.

.

19 may. 2015

El sector del arte contemporáneo en Córdoba presenta sus propuestas a los partidos

Reunión de los colectivos de arte con miembros de la candidatura de Ganemos Córdoba. Foto: Cortesía Ganemos Córdoba
Redacción / Ars Operandi

Las organizaciones que conforman el sector del arte contemporáneo en Córdoba, Unión de Artistas Visuales de Andalucía e Instituto de Arte Contemporáneo, están manteniendo una ronda de encuentros con los principales partidos políticos que concurren a las elecciones municipales en Córdoba (PP, PSOE, IU, Ganemos y Ciudadanos) a fin de trasladarles una serie de propuestas sobre políticas culturales relacionadas con el arte contemporáneo en Córdoba.

Las buenas prácticas, la transparencia y la participación deben ser, a juicio de las asociaciones de arte, los ejes fundamentales sobre los que se han de sustentar las políticas culturales. Unas políticas de mediación, no de imposición, afirman, que tengan como "objeto fundamental dar consistencia al tejido cultural con el que ya cuenta la ciudad. En este sentido proponemos la apertura de unos cauces de diálogo estables con los agentes culturales implicados en la producción contemporánea. Una negociación que permita articular estrategias consensuadas que posibiliten la mejora de los programas institucionales, la implantación de las buenas prácticas y la promoción de la creación artística que se produce en nuestros días". Una participación, señalan, que habría de canalizarse a través de la creación de consejos de cultura tanto a nivel municipal como a nivel provincial.

La total transparencia informativa en la gestión y adjudicación de los recursos de las instituciones culturales que reciban financiación pública, así como en los criterios de concesión de becas, ayudas y subvenciones han de conformar, para los colectivos de arte contemporáneo, las líneas programáticas de las nuevas corporaciones. Para ello proponen articular convocatorias públicas en la selección de los proyectos expositivos y demandan la "participación efectiva de los profesionales y colectivos representativos en la selección de los jurados y comisiones formados a tal efecto".

El Arsenal de Chinales, uno de los espacios independientes de la ciudad. Foto: Ars Operandi 
Unas buenas prácticas, indican desde UAVA e IAC, que han de comenzar por el reconocimiento social y profesional del artista por parte de las instituciones, especialmente en lo tocante a la contratación y remuneración de los artistas. Resulta un hecho habitual, aseguran, "comprobar cómo el artista, primer eslabón de la cadena, es el único de los que componen el proceso de una exposición que no percibe retribución alguna. En este sentido creemos absolutamente necesario generalizar la firma de contratos entre el artista y la institución que pretenda exhibir su trabajo y asegurar que el proyecto contemple honorarios de artista en función del presupuesto total de la exposición".

Además desde las organizaciones del sector proponen una serie de medidas de choque de fomento de la creación contemporánea que animen a los artistas a continuar su carrera en Córdoba y permitan acabar con la diáspora de los que abandonan la ciudad en busca de mejores condiciones. En este sentido proponen la convocatoria anual de una Beca de Residencia que facilite la ampliación de estudios o el desarrollo de proyectos en el exterior; la convocatorias de una bolsa anual de compra de obras de arte contemporáneo de artistas cordobeses que sirva también para incrementar el patrimonio artístico de la ciudad y la puesta en marcha de un programa de ayudas a la producción y a la asistencia de artistas a ferias nacionales e internacionales.

Combo, uno de los espacios independientes de la ciudad. Foto: Ars Operandi
La experiencia de la capitalidad, señalan los colectivos de arte, "puso al descubierto la impostura de una ciudad que, a la vez que reclamaba ser capital europea de la cultura, relegaba al ostracismo a la comunidad que debería hacer posible esa cultura". Para tratar de evitar esta situación y en la línea de apoyo al tejido cultural proponen que, al igual que se mantienen convenios de colaboración con fundaciones privadas, se establezcan acuerdos con los espacios independientes de la ciudad como Combo, Blow Up y El Arsenal.

Una de las principales carencias de la ciudad, afirman en su comunicado, "sigue siendo la escasez de espacios expositivos municipales. Una situación que no tiene visos de resolverse a medio plazo y que obliga la optimización de los ya existentes". Reclaman así "un mayor peso de las producciones propias en la sala Vimcorsa; una especial atención al Centro Pepe Espaliú al que habría que dotar de una programación habitual articulada en torno al legado del artista cordobés y por último, una línea expositiva específica para las salas Galatea y Orive que preste atención tanto a la escena local como al contexto nacional". De igual manera desde UAVA e IAC proponen reclamar desde instancias municipales al gobierno central y autonómico la construcción y puesta en marcha de dos infraestructuras claves para el desarrollo cultural de la ciudad como son la ampliación del Museo de Bellas Artes y el Espacio Andaluz de Creación Contemporánea.

Obras de Pierre Gonnord en la sala Vimcorsa. Foto: Ars Operandi
Al analizar el modelo cultural de la ciudad, las asociaciones del sector detectan que buena parte de las estrategias se basan en la convocatoria de grandes eventos puntuales concentrados en muy poco espacio de tiempo que requieren considerables dotaciones presupuestarias y que, por ende, impiden mantener una programación regular a lo largo del año. La Bienal de Fotografía, el evento artístico de mayor presupuesto, es, para UAVA e IAC, "el eterno asunto nunca bien resuelto dentro de las políticas culturales de la ciudad. Creemos que la bienal ha de despojarse de todas las servidumbres locales a las obedece y ampliar perspectivas que le permitan configurarse como un espacio desde el que reflexionar sobre el papel que desempeñan las imágenes en la sociedad de nuestro tiempo. El monopolio y férreo control que secularmente detenta una asociación local de fotógrafos ha convertido a este evento en un acontecimiento de escasa repercusión y que apenas suscita interés fuera de la ciudad. El futuro de una bienal de fotografía con proyección internacional, voluntad de incidir en el discurso de la imagen y que se proponga rebasar los términos estrictamente locales pasa, ineludiblemente, por su profesionalización". En este sentido proponen la convocatoria abierta de una selección de comisariado que pueda "dotar a la bienal de un corpus teórico y asegure una rigurosa aportación al discurso actual de la imagen".

Otros eventos culturales asentados en la ciudad como Cosmopoética habrían de contar con la presencia asegurada de programas que pongan en relación la creación contemporánea y la poesía. Así mismo, creen necesario que se promuevan "mecanismos de difusión para acercar el arte a la ciudadanía y poder generar así nuevos públicos". En este sentido, demandan "la puesta en marcha de programas didácticos en todas las exposiciones de arte contemporáneo que promuevan las instituciones públicas". Un acercamiento al público que debería explicitarse de igual manera con iniciativas que sitúen al arte también fuera de los espacios expositivos. Proponen para ello la puesta en marcha de un programa de intervenciones de arte contemporáneo en espacios públicos y de patrimonio de la ciudad para promover el diálogo entre la creación contemporánea y el legado histórico con que cuenta la ciudad.

Aspecto de la clausurada sala Puertanueva. Foto: Ars Operandi
Por otro lado, desde las asociaciones de arte contemporáneo recuerdan que la Ley de Patrimonio Histórico establece la obligación de destinar en los contratos de obras públicas una partida de al menos el 1% a trabajos de conservación, enriquecimiento del patrimonio o fomento de la creatividad artística. Reclaman que las administraciones locales soliciten este 1% cultural y dediquen estas partidas al fomento de la creación contemporánea.

En el ámbito provincial, las competencias en materia de difusión y promoción de las artes plásticas, indican desde UAVA e IAC, corresponden a la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí. Desde las organizaciones del sector, afirman, "hemos denunciado en reiteradas ocasiones el progresivo deterioro de esta institución así como el continuo incumplimiento de las finalidades, funciones y competencias que establecen sus estatutos. En los últimos cuatro años no se ha llegado a producir ninguna nueva exposición de arte contemporáneo y su política expositiva se limita a ceder, a quien lo desee, el espacio a la intemperie del Patio Barroco. En anteriores etapas la Fundación Rafael Botí contaba con una Comisión Técnica, formada por profesionales del sector, que dictaminaba y asesoraba en cuanto a la programación y actividades. En la actualidad, la Comisión Técnica ha sido eliminada en contra de lo que dictan sus estatutos y su órgano de gobierno se limita a un Consejo Rector que permanece muy alejado de los planteamientos de la contemporaneidad". 

Además los colectivos de arte advierten que sobre el horizonte se sitúa la inminente apertura del Centro de Arte Rafael Botí. "Otro centro que, al igual que el C4, nace sin plan de usos, sin dirección y sin plan museográfico. Unas incógnitas que, en cualquier caso, habría que esclarecer antes de su puesta en marcha. Por ello reclamamos la participación del sector en la configuración del centro y la toma en consideración de las propuestas emanadas del Documento de Buenas Prácticas en Centros de Arte que firmaron el Ministerio de Cultura y las principales asociaciones del sector". Concluye el comunicado de las asociaciones de arte contemporáneo reclamando atención para los proyectos artísticos que se multiplican por la provincia de Córdoba como Scarpia, Dmencia, Aptitudes, etc. y una actualización del programa Periféricos que "establezca mecanismos de gestión compartida y permita la inclusión de programas, como el que se lleva a cabo en La Fragua de Belálcazar, que inexplicablemente no forma parte de este proyecto".


7 comentarios:

Antares dijo...

Hombre, decir que la Bienal no ha tenido repercusión es bastante, cuando menos, osado, por no decir interesado y con un poquito de envidia. Vergüenza ajena da, que una revista de "arte" no le haya hecho la más mínima cobertura, solo malas palabras y tirando por tierra el buen trabajo realizado, que hay que ver la perra que habéis cogido este año por que no os han dado vuestra parte del pastel.
Pero la ciudadanía no es tonta, y el trabajo está ahí. Solo hace falta ver los datos de participación en las distintas actividades y las visitas de las exposiciones. Pero claro, a vosotros os gusta más juntaros los cuatro amigotes en CoMbo y masajearos la espalda, que se os da mejor.
Sólo espero que los partidos políticos, de los que tampoco espero mucho, piensen en el bien general de TOD@S y no le hagan caso a cuatro manipuladores que solo miran llenarse los bolsillos suyos y los de sus secuaces. Tanto alardear de esa transparencia que los lobbys de arte solicitáis, no estaría de más, que en ese ejercicio de transparencia, publiquéis, por ejemplo, las becas y las compras de obra realizadas por la Fundación Botí en los años de Bonanza, en los que habéis sido juez y parte.
Basta ya de dictaduras artísticas!!!!

Desenfocado dijo...

Hay que ver cómo se ponen los afoquitos cuando se les mientan la bicha de la libre concurrencia. Claro, después de 30 años haciendo y deshaciendo cuesta trabajo dejarlo. Pero no sé a qué obedece esa falta de confianza en su propio proyecto, si es "el mejor", el más internacional, el más avalado no creo que tengan inconveniente en concurrir a un concurso de comisariados. Y si quieres información de la bianal te compras un ejemplar de Arte Fotográfico, este año no hay "artistas que mueven las tetas" como Marina Abramovic y por ello su director no ha rebuznado

Anónimo dijo...


Yo más que de datos de visitantes, pediría datos de cuánto nos ha costado la broma de una Bienal sin lógica, donde se han producido exposiciones con dinero público de las que la ciudad no se quedará ni una pieza y donde los miembros de una asociación fotográfica anclada en una concepción de la imagen retrograda y prehistórica han cobrado por enseñarle a sus "amigos" cuatro portfolios en una taberna. Parece ser que a Afoco también se les está acabando el tiempo....TIC, TAC, TIC, TAC

Ajoderse dijo...

La broma de la bienal ha costado 200.000 euros. Curioso comprobar cómo los que hace dos años se escandalizaban con una bienal con un presupuesto de 100.000 euros y publicaban artículos de opinión con el título "Despilfarro en la Bienal" callen ahora, aplaudan con las orejas y celebren la "vuelta al orden" establecido.

Anónimo dijo...

¡Parecéis dos niños peleándose por el mismo chupachús!

Paco

Fernando M. Romero dijo...

Hola Antares, soy Fernando M. Romero y no tengo nada que ocultar, aparezco en esa foto y suscribo plenamente el documento público que hemos consensuado y presentado en representación de los asociados al IAC y a la UAVA. Si vas a acusar a alguien te invito a que lo hagas dando la cara con nombre y apellidos. Yo, por mi parte, y respondiendo a tu acusación te informo de que de la Fundación Botí sólo he recibido 6.000€ por una Beca de Creación en el año 2001, beca a la que concurrí de forma pública y transparente y de la que ni siquiera sé quién estuvo en el jurado. Al finalizar esa beca tuve que donar una obra valorada en 3.000€ según lo establecido en las bases. Es decir, que en toda mi trayectoria (en los últimos 15 años) he recibido de la Fund. Botí menos de lo que AFOCO recibe anualmente desde el Ayuntamiento, y eso sin contar la Bienal... Te invito a que te presentes bajo tu nombre y apellidos como yo hago y hagamos cuentas. Está feo eso de presentarse de forma anónima para verter acusaciones como las que haces en tu comentario.

Por cierto, nunca he estado en ningún jurado ni comisión de ningún tipo de la Fundación Botí ni de ninguna otra institución en Córdoba. Y esa beca de la Fundación Botí hace 15 años es el único dinero público que he recibido en Córdoba en el transcurso de mi carrera. ¿Te parece suficiente transparencia?

Ars Operandi dijo...

No solemos censurar comentarios pero no estamos dispuestos a seguir soportando insultos en nuestra propia página. Utilice, por favor, su propio blog para desatascar toda la mierda que lleva dentro. Nada peor que un fotógrafo que quiso ser artista. Nos vemos, Antonio