácil muy fácil a San Sebastián 2016....

Anónimo dijo...

si Photoespaña es el espejo donde quieren mirarse que empiezen por profesionalizar la dirección de la bienal.

Anónimo dijo...

Recortan presupuestos hasta en los catálogos de cualquier actividad cultural que se haga, el pretexto la falta de fondos, y luego va el señor de urbanismo, el gran Tejada, caracterizado por su cultura y sensibilidad, y costea con dinero público 50.000€ en el "hombre desperdicio", con estas iniciativas nos acercamos a la capitalidad? por favor!!!.

Anónimo dijo...

Vaya grupillo, siempre aportais tanto a la cultura?
creo que sois unos resentidos y que os corroe la envidia porque no sois capaces de organizar ni una partida de mus

Anónimo dijo...

Acabo de ver 4 exposiciones si todas son así felicito a la organización, por fin podemos ver exposiciones de calidad por la patilla, sin tener que ir a Madrid

Anónimo dijo...

Madre mía. Ya han llegado los comentarios a Orive, ¿no? Y aquí los tenemos a todos defendiendo lo indefendible.

Anónimo dijo...

Hay que ver lo que os interesa últimamente la Bienal a los contemporáneos. Es cierto que hay muchos errores, que no hay web, que el diseño es discutible, que no hay producción propia y todo lo que queráis. Pero también había bastantentes errores en la anterior edición y no os vi tan molestos.
Será porque a vuestros amigos no los han metido este año en el comisariado.
Que malo es perder la influencia.

desenfocado dijo...

entre el discurso y la articulación de las exposiciones de la sección oficial de la edición anterior y el batiburrillo de ésta, no hay color. evidentemente se nota la mano de profesionales que tienen cosas que decir y saben cómo decirlas, a las exposiciones me remito.
que estos profesionales sean mis amigos no es tu problema.
y si hablas de "influencia" pareces olvidar el monopolio ejercido desde hace decenios en córdoba que, entre otras cosas, ha propiciado que el 100 % de las actividades relacionan fotografía y ayuntamiento sean llevadas a cabo curiosamente por la misma asociación fotográfica

Anónimo dijo...

Evidentemente tienes razón, tener amigos no es malo y en la edición anterior no era un batiburrillo mezclar en la misma sala al fotógrafo del siglo XIX Rafael Garzón con Pierre Gonnord. Aquí sólo saben de arte los "profesionales" con carné o mi "queridísima" amiga Carlota Alvarez Basso, los demás no hemos visto una exposición en la vida o no leemos libros.

Y no te cortes, si en Córdoba todos nos conocemos y sabemos quien es quien. Porque te refieres a Afoco, que de nuevo tienes razón, ha estado muchos años organizando la Bienal porque ellos se la inventaron, con aciertos y errores currando en los años que nadie hacía puto caso a la fotografía. Y por cierto, este año sólo se dedican a su exposición. Que si tantas ganas les tienes como parece, puedes pisotearla todo lo que quieras.

Gerardo dijo...

De acuerdo con Casandra, flojísima la Bienal de este año.
Las exposiciones del Teatro Cómico y de la Fundación Gala dan vergüenza ajena.
Mucha cursilada como la de la Diputación o la del Circulo de la Amistad.
Menos mal que está todo muy cerca y la pérdida de tiempo fue mínima.