.

.

5 ago. 2015

Fin de temporada. De Santander a Marbella

Cajas de luz de la serie Atrezzo de Tete Álvarez en el stand de la galería JM en ArteSantander. Foto: Ars Operandi
Redacción / Ars Operandi

Dos ferias marcan este año el final de la temporada artística. Si hasta el momento el circuito se despedía a finales de julio en ArteSantander, la irrupción de una feria debutante como Art Marbella desplaza el interés hacia el sur y prolonga la actividad hasta los primeros días de agosto. La ciudad de Santander se convierte por unos días en el epicentro del arte nacional con la celebración de la feria de arte contemporáneo y del curso de la UIMP Coleccionismo de Arte Contemporáneo y Comisariado organizado por el Instituto de Arte Contemporáneo y la Asociación de Coleccionistas Privados de Arte Contemporáneo 9915. Por el Palacio de la Magdalena han pasado figuras como Simón Marchán, Patrick Charpenel, María de Corral, Benjamin Weil y Juan Luis Moraza, entre otros, que han puesto de manifiesto la estrecha la relación que se establece entre los coleccionistas y los artistas como aspectos decisivos del proceso artístico. ArteSantander, próxima a cumplir su XV aniversario, consolida su modelo con una apuesta por el Solo Project que imprime a la feria un carácter muy particular. Esto permite acercarse con mayor profundidad a la obra de artistas emergentes en el panorama nacional y consolidados y de larga trayectoria como Eulalia Valdosera en Sicart, Bleda y Rosa en Espai Visor o Joan Hernández Pijuán con Rafael Pérez Hernando. Entre las 42 galerías encontramos presencias ya clásicas en la feria como Siboney, Rafael Ortiz, Blanca Soto o Ángeles Baños junto a nuevas galerías como la valenciana Espai Tactel, las madrileñas Alegría, Espacio Valverde y Javier López o la galería vallisoletana La Gran. La representación andaluza ha corrido de la mano, además de la citada Rafael Ortiz, de Cavecanem, que vuelve a la feria casi una década después y las galerías malagueñas Yusto Giner y JM. En esta última el artista cordobés Tete Álvarez presenta Atrezzo, una serie de cajas de luz en la que utiliza fragmentos de imágenes de prensa o distribuidas por instituciones públicas de reuniones bilaterales, audiencias o entrevistas de altos dignatarios políticos. Los detalles de mobiliario ampliados se tornan así, descontextualizados, en objetos de decorado para una representación actoral que se escenifica ante la mirada atenta del mundo como espectador.

Vista de las obras de Miguel Gómez Losada en el stand de Yusto Giner en Art Marbella. Foto: FMR
En un contexto como el andaluz donde el desmantelamiento de políticas culturales de apoyo a la creación contemporánea y a las industrias culturales del sector ha sufrido una importante deriva en los últimos años, la noticia de la puesta en marcha de Art Marbella se vivía por un lado con múltiples expectativas, y por otro lado con la cautela de vivir ante la aparición de otro de esos experimentos UFO que de vez en cuando surgen en nuestro contexto bajo la simple lógica del espectáculo. Bajo la dirección de Alejandro Zaia, podemos concluir que en su primera edición Art Marbella ha cumplido las expectativas que se habían abierto en torno a la celebración de la feria. La presencia de galerías de consolidado prestigio como Espacio Mínimo, Carreras Múgica, Max Estrella o la portuguesa Filomena Soares, se ha combinado con aquellas que han ido surgiendo en los últimos años en el contexto nacional como una apuesta por la renovación del paradigma de las galerías en nuestro país como se podía ver en los stands de L21, F2, Twin Gallery o Bacelos, una mezcla que visibilizaba los cambios en un sector que ha hecho suyo aquello del reinventarse o morir. En el caso de las galerías andaluzas, destacaba la presencia de Alarcón Criado que llegaba a Marbella con una selección de las piezas de MP & MP Rosado, Nicolas Grospierre y Simón Zabell entre otros y la marbellí Yusto Giner con piezas de José Luis Puche, Rosa Loy y el cordobés Miguel Gómez Losada, en una decidida apuesta por el formato pictórico, del que sólo separaba el trabajo fotográfico de Dionisio González que pudimos ver en la pasada Bienal de Fotografía de Córdoba. Gómez Losada ha presentado obra reciente, en su mayoría del año en curso, como Albina, una evocación de los paisajes del norte, Hovs Hallar, CreyentesCruce y el bodegón Ceuta. Para el artista cordobés, afincado ahora en la capital malagueña,"lo que uno imagina cuando se pinta pasa a ser verdad. La pintura, el arte, ya no sería entonces un reservado, sólo un ejercicio poético, sino la realidad más veraz".

Untitled_11, una de las propuestas de Fernando M. Romero en PreVIEW. Foto: Cortesía del artista
Esta misma apuesta por el formato pictórico se podía ver en el proyecto paralelo PreVIEW comisariado por Sema D'Acosta para la galería Yusto Giner, donde se ofrece un panorama que rastrea algunos de los caminos que toma la pintura en el sur de España, auscultando cuatro de sus polos principales como son Murcia, Córdoba, Granada y Sevilla. La muestra incluye artistas como Miki Leal, Javier Parrilla, FOD, Paco Pomet, José Piñar, José Carlos Naranjo, Patricio Cabrera, Fer Clemente, Cristóbal Quintero, Sonia Navarro, Ángeles Agrela, Ana Barriga y María José Gallardo y cuenta con la presencia de dos artistas de nuestra ciudad, Manuel Garcés y Fernando M. Romero. La idea principal del proyecto es, según afirma el comisario de la muestra Sema D'Acosta "reforzar los lazos entre territorios cercanos, planteando una propuesta de activación que sirva para encontrar nexos de unión entre provincias afines. Con esta conjunción de intereses, la Costa del Sol se convierte en foco activo de una cita que reúne algunos de los jóvenes artistas que concitan mayores expectativas del horizonte nacional, demostrando con esta representación colectiva que la pintura es un lenguaje especialmente vivo sobre todo en Andalucía, un lugar donde crece y se amplifica continuamente".

Un aspecto de PreVIEW con obras en primer término de Manuel Garcés. Foto: FMR
Fernando M. Romero presenta Untitled_011 y Blue_icon_002, ambas de 2013. El artista ha indicado a Ars Operandi que "estas obras se cuentan entre las primeras en las que comencé a usar la geometría de una forma más explícita en mi obra, centrándome en la retícula. Son obras pertenecientes a una serie que anticipa algunos de los elementos que desarrollaría más tarde en pinturas, fotografías e instalaciones como son el uso de un patrón geométrico por un lado y el azar o los accidentes a los que éste es sometido. El uso de un elemento recurrente como es la retícula me permite indagar de una manera interdisciplinar en los filtros y distorsiones que interceden en nuestra percepción de la realidad". Por su parte, Manuel Garcés comparece con cuatro obras de la serie Los durmientes, un trabajo que surge de la observación de la realidad "como forma y como contenido". Una acción que según afirma el artista "en ocasiones se torna compleja". "Cuando me desplazo contemplo el paisaje procurando alimentar la mirada; a veces se produce una relación confusa entre el diseño y el simbolismo que emana la escena. Pongo todo mi empeño en hallar lugares capaces de generar ese extraño vínculo que alimenta la sensación de sorpresa y descubrimiento. Quizá ahí, en el instante de percepción previo al entendimiento, empieza la aventura, el primer estímulo para empezar un cuadro".