.

.

15 abr. 2015

Huesca repasa una década de paisaje en Moreno Carretero

Vista de Paisajes indeterminados de Miguel Ángel Moreno Carretero.  Foto: Cortesía DPH
Redacción / Ars Operandi

Huesca tiene mucho que ver con la afección de Miguel Ángel Moreno Carretero por el paisaje. No en vano, una experiencia determinante en su trayectoria fue la residencia que disfrutó en el Centro de Arte y Naturaleza a raíz de la concesión de la extinta Beca de Arte que promovía el Ayuntamiento de Córdoba. Allí pudo materializar su proyecto Dispositivos para territorios de consumo, un trabajo seminal que decantó en gran medida su interés por interpretar en términos culturales y estéticos las cualidades del paisaje y el territorio. Nueve años después, la Diputación de Huesca, en una amplia exposición, revisa casi una década de trabajos que se plantea como "un viaje en el tiempo a través de diferentes perspectivas. Un mapa, una especie de metafórica cartografía donde localizar diferentes puntos o emplazamientos que nos revelen distintas visiones sobre la vasta extensión de terreno que resulta ser su trabajo".

Cambio de estado. Canfranc, 2015 de Miguel Ángel Moreno Carretero. Foto: Cortesía DPH
Paisajes indeterminados se articula en cinco espacios que permiten hilvanar un recorrido por los proyectos más significativos en la trayectoria del artista carpeño. Desde obras emblemáticas como la pajita gigante de Dispositivos para territorios de consumo hasta piezas más recientes elaboradas expresamente para la exposición y que tienen al paisaje oscense como protagonista. A modo de presentación, El paisajista infinito, toma prestado el título del texto que ha realizado Juan Francisco Rueda para mostrar algunos de los proyectos de acción y gestión que Moreno Carretero ha ido emprendiendo durante estos años. Así es posible encontrar material documental de experiencias como Scarpia –que cumple ya catorce años–, Cosmoarte, 16 ASAS o la Noche Blanca del Flamenco. En  La casa, el hogar, el primer universo reúne trabajos relacionados con "el hogar, la casa, la cabaña y el habitáculo –entendidos como espacios de protección- y las conexiones visuales y conceptuales que entre ellos se establecen. La casa y el hogar son conceptos e iconotipos que han estado presentes en la obra del artista desde el inicio de su trayectoria. La casa, como ámbito cerrado, privado, íntimo y finito, se contrapone al paisaje, siempre ilimitado, público e infinito. Algunos de los acercamientos a la casa refuerzan esa idea de espacio propio, de dominio que se encuentra apartado del mundo mediante medianerías, mediante fronteras. Pero para Moreno Carretero la casa también se convierte en motivo de reflexión social. El artista se muestra en este particular comprometido y desarrolla todo un discurso crítico en torno a la burbuja inmobiliaria, las condiciones de vida que ha impuesto la consecución de una casa, así como el peaje medioambiental que supone la construcción".

Cambio de estado, escultura de Miguel Ángel Moreno Carretero en Paisajes indeterminados. Foto: Cortesía DPH
Continúa el recorrido con Juego y frontera. Poner puertas al campo, un ámbito que incluye maquetas, objetos, vídeos y fotografías que versan sobre los márgenes, límites espaciales y comportamientos geográficos e históricos de la frontera. Aquí encontramos trabajos realizados específicamente para la exposición como Cambio de estado que aluden a la condición fronteriza y liminar de la provincia de Huesca. Moreno Carretero utiliza distintos aparatos de gimnasia como un plinto, un banco sueco o un potro para plantear que "el rutinario gesto de saltar de un lado a otro del elemento de gimnasia acaba convirtiéndose en metáfora de pasar o cruzar los Pirineos, de estar en una u otra parte. La serie se completa con fotografías de los elementos de gimnasia introducidos en distintos emplazamientos naturales, como verdaderos obstáculos que han de ser franqueados".
Obras de Miguel Ángel Moreno Carretero en Paisajes indeterminados. Foto: Cortesía DPH
La retrospectiva de Moreno Carretero también incluye Mecanismos inconscientes del horizonte, un trabajo que ha tomado cuerpo en forma de libro y que se pudo contemplar a principios de años en la galería La Fábrica de Madrid. Mecanismos es una road movie que recorrió la península en busca de las esculturas anónimas de carácter publicitario situadas  en lindes de las carreteras de la geografía española. Pone así de manifiesto dos aspectos recurrentes en su trabajo, "por un lado se detiene en aquello que nuestra mirada entiende como parte natural del entorno, para advertirnos con un fino sentido del humor de cómo el aparato publicitario y de mercado se ha convertido en un poder omnipresente que interviene y condiciona nuestros propios mecanismos psicológicos. Por otro lado, nos habla de su interés y fascinación emocional por el territorio de los márgenes y por esas periferias que han construido una identidad visual al margen de los cánones del buen gusto".

Vista del proyecto Paisajes en la retaguardia en la exposición de Moreno Carrretero en la Diputación de Huesca. Foto: DPH
La muestra se cierra con Dispositivos para operar cambios y resignificar el entorno, una recopilación de documentación acerca de trabajos específicos, relacionales o que tienen que ver con la experiencia del lugar que Moreno Carretero ha ido elaborando a lo largo de estos años. Encontramos aquí, entre otros, material sobre intervenciones como ¿Sabes qué es un señuelo? en el Jueves de Sevilla; Torre 3, proyecto desarrollado en las Torres Hejduck en la Cidade da Cultura de Galicia o el más reciente Paisajes en la retaguardia, un trabajo sobre los artesanos del carnaval de Cádiz realizado en la residencia Linea De Costa y que se ha podido ver hasta finales de marzo en el ECCO, Espacio de Creación Contemporánea de Cádiz.

Paisajes indeterminados. Cuaderno de campo. 2006-20015
Miguel Ángel Moreno Carretero
Diputación Provincial de Huesca
Hasta el 17 de mayo