.

.
.

17 abr. 2014

José Jurado. Paisajes del expolio

Fotografía de José Jurado de la serie Cortijos
Redacción / Ars Operandi

El expolio, como lo propone el artista José Jurado (Villanueva del Duque, Córdoba. 1984), no puede ser entendido solamente como una apropiación indebida de bienes materiales. La crisis económica, afirma, deja a su paso no solo un vestigio de ruina y desolación sino un menoscabo de los derechos sociales adquiridos a lo largo de los tiempos. Jurado intenta convertir los pequeños detalles de su entorno en "símbolos cargados de connotaciones que trascienden la mera contemplación particular" buscando, así,  "la universalidad del conflicto planteado". Paisaje Interior, la exposición que muestra durante estos días en el Colegio de Abogados centra su mirada en aquellos pequeños atentados al patrimonio que pueden pasar desapercibidos pero que delatan una situación de "expolio social cotidiano". Son fotografías de detalles de cortijos expoliados, aldabas y llamadores sustraídos en puertas del casco histórico de Córdoba y cementerios saqueados por toda España. Las imágenes, indica,  "actúan aquí como metáforas visuales de otros expolios mayores a los que asistimos cada día".

Fotografía de José Jurado de la serie Puertas.
En Trastornos del sueño eterno, José Jurado utiliza imágenes de cementerios expoliados tomadas de la red que documentan el robo de piezas metálicas como cruces, ornamentos escultóricos o nombres colocados en lápidas y panteones. "Ni después de muertos dejan de expoliarnos parece ser. Interior y exterior: tanto el hogar habitado como nuestra última morada son atacados en busca del preciado metal". En la serie Cortijos muestra fotografías de cortijos abandonados y posteriormente expoliados. Un paisaje, para su autor,  "poético y cruel a partes iguales. El robo creciente de objetos metálicos o de otro tipo nos muestra estas arquitecturas del mundo rural de una forma descarnada. Se puede interpretar también como una mirada estética hacia las ruinas y al inexorable paso del tiempo, unido a ese cada vez más común, creciente submundo de hurtos y chatarreros trashumantes". La tercera de las series, Puertas, se centra en las aldabas y clavos de puertas de viviendas del casco histórico "arrancadas o cortadas para ser vendidas como chatarra. Este es un detalle que no pasa desapercibido para mucha gente. La situación de crisis actual hace que cualquier objeto metálico pueda ser sustraido para su venta no importando el lugar donde se encuentre ubicado. Como flâneur me interesan estos vestigios y las connotaciones de su presencia y no presencia".

José Jurado
Paisaje Interior
Sala de exposiciones del Colegio de Abogados
Hasta el 22 de abril

No hay comentarios: