.

.
.

24 oct. 2014

Todo lo que subyace. Trabajos de Fernando M. Romero en la Beca Pilar Montalbán

All that lies below_01/02. Cinta PVC y panel de yeso sobre pared. Foto: FMR
Redacción / Ars Operandi

Continúa imparable la trayectoria ascendente de Fernando M. Romero (Córdoba, 1978). Si meses atrás dábamos cuenta de su paso por las galerías Paz y Comedias de Valencia, AJG de Sevilla, CoMbo en Córdoba y Siboney de Santander, amén de su participación en ferias como Arte Santander y Estampa, ahora le toca el turno a Elche donde hoy presenta All that lies below/ Todo lo que subyace. Se trata de una recopilación de los trabajos fruto de la IV Beca de Pintura Pilar Montalbán que el artista cordobés obtuvo en 2013.  La beca, convocada para artistas menores de 35 años, está dotada con 6.000 euros e incluye la edición de un catálogo y la realización de una individual con los trabajos realizados a lo largo del año. Plegados, el proyecto del artista cordobés, quien ya quedó finalista en la tercera edición, fue seleccionado entre casi noventa propuestas de pintores españoles o residentes en España.

All that lies below_01/02. Cinta PVC y panel de yeso sobre pared. Foto: FMR
Fernando M. Romero continúa en All that lies below/ Todo lo que subyace un proceso de trabajo en el que manipula y distorsiona las imágenes "hasta lograr una fractura entre la codificación visual resultante y su referente original". Una reflexión sobre la naturaleza de la imagen que pretende cuestionar su condición artificial y los procesos que intervienen en su construcción. Plegados, el proyecto que da pie a este trabajo, surge de la necesidad de "profundizar en estos procesos previos en el estudio y abordar de una forma más directa los problemas con la imagen y sus manipulaciones ya presentes en mi obra". Fernando M. Romero pone especial atención en los procesos que "desencadenan, nutren y condicionan mi actividad pictórica, buscando así desvelarlos y hacerlos más evidentes".

All that lies below_01. (detalle) Cinta PVC sobre pared. Foto: FMR
Aunque el territorio connatural de Fernando M. Romero es la pintura, a partir de 2011 ésta comienza a desbordar la superficie del cuadro para situarse dentro de un campo expandido que integra además la instalación, fotografías y objetos. A este respecto, Sema D'Acosta, autor del texto del catálogo editado con motivo de la muestra, refiere que "aunque la problemática de cada ámbito requiere posiciones distintas, existe en todos sus trabajos un componente sintáctico, intrínseco al lenguaje pictórico, que se mantiene invariable desde sus inicios. Sus preocupaciones son de orden conceptual antes que procedimentales, por eso lo que encontramos en su obra es un permanente cuestionamiento del medio que rebate no sólo sus fronteras, sino también la manera en que se construye una representación artística o es percibida por el espectador. Lejos de la ortodoxia canónica del género, sus planteamientos van acumulando estratos de complejidad hasta confundir el carácter de sus piezas, que en muchos casos no son ni una cosa ni la otra, sino más bien una mezcla amplificada de valores diferentes que superan las preocupaciones habituales de la pintura para adentrarse por otros derroteros más profundos que nos hacen pensar sobre lo que vemos y cómo se construye la realidad al modo en el que lo describe John Berger, evitando los juicios preestablecidos y asumiendo el peso de la contemporaneidad".

Un_folded_02.  C-print sobre papel fotográfico. Fernando M. Romero, 2014
Como resulta ya habitual en sus proyectos, Romero ha ideado para su comparecencia en Elche  una propuesta que tiene mucho que ver con el sitio específico. En la planta baja ha dispuesto una de sus fragmentadas intervenciones reticulares realizadas con cinta PVC. La novedad estriba ahora, como indica Sema D'Acosta, "en que de manera natural incorpora distintos planos, un ensanche tridimensional que se apropia del espacio para crear un volumen inexacto que se independiza y adquiere sus propias reglas. Así, como en los rigurosos grabados de fidedignos interiores inexistentes que inventara Piranesi, donde lo que creemos divisar se desvanece una y otra vez sin saber bien en qué dimensión situarlo, aquí el artista crea de nuevo una partitura especulativa a modo de ensayo, una tentativa que no hace más que corroborar sus incesantes exploraciones con el medio y su multiplicidad de enfoques".

Folded_01. Óleo sobre papel. Fernando M. Romero, 2013
De esta manera la obra del artista cordobés se convierte, en palabras de D'Acosta, en un "audaz ejercicio tautológico donde lo verdaderamente trascendente no es la imagen que se consigue, sino la reivindicación del acto de pintar como una práctica mental compleja y ramificada que se sitúa al mismo nivel que cualquier otra expresión intelectual sostenida por el pensamiento. En este sentido, es clave desglosar el proceso y dar protagonismo a todo lo que ocurre en el estudio, una investigación que gracias a la cámara permite ahora destapar aquellos procedimientos motores que antes quedaban silenciados. Al incluir la fragmentación del tiempo como variable que registra los cambios y permite escarbar en las circunstancias intermedias que hacen progresar la actividad creativa, esta nueva coordenada mide de igual modo el hecho pictórico y sus consecuencias, una dilatación que refuerza la importancia de las ideas por encima de las materializaciones y utiliza el mismo rasero para ponderar un óleo sobre lienzo, una intervención en la pared o una fotografía".

All that lies below/ Todo lo que subyace
Fernando M. Romero
IV Beca de Pintura Pilar Montalbán
Centro Municipal de Exposiciones de Elche




1 comentario:

Fernando M. Romero dijo...

Gracias, ArsOperandi, por la difusión de mi trabajo y del arte contemporáneo!!! Un saludo.