.

.

7 may. 2015

Por los límites del paisaje

Oscura es la habitación donde dormimos, fotografía de Francesc Torres

Redacción / Ars Operandi

"El territorio de las artes se ha ido ensanchando a lo largo del tiempo gracias a una cada vez más profunda visión de sus medios y de sus fines. Son aquellos artistas que han trabajado en los límites de su especialidad, los que más han contribuido a esa mejor comprensión de la importancia del arte como herramienta de conocimiento del mundo y del propio ser humano. No hay verdadero artista que no cuestione su propio trabajo en relación con la materialidad y significación comunicativa de los límites de su campo. El arte nunca es hacer por hacer, nunca es hacer en el vacío. Es hacer en el límite de lo comunicable a través de la materia elegida en cada ocasión como puente entre lo que se quiere decir y lo que al final se ofrece al espectador". Son palabras del artista Fernando Baena al presentar Límites del paisaje, la exposición que ha comisariado para la galería Proceso/Arte Contemporáneo de la Casa de la Cultura, Núcleo del Azuay que se inaugura hoy en la ciudad ecuatoriana de Cuenca. Baena ha realizado una selección de obras de Andrés Senra, Anna Gimein, Eva Koch, Fernando Falconí, Francesc Torres, Oscar Santillán, Rubens Mano y Tete Álvarez, trabajos que "recurren al paisaje como uno de sus componentes importantes y han sido escogidas, precisamente, por mostrarse de alguna manera en los límites de lo que generalmente es reconocido como perteneciente a este género".

Cerro Trapero, fotografía de la serie Vértices de Tete Álvarez
Francesc Torres aporta Oscura es la habitación donde dormimos, una obra en la que se amalgaman, como en buena parte de su obra, el paisaje y  la memoriaLa excavación de una fosa común en Villamayor de los Montes (Burgos), explica Baena "sirve como punto de partida para explorar el legado y la violenta historia de la Guerra Civil Española. Algo que a menudo queda enterrado –tanto metafóricamente como de manera palpable– a lo largo y ancho del país. Torres documentó el doloroso proceso de desenterrar e identificar a las víctimas y también la respuesta de la gente del pueblo como comunidad. Los familiares prestaron su ayuda, relataron sus recuerdos de lo sucedido y su deseo durante décadas de localizar a las víctimas y darles un entierro digno. La instalación que se pudo ver en el año 2008 en el ICP de Nueva York incluía veintinueve fotografías y un objeto: un reloj de bolsillo enterrado con su dueño. Como nos recuerda el artista, con una cita de Sven Lindqvist, en el texto del libro que acompaña la instalación, en latín "extermino" significa poner al otro lado de la frontera; de aquí la voz inglesa "exterminate", que significa poner del otro lado de la frontera de la muerte, apartar de la vida. El paisaje no es solo lo que está sobre la tierra". Por su parte,Tete Álvarez se interroga acerca de la percepción del espacio, "del territorio que permanece en la época del fin de la geografía, cuando las distancias han quedado abolidas por la instantaneidad de los flujos de comunicación en tiempo real". Para ello documenta una serie de vértices geodésicos, cilindros de hormigón que indican una posición geográfica exacta conformando una red de triangulación con otros vértices geodésicos. Son para Fernando Baena, "paisajes solitarios, alejados de los humanos, pero intervenidos utilitariamente por ellos. Para el artista, el paisaje es algo que se mide a partir de un punto de vista. Álvarez sabe ver estos puntos especiales que contienen concentrada la imagen de la domesticación del mundo. Y, sin embargo, su saber hacer nos mantiene a una distancia suficiente para permitirnos percibir una mirada estética ya no propia de un romántico, sino de un realista a lo Courbet. Y, pese a su concepción catalogadora, lejos de la sequedad conceptual de los Becher".

Evergreen, still de video de Eva Koch
En la video-instalación Evergreen de Eva Koch "el paisaje idílico, casi sublime por su aislamiento –se grabó en las Islas Feroe, uno de los lugares más apartados del mundo– se convierte en escenario de la crueldad infantil". La cinta muestra en una panorámica circular una secuencia que lleva desde el mar hasta la costa hasta encontrar a un grupo de chicos que tiran piedras y gritan a otro que huye hasta perderse fuera de cuadro, "una mirada mecánica hacia ese bello paisaje que, sin embargo, se convierte en algo inquietante". La asignación de significados que propicia el video-performance La Foto, de Anna Gimein, "a pesar de provenir de una mirada subjetiva, no es en absoluto fortuita sino fruto de una larga búsqueda. Encontramos en esta obra una mirada que crea paisaje y, recíprocamente, cobra de él su sentido. La locución del vídeo va desgranando recuerdos e historia mientras ante la cámara se repite un gesto que se enmarca en el paisaje". Una serie de imágenes de Christiania, el barrio de Copenhague que desde 1971 se proclama independiente del Estado danés, componen la obra Komune, de Andrés Senra. Senra realiza una investigación sobre sus habitantes que queda plasmada en el video y en las impresiones digitales realizadas a partir de acuarelas. "Estas nos muestran algunas casas de imaginería infantil, hippie, galáctica… expresión de los habitantes del barrio. El aire de ilustración de cuento que se desprende de estas imágenes nos remite a una cierta utopía presente en los comienzos del movimiento okupa".

Prospecto, instalación de Rubens Mano
Prospecto, el título en portugués de la instalación de Rubens Mano, podría traducirse por “folleto”, pero también por “perspectiva” o por “prospección”. Mi intención con este trabajo, indica el artista, "se acerca al pensamiento de algunos geógrafos para quienes el paisaje sería el resultado de la acción del ‘humano’ sobre la naturaleza. Pensar así el espacio edificado, como parte de él y, al revés, pensar cómo lo “construido” acostumbra a “indisponerse” con la idea que tenemos de paisaje". Acompañamiento, la obra de Oscar Santillán, se nos presenta como una oda a la caída de una hoja. El vídeo muestra imágenes de un bosque donde los músicos de una banda están preparados para tocar. "Dirigen sus miradas al follaje y esperan. En el mismo momento en que el espectador se pregunta si va a pasar algo, una ligera brisa hace caer una hoja. Inmediatamente la banda empieza a tocar, pero tan pronto como la hoja toca tierra se detiene la música. La hoja caída, un hecho insignificante, se convierte en un acto trascendental gracias al acompañamiento de la banda". Laguna Negra, la obra del artista Falco (Fernando Falconí) es un performance realizada en las instalaciones de Incinerox. Dentro de las bodegas de esta empresa, explica el artista "ubicadas en una zona natural selvática, existe esta especie de alargada “laguna negra”, un largo contenedor de petróleo de más de cinco metros de profundidad que por su densidad, color y contextura son imposibles de calcular a primera vista. La acción artística-ecologista o acto político-poético registrado en video consistió en cruzarme este depósito de petróleo contaminante, remando una quilla o pequeña canoa original naporuna, un pueblo indígena amazónico del río Napo que ocupaban un hábitat básicamente interfluvial".

Límites del paisaje
Comisario: Fernando Baena 
Galería Proceso/Arte Contemporáneo de la Casa de la Cultura, Núcleo del Azuay. Cuenca, Ecuador


DISPONIBLE CATÁLOGO DIGITAL EN ARS OPERANDI TXTs