.

.
.

20 jul. 2013

Scarpia, la acción local como práctica artística


Taller de Miguel Guzmán 30 deseos en fuga libre. Foto: Sonia Torres. Cortesía Scarpia
Redacción / Ars Operandi

"En Scarpia no somos paracaidistas, no intentamos inventar para dos días ni alucinar a nadie durante un corto espacio de tiempo". Así de contundente se muestra Miguel Ángel Moreno Carretero, director de las Jornadas de Intervención Artística en el Espacio Natural y Urbano de El Carpio, cuando explica la imbricación social de su proyecto. Un proyecto basado en una confianza ganada a lo largo del resto del año, "que tiene mucha humanidad y que se recarga solo con la energía de la gente". Y este parece ser el único secreto de Scarpia, el trabajo diariogestionan también una agencia creadora de programas de culturay el compromiso manifiesto con su entorno local. En los primeros años, recuerda el artista, "había gente que pensaba que incluso éramos una secta", pero poco a poco, confiesa, "hemos ido conquistando pequeños territorios y cada vez hay más gente convencida de los beneficios que reportan al pueblo proyectos como este".

Pirograbado de Daniel Palacios junto a mosaicos del Museo de El Carpio. Foto: Ars Operandi
A medio camino, como indican, "entre lo solidario y lo reivindicativo, entre lo real y lo imaginario", Scarpia vence un año más a la canícula estival para convertir a El Carpio en un extenso laboratorio de arte que pretende implicar de igual manera a artistas y ciudadanos a través del trabajo colaborativo. Establecer conexiones entre los habitantes de El Carpio, el pensamiento contemporáneo y las prácticas artísticas actuales son las premisas con las que han trazado el programa de esta XII edición. Una edición que se presenta bajo el título de Ecosistemas del arte y la sociedad y que se sustenta como en años anteriores en una doble vertiente, una divulgativa conformada por tres exposiciones y otra didáctica y participativa a través de los cuatro talleres que en estos días se están llevando a cabo.

Obras de Julia Krause e Ivan Izquierdo para La Fragua de Belalcázar. Foto: Ars Operandi

La Torre Garci Méndez dirige este año su mirada hacia el mundo rural y hacia los proyectos de arte actual que allí se desarrollan. Con el comisariado de Noelia Centeno y Moreno Carretero, la torre mudéjar acoge cuatro iniciativas que desde diferentes planteamientos intentan ofrecer una visión de lo rural apartada del bucolismo pastoril y más próxima a las inquietudes de la cultura contemporánea. De esta manera, Energía rural y arte contemporáneo, presenta una muestra de las actividades que lleva a cabo Campo Adentro, un programa que cuenta con el respaldo del Ministerio de Medio Ambiente, que organiza residencias, exposiciones y edita publicaciones con el objeto de abrir debates sobre la transformación del paisaje, la crisis ambiental y económica o la transición hacia la sostenibilidad. La provincia de Córdoba aporta tres proyectos a Energía Rural. Desde diciembre de 2010, en la comarca del Valle de los Pedroches,  La Fragua desarrolla un extenso programa de arte actual en torno a la residencia de artistas que mantienen en el Convento de Santa Clara de la localidad de Belalcázar. Bajo la dirección de Javier Orcaray y Gabrielle Mangeri y el apoyo de socios y colaboradores, La Fragua ha conseguido atraer a Belalcázar a un buen número de artistas residentes que han logrado revitalizar con sus intervenciones el entorno local de la zona. A La Fragua se han sumado recientemente dos proyectos que también plantean iniciativas relacionadas con el desarrollo de lo social y la revitalización de lo rural. En la localidad de Obejo, La Fresnedilla se presenta como un proyecto de agroarte que aúna creación artística contemporánea, agricultura ecológica y biodinámica. Por su parte Z, las Jornadas de Arte Contemporáneo de Montalbán, proponen un espacio de experimentación creativa joven en interrelación con los habitantes del lugar.

Instalación de Fran Pérez Ruz en el Museo de Historia de El Carpio. Foto: Ars Operandi

El programa expositivo de Scarpia se enriquece en gran medida en esta edición con la incorporación de "nuevos territorios". Se trata del recién inaugurado Museo de Historia de El Carpio. Sus remozadas galerías, silos y aljibes forman parte activa de Estratos fluidos: Arte y tecnología en la sociedad actual, la exposición comisariada por el artista Fran Pérez Rus, que además de instalaciones propias presenta obras de Colaborativa, Santiago Cirugeda y  Daniel Palacios.  Pérez Rus muestra en tres instalaciones de luz el resultado de un proceso de trabajo que le ha llevado a convivir más de un mes con el espacio arquitectónico y establecer un fértil diálogo con los pasados usos del edificio a través de la tecnología. De igual manera, los mosaicos romanos hallados en la Torre Garci Méndez se presentan flanqueados por dos pirograbados de Daniel Palacios. Son diagramas realizados a partir del flujo de información suministrado por los sensores que el artista cordobés situó en diferentes espacios públicos de la localidad. El trabajo comunal y la autoconstrucción son  notas comunes en las obras que presentan Santiago Cirugeda y Colaborativa. El arquitecto sevillano muestra en una selección de fotografías sus soluciones constructivas modulares mediante la reutilización de materiales residuales. Por su parte, el colectivo Colaborativa presenta documentación sobre algunos de sus proyectos urbanos como los Paseos de Jane Jacobs, Colaboratorio y la cúpula geodésica realizada mediante impresora 3D y cañas de bambú que permite la auto-construcción de espacios desmontables a muy bajo coste para generar así nuevas dinámicas de actividad en el espacio público.

Cúpula geodésica realizada por Colaborativa. Foto: Sonia Torres. Cortesía Scarpia

Pero quizá el plato principal de Scarpia XII sean los talleres que, como cada año, concitan a un gran número de artistas y voluntarios en torno al magisterio de creadores como Karmelo Bermejo, Miguel Guzmán o los colectivos Basurama y Boa Mistura. La amalgama que Scarpia propone entre solidaridad y reivindicación, entre lo real y lo imaginario toma forma en la propuesta del artista madrileño Miguel Guzmán. 30 deseos en fuga libre es una obra comunal y participativa que se nutre de relaciones y afectos. Los participantes del taller han mantenido conversaciones con personas mayores del pueblo en situación de dependencia para intentar conocer sus deseos y anhelos. Son deseos que "pueden parecer pequeños, como dar un paseo por el campo, ver el mar o aprender a escribir; pero que sin embargo, suponen grandes retos para ellos. La labor de los participantes era hacer propio ese deseo, interiorizarlo, y realizarlo a través de una acción artística". El resultado de esos encuentros se ha plasmado en una instalación permanente en uno de los patios del Centro de Día de Mayores de la localidad.

Participantes de el taller de Basurama dan forma al Parque Utopía. Foto: Cortesía Scarpia
Basurama es un colectivo que no sólo se ocupa de los desechos sólidos sino también de esos espacios urbanos muertos, residuales, olvidados en los patios traseros de la ciudad. Han ocupado e intervenido barrios como Estrutura en Brasilia, San Cristóbal de los Ángeles en Madrid o el Campo de Refugiados Suf, en Jordania. En El Carpio han dirigido su mirada al camping abandonado en las afueras del pueblo. La cercanía al río Guadalquivir y su consiguiente peligro de inundación dio al traste con el proyecto hostelero que desde entonces sufre el deterioro del paso del tiempo. El taller dirigido por Basurama ha conseguido reactivar el terreno baldío y transformarlo en un espacio recuperado para uso y disfrute de la población carpeña. Parque Utopía es ahora un lugar de encuentro fruto del trabajo en común y de la reutilización de materiales residuales. Para ello han contado con la colaboración de una empresa  de gestión de residuos que ha donado materiales como palets y ruedas neumáticas que han servido para conformar el mobiliario urbano. Columpios, hamacas, tirolinas, mesas, papeleras y señalética dan vida ya al nuevo parque construido a base de esfuerzo, ilusión y sobre todo, como afirma uno de los miembros de Basurama, "imaginación colectiva, para tratar de idear nuevas formas de relacionarnos y habitar de forma no lineal un espacio tan sugerente".

Proceso de trabajo en el taller de Boa Mistura. Foto: Sonia Torres. Cortesía Scarpia
Tras su paso por la ciudad malagueña donde han participado en el proyecto Soho Autor de Fer Francés, el colectivo Boa Mistura recala en El Carpio para compartir con Scarpia sus ya célebres intervenciones en espacios públicos. Formado por cinco artistas de diversas disciplinas, Boa Mistura ha desarrollado proyectos de transformación del entorno en Ciudad del Cabo, Noruega, Berlín, São Paulo, Venecia, Argel o Nueva York. En la localidad cordobesa los miembros de Boa Mistura han desplegado una  intervención en la linea de la llevada a cabo en Vila Brasilândia, una de las favelas de la ciudad brasileña de São Paulo. Se trata de una serie de pinturas murales en diferentes espacios de El Carpio realizadas con la técnica de la anamorfosis. Son dibujos de palabras que aluden a un estado de tranquilidadcalma, sosiego, remasno, serenidadque han de ser miradas desde un determinado punto de vista para ser recompuestas. Un bello colofón, este de mirar al mundo desde la perspectiva del arte, que pone fin a unas jornadas en las que no han faltado programas habituales de la cita carpeña como Scarpia Juniorcon Antonio Blázquez y Paloma Montes entre otroso Convocados, el ciclo de presentaciones de artistas y proyectos culturales que ha tenido lugar cada noche junto al kiosko emblema de Scarpia.

Bookmark and Share

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena Miguel. Has conseguido demostrar que las creaciones contemporáneas no son rarezas ni lujos sino una manera más de tramar complicidades. La edición de este año es para quitarse el sombrero. Gracias por tu ilusión y compromiso.
A.L.P.V.

Anónimo dijo...

Una magnífica edición de Scarpia y también un magnífico artículo de Ars Operandi. Lástima estar tan lejos de mi Córdoba.

Paco Ramos dijo...

Qué bueno lo de los paracidistas y las sectas. Me sumo a las felicitaciones