.

.
.

15 ene. 2016

Gramática & Bricolage. El futuro de la pintura

Un aspecto de Gramática & Bricolage. Foto: Cortesía Yusto/Giner
Redacción / Ars Operandi

De la obra de arte, decía Kandinsky en la Gramática de la Creación. El futuro de la pintura, que está "sometida a la misma ley que la obra natural: a la ley de la construcción". Y justamente, sobre la idea de la pintura y lo pictórico desde el punto de vista de la sintaxis versa Gramática & Bricolage, la exposición que se inaugura hoy en Yusto Giner, que reúne a casi una decena de artistas para los que el modo de pintar resulta tan importante, o más, que los asuntos que tratan, que se convierten en "una excusa para llevar a cabo una investigación o indagar en cuestiones gramaticales relacionados con el oficio". Comisariada por Sema D'Acosta, la muestra tiene como precedente inmediato PreVIEW, la selección de artistas que se pudo contemplar este verano de la mano también de la galería Yusto Giner con motivo de Art Marbella y que ofrecía un recorrido que rastreaba algunos de los caminos que toma la pintura en el sur de España, auscultando cuatro de sus polos principales como son Murcia, Córdoba, Granada y Sevilla.

Obras de Fernando M. Romero en Gramática & Bricolage. Foto: Cortesía Yusto/Giner
Patricio Cabrera, Fernando Clemente, FOD, Miki Leal, Fernando M. Romero, Jose Carlos Naranjo, Javier Parrilla, José Piñar y Cristobal Quintero comparten en Gramática y Bricolage el ejercicio de la pintura como "un acto reflejo que nace de la combustión de ideas, mezclando a partes iguales bagaje intelectual, cultura visual, presentimiento y hallazgo. La materia de trabajo con la que construyen las obras acaba siendo su discurso, que va definiéndose y cobrando importancia al mismo tiempo que se desarrolla". La pintura actual permite, según señala Sema D'Acosta, una gran dosis de libertad pero "tiene la dificultad de estar desprovista de anclajes y referencias usadas por los géneros tradicionales, un terreno que facilitaba ya de partida un campo de trabajo. Hoy en día, admitiendo ese ese desafecto con respecto al contenido pervive la esencia del medio no tanto aferrada a su herencia, sino más bien entendida como forma de pensar y estar en el mundo. De alguna manera, se ha convertido en un modo de autodeterminación, de posicionarse desde un lugar personal asentado sobre un legado conocido. Asumido ese acervo, los artistas reflexionan sobre su entorno y las relaciones que establecemos con los demás, discurriendo continuamente sobre su papel o aspectos ontológicos que relativizan límites y amplifican posibilidades".

Obra de Miki Leal en Gramática & Bricolage. Foto: Cortesía Yusto/Giner
Y es que, como también apuntaba Kandinsky, la pintura contemporánea no es sólo pintura, sino también, y sobre todo, la representación de una idea sobre pintura. Una idea de la pintura, según indica el comisario, como "acto reflejo que nace de la combustión de ideas, mezclando a partes iguales bagaje intelectual, cultura visual, presentimiento y hallazgo. La materia de trabajo con la que construyen las obras acaba siendo su discurso, que va definiéndose y cobrando importancia al mismo tiempo que se desarrolla. Poco es premeditado o está definido de antemano. El punto de arranque es una intención, que puede partir de una idea o de una imagen cualquiera tomada a vuelapluma. Una vez colocados sobre la superficie del cuadro los primeros elementos, se van atando cabos y estabilizando tensiones. A veces es necesario anular una parte, cerrar una vía, volver a pintar sobre lo pintado… cambiar el tono y probar otro camino. Estas cicatrices también transmiten emociones, actúan como huellas, gestos acumulados; funcionan como capas superpuestas que humanizan el resultado. Lo que vemos no es mecánico ni está producido por un operario industrial, posee imperfecciones que conectan con nuestros sentimientos".


Tríptico de José Piñar en Gramática & Bricolage. Foto: Cortesía Yusto/Giner
Gramática & Bricolage encaja para Sema D'Acosta en una interesante renovación del género en un territorio, el sur de España, que goza de una gran tradición pictórica. Generación tras generación, indica el comisario a Ars Operandi, "la pintura permanece en Andalucía. Es sorprendente cómo se va renovando el género y cómo, a diferencia de otros lugares de España, la pintura sigue despertando interés entre los jóvenes. En Sevilla tradicionalmente, luego en Granada y ahora también en Málaga y Córdoba. Hay gente muy buena que viene pegando fuerte. Por destacar algunos que me interesan y con los que he trabajado o me gustaría trabajar próximamente: Simon Arrebola, Alejandro Botubol, Lola Berenguer, Antonio Montalvo, Irene Sánchez Moreno, Ana Barriga, Pepa Prieto, Ignacio Estudillo, Manuel Martínez, Federico Miró, Bea Sánchez, Fran Ramírez, los hermanos Valverde, Almudena Fernández Ortega, Pablo Martínez Conradi"... El futuro de la pintura.

Gramática & Bricolaje
Comisario: Sema D’Acosta
Galería Yusto Giner. Marbella
Hasta el 19 de marzo



No hay comentarios: