12/2/2012

El paisaje electrónico de Robert Cahen en la Posada del Potro


 Paysage d'hiver de Robert Cahen
Redacción / Ars Operandi

La Posada del Potro, convertida ahora en virtual Centro de Flamenco Fosforito, abre sus puertas para desplegar a lo largo de seis de sus estancias una retrospectiva de la obra del artista francés Robert Cahen (Valence, 1945). Figura fundamental en la historia del videoarte, Cahen es pionero en la utilización de la tecnología electrónica en el tratamiento y manipulación de la imagen en movimiento. Videoartista, compositor, cineasta y fotógrafo, Robert Cahen posee una dilatada trayectoria repartida por Documentas, Bienales y buena parte de los museos y centros de arte del circuito internacional. Desde finales de los 70 sus trabajos son un paradigma en el campo de la experimentación en el arte sonoro, primero y más tarde en el audiovisual. 

Comisariada por Juan Ramón Barbancho para el Ayuntamiento de Córdoba y con la colaboración del Institut Français, la muestra reúne una selección de trabajos fechados entre 1983 y 2005 que comparten el interés del artista por la observación de la naturaleza. Para Juan Ramón Barbancho este acercamiento "no se realiza desde un punto de vista naturalista o como un observador anónimo, sino que busca establecer una relación más personal, podríamos decir que retoma la forma de tratar la naturaleza en el Romanticismo: esos paisajes maravillosos e imponentes en los que, de alguna manera, nos habla de la relación del hombre con la naturaleza, tal vez no una relación hostil, pero sí asombrosa. Ver los paisajes de nieve y hielo de Cahen, por ejemplo, nos puede poner en esa situación de desazón romántica del protagonista del cuadro Monje a la orilla del mar de  Friedrich. Es la naturaleza entendida como lugar de inmersión y de experiencia o bien la finitud del hombre frente a la infinitud de aquella. Todo esto se ve muy bien en toda su obra, pero tal vez de una forma especial en la selección de videos que forman parte de este proyecto al que hemos llamado la naturaleza infinita. Infinita tal vez en ese sentido romántico, las imágenes nos envuelven, nos sobrecogen en algunos casos, pero también desde la perspectiva de su trabajo, de la tecnología que ayuda a crear estas imágenes y esta sensación al funcionar la pantalla como una especie de mirilla a través de la cual no sólo vemos lo que hay delante de nosotros, en la proyección, sino un espacio mucho más grande: aquel que se abre a nuestra imaginación".

La naturaleza infinita  está compuesta por seis obras en las que, para el comisario de la muestra, "se puede apreciar muy bien este tratamiento de la naturaleza; esa forma de mirar el espacio y el paisaje. Si en el trabajo de muchos autores el acercamiento a la naturaleza consiste en crearla, en intervenir sobre ella dando lugar a una nueva forma de paisaje, como diría Maderuelo, como una construcción cultural, en el caso de Cahen más bien consiste en ponernos frente a éste, no tanto para mirarlo cuanto para que nos mire él, pero también para que con él nos relacionemos porque, como diría Marc Augé, todo paisaje existe únicamente para la mirada que lo descubre y esto es precisamente frente a lo que nos pone obras como H.W.K. Les cicatrices de l’invisible. El sentido de infinito, de inabarcable, volviendo a la concepción romántica, de oposición trágica frente a la finitud del hombre, se ve muy bien en obras como Le cercle y L'etreinte , mientras que en Corps flottants  sí está el hombre en relación directa con la naturaleza, con su construcción. En definitiva, lo que las obras -y la exposición- nos piden es que nos relacionemos con aquello que se pone ante nuestros ojos y que, a partir de ahí, hagamos nuestra propia interpretación de la naturaleza y el paisaje, o como diría Marcel Duchamp que nosotros, el público, construyamos la obra".

La naturaleza infinita de Robert Cahen
Del 15 de febrero al 31 de marzo
Posada del Potro. CFF. 
Plaza del Potro, s/n.
lunes a viernes de 17:00 a 20:00
sábados de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00
domingos y festivos de 10:00 a 14:00.

Bookmark and Share

1 comentario:

srfimia dijo...

Pues no voy a dejar de mirar por esa mirilla. Nada como una propuesta en torno al paisaje. Gracias