.

.

31 ene. 2015

Detrás de las imágenes. Tete Álvarez en JM

Una vista de la serie Apropiaciones en la galería JM. Foto: Cortesía de la galería
Redacción / Ars Operandi

El artista Tete Álvarez (Cádiz, 1964) hace su presentación en estos días en la galería malagueña JM con Desplazamientos. Se trata de una exposición expresa para el espacio de la galería que se sirve de material hallado en la red para plantear una reflexión crítica sobre el estatuto de la imagen en la sociedad contemporánea y su papel en la conformación de la esfera pública y política. Y es que el interés por los sistemas de representación no es nuevo en la obra de Tete Álvarez, ya que hace más de dos décadas que desarrolla una línea de trabajo con la que ausculta la realidad, a través de las distintas problemáticas que la imagen ha generado en su devenir tecnológico desde los noventa hasta nuestros días. Un artista pionero de la experimentación audiovisual en Andalucía y uno de los creadores, según afirma Sema D'Acosta "con más perceptibilidad para absorber el pálpito de las cosas que de verdad están ocurriendo en torno a los lenguajes actuales del arte. Sin exageraciones, podría considerarse de los pocos que con criterio capaz de adentrarse con atrevimiento por los bordes de la praxis contemporánea, zonas de difícil acceso que se sitúan exactamente en el límite entre lo que está sucediendo y todavía no se ha afianzado.

Una vista de la serie Atrezzo en la galería JM. Foto: Cortesía de la galería
Una evolución tecnológica que ha culminado ahora con un posicionamiento apropiacionista que rastrea y captura en la red aquello que ya existe para re-significarlo, incorporando para el arte un hecho habitual en las dinámicas de interacción que aplican los usuarios de la Web 2.0. Y es que con la extensión universal de Internet y de las tecnologías móviles, "las imágenes visuales han llegado a ser hegemónicas en la conformación de nuestra identidad social y personal. Todo se fotografía y todo se muestra para ser fotografiado. Más de 500 millones de imágenes al día se comparten en la red", afirma el artista. Se hace necesario utilizar las imágenes desde una práctica ecológica que determina reutilizar las ya existentes cargándolas de nuevas semantizaciones. Como resultado de una estrategia de acumulación y reciclaje, Tete Álvarez ha reunido en Desplazamientos una serie de trabajos de raíz procesual en base a retazos de imágenes, pedazos de Google, Flickr y Youtube, que debidamente recompuestos, vuelven a crear significados. Desplazamientos se formaliza en 6 series que, desde distintos soportes como la fotografía, el video y la instalación, tratan de "subvertir ese carácter aparentemente unívoco con que a diario se nos presentan las imágenes".

Apropiaciones (2014). Impresión de tintas sobre papel baritado
El espacio público se presenta en la obra de Tete Álvarez como una interesante zona de confrontación y se convierte en el telón de fondo sobre el que se negocian roles, identidades y relaciones de poder. La serie Apropiaciones surge a partir de la búsqueda en la red de imágenes de espacios públicos dotados de gran carga simbólica, El Zócalo, Reichstag, Capitolio..., escenarios donde se desarrollan gran parte de las protestas sociales y manifestaciones ciudadanas y que son a la par focos de atracción turística. Estas mismas localizaciones son también rastreadas en los álbumes de imágenes que los turistas cuelgan en la red como afirmación de su presencia en el lugar. En este sentido, Apropiaciones puede entenderse como una confrontación entre dos maneras diametralmente opuestas de abordar y apropiarse del espacio público como lugar en el que confluyen las relaciones que tanto el individuo como la multitud establecen con el monumento como representación del poder. Los puntales alegóricos de la metrópoli del siglo XXI, mantiene Sema D'Acosta en el texto editado con motivo de la muestra, "retienen la memoria de un espacio común donde antaño se generaban intercambios y relaciones, un centro neurálgico heredero del ágora romana donde cada grupo muestra, o ha mostrado, sus credenciales identitarias. Este epicentro característico se ha ido convirtiendo con el paso de los siglos en un eje iconográfico que representa, de algún modo, una herencia relacionada con las imposiciones del poder y la sumisión del pueblo. Y pese a que esa importancia del locus se va desvaneciendo enajenada por la pérdida de vitalidad de esas plazas públicas, sigue conservando todavía su significación. En Apropiaciones se confrontan las dos posiciones que colisionan en ese enclave compartido. De un lado edificios o monumentos que salvaguardan la autoridad y ejemplifican la organización del Estado, aunque también otros de carácter simbólico, sitios donde los ciudadanos se manifiestan y demuestran sus desacuerdos; de otro lado, forasteros ajenos, gente anónima que indiferente ante las problemáticas de la población local, posa satisfecha ante los monumentos autóctonos. El solapamiento evidencia cómo en las sociedades capitalistas la imagen se utiliza, ante todo, como agente del espectáculo, un barniz deliberado que tras la cara amable del turismo oculta cuestiones sociales profundas.

Atrezzo (2014). Duratrans en caja de luz LED
En Atrezzo, Tete Álvarez amplifica fragmentos de imágenes de prensa o distribuidas por las propias instituciones públicas de reuniones bilaterales, audiencias o entrevistas de altos dignatarios políticos. Los detalles de mobiliario ampliados se tornan así, descontextualizados, en objetos de atrezzo, decorados para una representación actoral que se escenifica ante la mirada atenta del mundo como espectador. Una obra que, a jucio de D'Acosta, deja traslucir la vocación política del trabajo de Tete Álvarez. Trabajos que "ahondan en los valores y actitudes del individuo en Democracia. Hoy en día una parte esencial de los asuntos que nos incumben se dirimen en ámbitos establecidos por los gobernantes, una corporación global que actúa como gremio y ha adquirido sus propios modos de funcionamiento y protocolo. En los mass-media, el bombardeo de personalidades es incesante. A diario vemos en los telediarios, periódicos o páginas web fotografías de encuentros bilaterales entre líderes mundiales, presidentes o ministros. Todos calcan, uno tras otro, un mismo acto de concordia y entendimiento. Su pose medida procura contagiar una imagen adecuada de firmeza y serenidad, una estampa estudiada que suelen facilitar y promover las propias instituciones. El escenario de estas entrevistas es constante, varía sólo en los matices: una habitación aseada y discreta con sillones o sofás, ambos separados por una pequeña mesita de acompañamiento; sobre ella, es habitual colocar algún tentempié de deferencia. A veces, se distingue algún detalle ornamental. Cambian los actores y los elementos del decorado, pero la posición de los personajes y los términos de su charla no varían. Nunca se improvisa. Ante la atenta mirada de la opinión pública, interpretan un papel inocuo que teatraliza un acto huero. Conscientes del momento y las circunstancias, para ellos sólo cobra trascendencia la efigie que se transmite, lo que piense el receptor final. Las cajas de luz que comportan Atrezzo inciden en el contexto que circunscribe cada reunión de este tipo. Al desnaturalizar lo que acontece y focalizar una fracción aislada del episodio, aquello que habitualmente es secundario, el artista da importancia a la tramoya para desenmascarar un trance inservible y reincidente".

Location shooting (2014). Dípticos fotográficos. Foto: Cortesía de la galería
Las herramientas de geolocalización han abierto también una nueva perspectiva en la representación del mundo. Location shooting se sirve de las imágenes proporcionadas por Google Street para elaborar una serie de dípticos que sitúan al mismo nivel imágenes de lugares donde se produjeron acontecimientos históricos que tienen que ver con el uso de la violencia -como el magnicidio de JFK, el atentado de Carrero Blanco o el de Ronald Reagan- con otras que tienen que ver con localizaciones de rodaje de la ficción cinematográfica o televisiva, como la imagen de la cabecera de Twink Peaks, la fotografía que toma a diario el protagonista de Smoke, la localización donde se rodaron las escenas de la casa del protagonista de Breaking Bad o el restaurante Holsten’s, donde se grabaron escenas de Los Soprano. Este duplicado virtual que sobrecoge por su analogía, indica D'Acosta, "nos permite peregrinar a confines insospechados a través de la pantalla del ordenador, un modo de desplazamiento sin moverse de la silla que también localiza otros escenarios donde se produjeron atentados célebres. Su naturaleza no deja de ser una ficción. Como tal, puede mezclarse con escenas extraídas del cine o la televisión, superponiendo al mismo nivel estos hechos verídicos de carácter histórico con acontecimientos inventados que se asientan en el imaginario colectivo. Sin que podamos evitarlo, el mundo contemporáneo se ha convertido en un solapamiento de simulacros, una fábula donde se mezclan lo que de verdad ha acontencido con parábolas fantasiosas".

Ensayo para una multitud (2014). Fotografía. Foto: Cortesía de la galería
Con la proliferación de los dispositivos móviles, el retrato se ha convertido en el instrumento más preciado para la construcción de identidad. Ensayo para una multitud presenta una secuencia de retratos extraídos de la red y ordenados en función del número de personas que aparecen en ellos. Este desplazamiento desde lo individual a lo colectivo alude, para el artista, al concepto de multitud como una de las categorías centrales del pensamiento político de nuestros días. Habitualmente consideramos, sostiene Álvarez, que el individuo, desde el momento en el que participa de lo colectivo, debe renunciar a algunas de sus características individuales. "Parece que en lo colectivo la individualidad se diluye. Pero lejos de ser regresiva, nos dice Paolo Virno, la singularidad se pule y alcanza su apogeo en el actuar conjunto, en la pluralidad de voces, en la esfera pública. Es lo que Pierre Levy califica de "inteligencia colectiva", la suma de inteligencias personales formando un sistema colaborativo inclusivo, el cual suma el conocimiento de los individuos para generar un conocimiento colectivo". Para Sema D'Acosta Ensayo para una multitud explora "el trasvase del individuo hasta su integración en el grupo. Este trayecto que parte de lo personal y acaba en lo colectivo, relata la relevancia del grupo en nuestra consideración social. Vivimos en pareja, rodeados de la familia, de los amigos, de los compañeros de clase o trabajo. Nuestro ser es compartido, plural. Por eso somos, también, aquellas personas que nos rodean. Aristóteles consideraba al ser humano un animal político (Zoon politikon). Un animal cívico que necesita de la vida social. Para el pensador griego la virtud, la justicia y la felicidad sólo podían alcanzarse en convivencia; es decir, al relacionarnos en grupos organizados dentro de una polis. La web, como polis virtual, es la última extensión del Zoon Politikon, un confín nuevo donde se prodigan modelos de comportamiento espontáneos que se suman a las maneras tradicionales de comunicación e interrelación. El hombre sólo puede ser en sociedad, por eso nuestra verdadera medida se asienta en el entendimiento con nuestros congéneres. En lo venidero, seguiremos necesitando a los demás, pero el giro radical que suponen Internet y la telefonía móvil cuestionan este comportamiento milenario, una paradoja que no sabemos hacia donde nos lleva y pone en jaque uno de los paradigmas que identifican nuestra sociedad contemporánea, que tendrá que afrontar de manera distinta asuntos como la disolución de la singularidad física en una multitud virtual de pronóstico incierto".

Buscando "sentido" (2014). Proyección de 80 diapositivas. Foto: Cortesía de la galería
Los sistemas de catalogación e indexación permiten buscar imágenes a través de parámetros definidos como el color, la forma o el tamaño. Buscando “sentido” es una obra que deriva de un proceso de búsqueda. Basta introducir la palabra (“sense”, “sinn”, “sens”, “sentido”) en buscadores de Flickr o Google Images para que "aflore una secuencia de imágenes, hasta estonces inconexas, y ahora enhebradas por el algoritmo de un robot de búsqueda que las relaciona otorgándoles el sentido del que a menudo carecen". La instalación se despliega en una proyección en loop de 80 diapositivas que acaban estableciendo sus propias conexiones. Los resultados obtenidos por hipervínculo acaban siendo, para Sema D'Acosta, "un panóptico caprichoso que demuestra la arbitrariedad de las exploraciones aleatorias. En estos tiempos de indefinición, Internet se ha convertido en un canal omnímodo que traduce aquello que acontece, una interpreteción sesgada del mundo que generan pautas irreales y modelos fingidos".

Infinity Tour (2013). Video HD. Foto: Cortesía de la galería
A partir de material videográfico encontrado entre el caudal que los turistas vierten a la red, principalmente a través de plataformas como YouTube o Vimeo, Infinity Tour propone una experiencia urbana por las principales capitales turísticas. El video de 6 minutos de duración propone "una deriva entendida como técnica de paso ininterrumpido a través de ambientes diversos, un city sightseeing psicogeográfico a bordo de los famosos autobuses panorámicos. Para Sema D'Acosta "en este uso ufano de los momentos disponibles, viajar por placer se ha situado entre uno de los principales alicientes, convirtiendo el turismo en un fenómeno de masas que genera una ingente cantidad de divisas en aquellos enclaves que son capaces de atraer visitantes foráneos, normalmente por su relevancia patrimonial. Tanto es así, que los centros históricos se han entregado a este público deseoso de itinerarios preparados que les acerquen, aunque sólo sea de manera superficial, a los monumentos que ansían conocer. Las hordas de extranjeros tienen poco margen de tiempo para recorrer las calles o descubrir con paciencia. Los que llegan en crucero apenas unas horas; por eso se hacen imprescindibles, sumidos en este ritmo frenético, los autobuses turísticos, medios de transporte especializados, con audioguías y paradas concertadas, que llevan y traen gente a los lugares emblemáticos. A veces no es necesario ni bajarse, una foto rápida o una grabación con la videocámara constantan el encuentro. Esta práctica enlatada y esterotipada que recoge Infinity Tour muestra un video-collage que reproduce esta experiencia de consumo mutada en sucedáneo de un paseo. Seamos diligentes con el modo en que estas empresas del ocio legitiman estas rutas enpaquetadas como producto de venta. En su afán de lucro, no hay límite moral para los touroperadores".


Desplazamientos. Tete Álvarez
Galería JM. Málaga
23 enero al 21 de marzo


Catálogo online de Desplazamientos