.

.

23 nov. 2016

Del plano al espacio. Arte, arquitectura y diseño de Juan Cuenca


Una vista de la exposición. Foto: Pablo Duarte
Sergio R. Arjona / para Ars Operandi

Forma y función fueron los dos pilares básicos en torno a los que Walter Gropius conformó todo el universo creativo, estético y didáctico de la Bauhaus, en un momento en el que el arte ya había agotado todos los cartuchos de la contemplación y la idealización. Esta idea de banalización del genio artístico que hasta el momento había predominado en la conciencia social, configuró un lecho de cultivo sobre el que se desarrollarían todos los grandes hitos de la nueva arquitectura (del movimiento moderno) y el desarrollo del diseño como instrumento creativo al servicio de la sociedad. La búsqueda de la unión entre uso y estética, revolucionó la forma de entender el arte, llevándolo a los hogares y a la esfera pública en un proceso evolutivo que ha llegado prácticamente hasta nuestros días.

Juan Cuenca (Puente Genil, 1934), bien conoce este proceso, no solo como arquitecto de profesión, sometido a la opinión pública, sino como artista y actor fundamental de una corriente que desde Equipo 57, intentó aplicar el diseño al objeto artístico, con el fin de alejarlo de la simbolización fetichista de producción, para acercarlo a la vida cotidiana. A través de su teoría formal y espacial, Equipo 57 pretendía llevar a cabo prácticas sociales que pudieran tener usos enfocados al urbanismo o la construcción. El carácter multidisciplinar de cada uno de sus miembros fue un factor clave en la democratización de los procesos creativos así como en la diversidad funcional que perseguían acaparar con su obra.

Es en esta corriente de mezcolanza creativa y funcional en la que se forma Juan Cuenca, durante los años en los que estudia arquitectura en Madrid, compaginando su carrera con la actividad creativa de Equipo 57, hasta que este se deshace en 1962. No resulta extraño imaginar la riqueza que adquiriría todo su lenguaje arquitectónico, en pleno desarrollo a lo largo de estos años, en los que ya comienza a realizar sus primeros encargos. A pesar de ser arquitecto de profesión, como él mismo afirma, nunca abandonará la creación plástica, a la que acude constantemente con la libertad que aporta la pura reflexión de la forma, alejada de encargos y producciones aceleradas con el objetivo de rellenar espacios expositivos. Del plano al espacio. Arte, arquitectura y diseño de Juan Cuenca, ha sido la oportunidad única de contemplar en un mismo espacio todo el universo creativo que ha desarrollado este arquitecto, artista y diseñador a lo largo de toda su trayectoria. Sin duda ha sido de lo más curioso acudir a una muestra protagonizada por un artista que solo ha realizado una exposición individual a lo largo de su carrera (Freijo Gallery, 2014). La muestra ha realizado un recorrido que va desde sus trabajos de los años setenta hasta los más recientes, de los últimos dos años, acaparando las tres vertientes creativas entorno a las que ha girado su obra: arquitectura, escultura y diseño. Angustias Freijo, galerista y comisaria del proyecto, ha sido la responsable del concepto general de la exposición, para la que ha contado con la colaboración de Jacinta Ortiz, encargada de los proyectos arquitectónicos. A lo largo de las distintas salas que conformaron la muestra, se combinaron proyectos arquitectónicos con obras artísticas y objetos de diseño, ofreciendo una lectura multidisciplinar y muy didáctica.

Obra de Juan Cuenca presente en la exposición. Foto: AO
No cabe duda de que los trabajos de arquitectura y urbanismo han jugado un papel clave dentro de la exposición. A lo largo de ellos se ha podido constatar la importancia que este arquitecto ha tenido en el desarrollo urbano de Córdoba, dirigiendo algunas de las obras de remodelación más importantes que ha sufrido la ciudad en los últimos años como han sido las de la Plaza de la Corredera (1998-2001), el Parque de Miraflores (1998-2003) y todas las del entorno del río y el Puente Romano (2004-2012, Premio Europa Nostra 2014). Fuera de la capital también hay que destacar importantes trabajos públicos como por ejemplo la construcción de la Estación de Autobuses Plaza de Armas, en Sevilla (1988-1992), el polideportivo Juan Carlos I, en Baena (Premio de Arquitectura Félix Hernández del COAC, 1994) o la Ordenación y restauración del recinto del Castillo de Alhorí, en Montilla (2003-2011). También se destacan algunos proyectos a particulares como el del Chalet Valverde (Córdoba, 1979), la Casa Aumente (Córdoba, 1974) o la ya desaparecida tienda Sánchez (1973), también en la capital cordobesa, entre otros.


Una vista de la exposición. Foto: Pablo Duarte
La trayectoria arquitectónica se han visto perfectamente contextualizada con una serie de piezas de diseño que fueron creadas en su momento por el autor para ser empleadas en muchos de sus proyectos, como por ejemplo algunos elementos que actualmente forman parte del mobiliario urbano la zona de la Ribera en la ciudad de Córdoba. De un carácter más experimental son otra serie de piezas en las que el autor ha empleado colores y formas más radicales, dando lugar a objetos más relacionados incluso con su obra escultórica.

Maquetas de Juan Cuenca presentes en la exposición. Foto: AO
Finalmente, en lo referente a la obra escultórica hay que destacar toda una serie de piezas que pudieron contemplarse hace dos años en la individual antes señalada. En estas se produce un interesante proceso de investigación que gira en torno al plano y las posibilidades formales y volumétricas que se pueden extraer de éste a través de la aplicación de giros, tensiones y formas creadas mediante pequeñas incisiones, que al ser presionadas hacia una de sus caras ofrecen juegos de volúmenes.

Una vista de la exposición. Foto: Pablo Duarte
Toda esta variedad objetual ha sido resuelta por una serie de estrategias expositivas que ha unificado cada uno de los elementos. La combinación de estos junto con un óptimo manejo de las unidades expositivas (vitrinas, elementos colgantes, peanas, repisas y mesas) han dado lugar a un proyecto compacto y con un acertado componente didáctico que ha contribuido a poder viajar por los proyectos, ideas, materiales, inquietudes y preocupaciones formales de un artista incansable y un arquitecto que ha sabido luchar contra la imposición de las normas legales a la arquitectura, para crear una obra caracterizada por la personalidad y el sello contemporáneo.

La exposición Del plano al espacio. Arte, arquitectura y diseño de Juan Cuenca
tuvo lugar en la Sala Vimcorsa de Córdoba
de septiembre a noviembre de 2016
Comisaria: Angustias Freijo


No hay comentarios: