.

.

14 nov. 2011

El cine escolar en la Córdoba de los años 50

por Manuel Toribio
Historiador
Director del IES Sta Catalina de Siena

 

En la cordobesa barriada de Cañero comenzó a funcionar en Enero de 1956 el Colegio de niñas Santa Catalina de Siena por iniciativa del Obispo Fray Albino y dentro del Patronato San Alberto Magno. El 5 de septiembre de 1956 el Obispo se dirige a los colegios que formaban el Patronato para poner en marcha esta experiencia pedagógica, que estaría abierta también a las familias de las niñas. En esos cinco años de vigencia que tuvo el cine en el colegio se proyectaron fundamentalmente películas de contenido religioso, folclóricas, de historia, o bien específicamente infantiles de dibujos animados. Ahora cincuenta años después hemos encontrado la documentación que generaron las proyecciones cinematográficas :contratos y facturas de alquiler de las películas con las diferentes distribuidoras, de compra de la máquina de proyección, pagos al operador, reparaciones y correspondencia en torno al cine, con los mismos hemos tenido durante este curso una exposición en el actual instituto heredero de aquel colegio al objeto de mostrar esta curiosidad pero también reflexionar sobre el valor pedagógico de la cinematografía, mostrando la riqueza iconográfica de algunos de los documentos generados por las empresas del séptimo arte. Presentamos a continuación una muestra de los más significativos que se comentan por sí solos.

Una de las principales novedades del proyecto pedagógico de Fray Albino será la utilización del cine como complemento a la tarea educativa, aceptando la realidad de que la cinematografía se había convertido en esos años en un auténtico fenómeno de masas. El 5 de septiembre de 1956 se dirige la siguiente carta firmada por el Obispo a todos los centros del Patronato: ”fue siempre una de nuestras preocupaciones... la creación en las escuelas del Cine Escolar. Con este fin deseábamos ardientemente verlo implantado en nuestro Patronato y hemos luchado hasta conseguirlo. Su triunfo dependerá en gran parte de la simpatía con que los Directores de Grupo y los Maestros le acojan y del apoyo, que fiados de sus frutos, le presten. Con tal motivo, el Consejo de mi Presidencia ha dispuesto, que todos los Sres. Directores y Maestros de él dependientes den cumplimiento a los siguientes extremos:

1º-Todos los niños asistentes a nuestras Escuelas abonarán, durante el curso 1956-1957, la cantidad de UNA PESETA MENSUAL en concepto de ayuda al cine escolar (...)
4º-Los Grupos Escolares dispondrán de un Salón apto para las proyecciones, si bien puede ser utilizado con otros fines durante los días de no proyección. Así mismo deben procurar por los medios a su alcance el oscurecimiento total del citado salón durante las horas de proyección, la adquisición de una pantalla blanca de 5 por 4 metros, si el local no tuviera una pared lisa con estas condiciones, y disponer un enchufe de energía eléctrica de alumbrado en la pared opuesta a aquella en que haya de proyectarse.
5º-Los Grupos Escolares de varones escogerán tres parejas de niños mayores para que, siguiendo las instrucciones de la Sección de Cine Escolar, transporten el aparato de uno a otro Grupo en el vehículo que a tal efecto se pondrá a disposición.
6º-En cada Escuela se harán dos proyecciones mensuales, cuyos programas señalará la Sección de Cine Escolar. Estas proyecciones tendrán lugar siempre dentro del horario de clases y serán consideradas como parte integrante del programa escolar.
7º-Si algún Grupo deseara hacer proyecciones especiales, deberá dirigirse a la Sección de Cine Escolar, a quien facultamos para señalar cuantía, programas, frecuencia, etc.”

El 15 de septiembre de 1956 el Presidente de la Junta de la Asociación Católica de Padres de Familia del colegio le comunica al Secretario del Patronato San Alberto Magno, don Francisco Gracia, la intención de proyectar dos veces al mes cine para las niñas del centro, que tendrían que abonar la cuota mensual fijada. La Asociación ha contratado su propio aparato de cine, tal y como se le notificó al Ministro de Educación Nacional, don Jesús Rubio en la visita que realizó al centro acompañando al Obispo. En efecto, la Asociación había suscrito un contrato con don Esteban Suárez Pérez, de Peñarroya-Pueblonuevo, operador oficial en la provincia de Cinematografía Marín de Barcelona para adquirir una Máquina de proyección de cine por 3.700 pts. de anticipo y 24 giros aceptados por valor de 1.000 pts. cada uno a partir del 30/11/1956 y hasta el 30/10/1958. En l959, la Asociación intentaría desprenderse de dicho aparato, quizás porque remitiera la frecuencia de su uso, para lo que durante tres días en el diario local apareció el siguiente anuncio: ”SE VENDE MÁQUINA DE CINE MARÍN” y desde 1960 no hemos encontrado más noticias de proyecciones.


En cuanto a las películas proyectadas, la mayoría tendría un contenido religioso (sobre todo, films basados en la historia sagrada), documentales, dibujos animados, folclóricas y comedias junto con alguna de ciencia ficción. Las principales casas suministradoras fueron Hispano Fox Film, Brepi Films, Pax Films y la filial española de Metro Goldwyn Mayer. Entre los títulos, destacamos los siguientes:

El Pórtico de la Gloria (prestada por el Colegio Santa Victoria), 18/11/1956
Ultimátum a la Tierra y Hablan campanas, 30/12/1959
Todo es posible en Granada y Sueños de Aventuras, 27/11/1959
Las llaves del Reino, 05/12/1959
El sueño de Andalucía,10/12/1959
Torero y Sangre andaluza,14/11/1959
Canela en rama y Deportes y figuras, 30/10/1959
El milagro del Cristo de la Vera y Falsificadores de oro, 15/10/1959
Bandido generoso, 01/10/1959
Brindis a Manolete y Meta de Peregrinos, 17/10/1959
Agustina de Aragón y Gran cosecha, 24/09/1959
Ocho asuntos cortos, 18/03/1959
La calle del delfín verde, 20/04/1959
Cinco dibujos Tom y Jerry, 20/04/1959
Indianápolis y Siesta gatuna, 01/03/1959
Mujercitas y Para que otros vuelen, 21/02/1959
La ciudad de oro y Lo que no se borra, 27/02/1959

Algunas de estas proyecciones tendrían lugar fuera del horario escolar, los sábados por la tarde, asistiendo también familiares de las alumnas. La Asociación de Padres tuvo que dirigirse por escrito al alcalde Cruz Conde para solicitar la presencia de dos guardias municipales que pusieran orden a la entrada los días de cine, pues en el barrio se concitaba revuelo y expectación así como algún que otro alboroto. Imaginamos que por este motivo e igualmente para no competir con el Cine Osio de la cercana Plaza de Cañero, las proyecciones dejaría de realizarse, aunque si tenemos noticias de que, al menos durante un verano –después pasarían a proyectarse al patio del Colegio San Vicente Ferrer-, continuaban al aire libre en los meses del estío en el patio del colegio (...)

Bookmark and Share

No hay comentarios: