.

.

28 abr. 2015

El instante sublimado. Desnudos de Ángel García Roldán en MECA

Fotografía de Ángel García Roldán de Hotel Series
Redacción / Ars Operandi

"A primera vista pueden parecer una colección de desnudos vehiculados por un erotismo que se aproxima a esos lugares tan cercanos de la publicidad o la moda", señala Ángel García Roldán cuando introduce su última serie de fotografías, Hotel Series, y añade que quien se aproxime un poco, "verá en ellas un discurso más interesado por la ficción de lo cotidiano y el coleccionismo de lo íntimo, que un deseo melancólico por reconstruir lo bello. Un limite, no obstante, que deberá de superar el espectador si quiere ver más allá de su mirada. El desnudo parece estar siempre ligado a su cuestión erótica, en un mundo donde las imágenes son creadas para atraer las miradas sobre los objetos y los artefactos del consumo". Pero su punto de partida, indica, ha sido otro "más sutil y menos pasional". Las fotografías de Hotel series, explica, "surgen de la búsqueda de un desnudo simbólico que escape a la facilidad de su erótica, o mejor aun una erótica que nos anteponga a una suerte de pensamiento sobre otras cuestiones ligadas con los contextos y sus narrativas. Me interesa el desnudo por su capacidad natural de contar historias, el desnudo como el paisaje de un pasaje vital, que posiblemente nos adentre en cuestiones más profundas sobre lo mítico, lo humano y sus trasuntos; quizás una iconografía de la soledad que se construye y deconstruye en el mismo momento de compartir y compartirse. Mis imágenes muestran precisamente eso: soledades y de ahí los lugares de paso, el suelo y mis pies en estos asuntos".

Fotografía de Ángel García Roldán de Hotel Series
La distancia entre la mirada y la contemplación "reside en que en lo primero se perciben las cosas que están fuera de nosotros, en lo segundo, se absorbe la realidad de tal manera que el tiempo se para y la imagen sobre la que nos abstraemos sublima lo presente. La fotografía sabe de esto y con Hotel Series propongo observar cada uno de los instantes sublimados, como el viajero frente un mar de nubes" . Y se pregunta "qué puede resulta más enigmático: ¿el desnudo de un cuerpo anónimo en una habitación desconocida?, ¿o esos escenarios que nos hacen caer en la cuenta de que alguna vez también somos viajeros?". El artista subraya cuando comenzó el proyecto siempre tuvo muy presente este aspecto, "ese nivel contractual gracias al cual uno habita con brevedad e interés los lugares impersonales que están continuamente habitándose en un incesante ir y venir de intereses y destinos. Creo que siempre me pareció más interesante todo lo que podría haber ocurrido en esos espacios que lo que yo pudiera estar elucubrando en esos momentos de contemplación".

Hotel Series
Ángel García Roldán
Centro MECA
Hasta el 7 de mayo