.

.

11 mar. 2014

La sala Puertanueva reabre sus puertas para acoger al Premio Citoler


Vista de la The circle of life, exposición de Jorge Yeregui en la sala Puertanueva. Foto: Ars Operandi
Redacción / Ars Operandi

La sala Puertanueva, clausurada desde 2011 y solo abierta desde entonces para acoger el pasado Premio Internacional de Fotografía Pilar Citoler, vuelve a la agenda para albergar la última edición del certamen. Aunque el futuro del espacio expositivo sigue estando en el aire, en estos días se ultiman los preparativos para la firma de un acuerdo institucional que retomaría su programación. Cabe recordar que en sus siete años de andadura la programación artística de la sala era conducida por la Fundación Provincial Rafael Botí y que recientemente artistas y organizaciones del sector del arte han denunciado tanto la clausura de la sala como el desmantelamiento de las políticas culturales que llevaba a cabo la fundación. La duda razonable estriba en el rumbo que pueda tomar la sala habida cuenta del desapego y falta de atención con que la Fundación Rafael Botí afronta su gestión en materia de arte contemporáneo. Ars Operandi ha podido conocer que las organizaciones del sector, Instituto de Arte Contemporáneo (IAC) y Unión de Artistas Visuales de Andalucía (uavA), han solicitado a las instituciones conveniantes (Universidad, Fundación Botí, Ayuntamiento y Fundación Cajasol) la constitución de un consejo asesor formado por profesionales contrastados del arte actual para coadyuvar en la programación del espacio expositivo.

Bam, Bam, fotografía ganadora de la VII edición del Premio Citoler
El Citoler, como ya es tradicional, hace coincidir la exposición del autor ganador de la pasada edición con la muestra de las obras seleccionadas en la reciente. En esta ocasión ha sido el fotógrafo ferrolano Vari Caramés quien se ha alzado con los 15000 €, la edición de una monografía dentro de la colección El ojo que ves y la realización de una exposición individual en la sala Puertanueva que conlleva el premio. El jurado del certamen, compuesto por la coleccionista Pilar Citoler, el galerista Rafael Ortiz, el escritor y crítico de arte Juan Manuel Bonet, el teórico y crítico Alfonso de la Torre y el artista Jorge Yeregui, ganador de la última edición, valoró de manera especial la capacidad de Caramés para proponer "visiones de su tierra natal gallega y otras que denotan su voluntad de errancia". Bam Bam, la obra ganadora del premio, da buena cuenta de sus intereses artísticos. Un trabajo fotográfico que, mediante el uso del desenfoque, sugiere más que evidencia y que el propio autor define como más intuitivo que intelectual y en la que “el azar es más emocionante que la certeza”.

Phoenix from Camelback Mountain, Arizona 2011, fotografía de José Guerrero
La planta alta de la sala Puertanueva acoge junto a Bam Bam, las nueve fotografías finalistas en la séptima edición del premio. Entre las obras seleccionadas se repiten, como en cada edición, nombres de primera fila de la fotografía contemporánea española. La presencia entre los finalistas de Sergio Belinchón, Luis Baylón, Gabriel Campuzano, José Guerrero, Nicolas Grospiere, Rosell Messeguer, Eduardo Nave, Javier Vallhonrat y Álvaro Sánchez-Montañés atestigua la aceptación a nivel nacional del premio y asegura cualificados pretendientes para sucesivas ediciones.

Fotografía de la serie Sitescapes de Jorge Yeregui
Justamente a la repercusión que el premio había tenido en su trayectoria aludía Jorge Yeregui al presentar The circles of life, la exposición que reúne una selección de trabajos realizados en los últimos seis años. Series como Paisajes mínimos, Ecotopografías, Sitescapes o Espacio natural protegido inciden sobre los procesos de transformación del territorio y el uso que adquiere la naturaleza en la configuración del paisaje. A medio camino entre los Terrain Vague y las propuestas emanadas del Manifiesto del Tercer Paisaje sitúa Yeregui, Sitescapes, una serie que documenta esos terrenos "donde la naturaleza recupera su propia ley", son los espacios obsoletos o en desuso que quedan al margen de la ciudad, de su orden y de su control que el abandono  transforma en "paisajes neonaturales donde buenas y malas hierbas crecen libremente". Paisajes mínimos conforma para su autor "una exploración conceptual sobre el valor simbólico que adquiere la naturaleza en la ciudad contemporánea". En Ecotopografías, Yeregui destaca el nuevo rol que asume la naturaleza en el planeamiento de la ciudad. En este contexto nace "un nuevo tipo de zona verde, convertida en envolvente, en topografía vegetal, que alberga en su interior un programa arquitectónico".  En Espacio Natural Protegido documenta entornos naturales donde se ha "activado un sistema de significación y puesta en valor del territorio. Un método que con su mera presencia invoca cualidades no siempre visibles que hacen referencia al imaginario sobre la conservación del medio ambiente". 

VII Premio Bienal Internacional de Fotografía Contemporánea Pilar Citoler
The Circle of Life. Jorge Yeregui. Comisario: Alfonso de la Torre
Sala Puertanueva. Hasta el 28 de marzo