.

.

9 may. 2014

No solo animales. Eugenio Rivas en la sala Iniciarte


I want you to be happy, instalación con animales de juguete de Eugenio Rivas. Foto: Cortesía del artista

Redacción / Ars Operandi

Tercera entrega de la programación que Iniciarte lleva a cabo en su sala de Córdoba. Al igual que la capital cordobesa, solo Sevilla y Málaga gozan de momento de este programa de apoyo al arte contemporáneo de la Junta de Andalucía circunscrito solo a artistas menores de 35 años y residentes en estas localidades. Una actuación que se antoja a todas luces insuficiente si de lo que se trata es de dar respuesta a las necesidades de un sector tan desvertebrado como el andaluz. Atrás quedaron los tiempos en los que se ataba a los perros con longaniza e Iniciarte era el programa estrella de la Consejería. Cuatro millones de euros en cinco años llegó a invertir Cultura en una serie de actuaciones que contemplaban ayudas a la investigación, formación, organización de talleres y jornadas, producción de obra, compra de materiales, participación en ferias, ayudas en transporte y edición de catálogos y proyectos de investigación amén de un capítulo específico para el apoyo a las galerías de arte contemporáneo de la comunidad. En la actualidad las políticas de apoyo al arte contemporáneo se limitan al mantenimiento de las tres salas mencionadas en tres de las ocho provincias y dirigidas en exclusiva a artistas emergentes de esas localidades. Para seleccionar los proyectos expositivos la Consejería de Cultura nombró al efecto sendas comisiones técnicas que se encargan de dictaminar sobre los dossieres presentados en cada provincia. La responsable de artes visuales de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, Nela Pliego, ha valorado, por su parte, positivamente el desarrollo del proyecto y ha afirmado que "producen exposiciones que muchas veces son la primera individual, se edita un catálogo, se les protegen los derechos de autor, en fin, se les da un trato absolutamente profesional”.


Ice Cream Dog, grafito sobre impresión fotográfica de Eugenio Rivas.  Foto: Cortesía del artista

Tras las incursiones de María Ortega Estepa y de la pareja formada por Alegría y Piñero ahora es el turno de Eugenio Rivas (Córdoba, 1982) quien comparece por primera vez en una sala de la ciudad con la totalidad de las obras que componen el proyecto que realiza desde 2012, Just Animals. Como ya apuntaba en Animals Copulation, la reducida muestra que como avance pudimos contemplar en La Cajita de El Arsenal, Just Animals se preocupa de indagar diferentes aspectos de la condición humana a partir de las figuras animales. El artista cordobés recurre a la diversidad animal y al poder de la fábula "como aglutinadores de la sabiduría popular y poderosas herramientas para profundizar en los matices sociales y culturales que determinan al hombre. Desde una perspectiva diferente, cada trabajo analiza los diversos aspectos de nuestra esencia absurda y existencial y, de un modo u otro, nos recuerda que somos “unos animales”, “simplemente animales”. Se trata de una crítica, afirma,  "al exceso de razón que satura este mundo artificial. Una cuestión sobre nuestro modo de entender la vida, de darle un sentido (ya sea prestado o inventado) y de tomar partido en el juego del ser y el existir. Podemos estar de acuerdo en que muchas veces las cosas no funcionan del todo bien, debido a un exceso de seriedad. Somos mucho menos importantes de lo que creemos y, darnos cuenta de ello, supone una liberación".


Dibujo de Eugenio Rivas de la serie Animals Copulation: Foto: Cortesía del artista

Fotografías intervenidas mediante dibujos de grafito, esculturas con animales de juguete, dibujos al grafito y una instalación pictórica conforman una propuesta que, para Francisco Javier San Martín, autor del texto editado con motivo de la muestra, "esconde una ambigüedad que describe con precisión la complejidad del trabajo de Eugenio Rivas. En esta exposición sólo aparece la imagen del animal, no quedan huellas de los seres humanos, o en todo caso, rastros miserables de su cultura: bolas de helado, sillas; pero el título enuncia además ese viejo auto-reproche que los humanos hacemos de nuestra humanidad: somos más, quizás, pero sobre todo somos “sólo animales”. La fábula está servida: cigarras y hormigas, ovejas y lobos, cabezas de ratón y colas de león. A lo largo de la exposición, en diferentes series de técnicas variadas -observadas en el espejo de los animales-, es la propia condición humana la que aparecerá continuamente a través del reconocimiento de su ausencia". 


http://es.scribd.com/doc/223111354/Jus-Animals-Eugenio-Rivas

Just Animals. Eugenio Rivas
Sala Iniciarte
Hasta el 4 de julio