.

.

3 jul. 2014

Manolo Bautista gana el OFF de PHotoEspaña 2014

Assembled landscape de Manolo Bautista. Foto: Cortesía Galería Paula Alonso

Redacción / Ars Operandi

La exposición del artista lucentino Manolo Bautista en el OFF de PHotoEspaña 2014 ha resultado ganadora del premio que convoca PHE14 y que reconoce al mejor proyecto presentado por una galería dentro de la programación del Festival Off. Bautista expone en estos días en la galería madrileña Paula Alonso un trabajo titulado Images of an Endless Journey (A Human Document) que, a juicio del jurado internacional, ha constituido lo más destacado de la presente edición. PHotoEspaña quiere reconocer así "el valor artístico de los autores y las obras expuestas así como el esfuerzo de la galería por presentar un proyecto específico para PHotoEspaña 2014". El jurado compuesto por Carolina Compostizo, directora de la Fundación Cristina Masaveu, Lorena del Corral, comisaria independiente y Rosario Peiró, directora del departamento de Colecciones del Museo Reina Sofía ha querido reconocer con el galardón "un discurso artístico de gran coherencia, delicadeza evocadora y fuerza expresiva a la vez que sencillo y muy sutil" destacando, además, que la exposición haya sido creada específicamente para PHE14.

Europe II de Manolo Bautista. Foto: Cortesía Galería Paula Alonso
Images of an Endless Journey (A Human Document) es una recopilación de trabajos recientes que ahondan en su voluntad de interrogar sobre la naturaleza de las imágenes, de tratar de esclarecer esa frontera indómita donde confluyen la realidad y la ficción. Con una solvencia técnica que a menudo nos hace olvidar el artificio que sustenta la obra, Manolo Bautista propone una colección de imágenes que intentan desvelar la extrañeza de lo cotidiano. Sus composiciones fotográficas, a medio camino entre la toma directa y la simulación digital, remiten a extraños escenarios naturales donde se imponen a la vez la lógica y el sinsentido, la paradoja de la representación y la fina ironía.

The right way de Manolo Bautista. Foto: Cortesía Galería Paula Alonso
En su cita madrileña Manolo Bautista hilvana una sucesión de imágenes que tienen al Walden de Thoreau como principal referente. Las reflexiones del escritor norteamericano sobre el entorno y la experiencia natural son el contrapunto a una obra, la de Bautista, marcada por la impronta virtual que determinan los medios digitales. Al respecto, el artista lucentino afirma que quien se haya interesado en algún momento por el anarquismo primitivista o anarcoprivitivismo conocerá unos fundamentos que "abogan por volver a una vida no civilizada a través de la desindustrialización". Henry D. Thoreau, "sabedor de los males y vicios de su tiempo, y de la usual insustancialidad de la sociedad humana, ideó un proyecto sumamente original, único cuanto menos en la historia de la literatura. Convencido de lo superfluo de los bienes y lujos de los que el hombre occidental de repente, decidió construir con sus propias manos, en un terreno que Emerson le cedió junto al lago Walden, una pequeña cabaña, a la que se trasladó en julio de 1845 para vivir en ella durante prácticamente dos años, manteniéndose tan al margen como le fuera posible de la vida social. Este proyecto se propuso, en principio, acercar mediante la imagen y el objeto, a la idea original de Thoreau, proponiendo nuevas formas de visualización a través del trabajo fotográfico y objetual, interpretaciones de una visión individual y cercana, de la naturaleza y sus distintos elementos, de qué forma adaptamos nuestra naturaleza al contexto presente".